Nueva jornada de protestas en Myanmar tras la tercera noche sin Internet

Manifestantes protestan contra el golpe militar en Rangún, Myanmar, el 17 de febrero de 2021.
Manifestantes protestan contra el golpe militar en Rangún, Myanmar, el 17 de febrero de 2021. © Reuters

Este miércoles tuvo lugar una nueva jornada de protestas multitudinarias en Myanmar contra el golpe de Estado del pasado 1 de febrero. La manifestación más multitudinaria tuvo lugar en Rangún, la antigua capital del país, en donde miles de manifestantes, especialmente jóvenes, desafiaron a la junta militar, que aseguraba tener el favor de la población.

Anuncios

Nueva jornada de protestas multitudinarias en Myanmar. Decenas de miles de personas salieron a las calles de Rangún y otras ciudades del país este miércoles 17 de febrero para protestar contra el golpe de Estado del pasado 1 de febrero. Los manifestantes abandonaron taxis, bicitaxis, vehículos particulares e incluso un autobús para bloquear las calles de la antigua capital y dificultar así el paso de los vehículos militares.

Con este movimiento se pretendía igualmente dificultar el acceso de los ciudadanos a sus puestos de trabajo como parte de una huelga promovida para bloquear la Administración. Bajo el lema "Nunca nos pondremos de rodillas ante las botas de los militares" o "Liberad a nuestra líder", los manifestantes pidieron también la libertad de la depuesta líder Aung San Suu Kyi, que enfrenta varias acusaciones en un proceso calificado de “secreto”.

Tercera noche sin Internet

Los manifestantes volvieron a hacer una demostración de fuerza luego de tres noches consecutivas sin Internet, un movimiento que junto al miedo a la represión del Ejército había propiciado un descenso de participación en las protestas de los últimos días. Los militares mantienen igualmente restricciones de acceso a redes sociales.

Manifestantes sostienen carteles durante una protesta contra el golpe militar en Yangon, Myanmar, el 17 de febrero de 2021. REUTERS/Stringer
Manifestantes sostienen carteles durante una protesta contra el golpe militar en Yangon, Myanmar, el 17 de febrero de 2021. REUTERS/Stringer REUTERS - STRINGER

"A pesar de que me encontraba enferma por haber caminado bajo el sol durante varios días por las protestas, un amigo me recordó que la asistencia estaba bajando en los últimos dos días, por lo que esta mañana me he levantado a las 6:00 y aquí estoy. Necesitamos mostrar al mundo que somos fuertes", explicó a EFE una asistente a la protesta, cerca de la Universidad de Rangún.

Las manifestaciones discurrieron en general de forma pacífica, si bien Reuters informó de que la policía disparó con balas de goma contra los presentes.

El relator especial de la ONU para la situación de los derechos humanos en Myanmar, Tom Andrews, había mostrado anteriormente su preocupación al respecto.

En un comunicado aseguró haber recibido “informes de soldados que están siendo transportados al menos a Rangún desde regiones periféricas (...) En el pasado estos movimientos de tropas precedieron a asesinatos, desapariciones y detenciones a gran escala", recordó a la par que instó a la junta a respetar el derecho a manifestarse pacíficamente.

La líder Aung San Suu Kiy, sin defensa en un juicio “secreto”

Una de las principales peticiones de los manifestantes es la liberación de la líder depuesta Aung San Suu Kiy, que desde se ayer se enfrenta a nuevos cargos por violar una ley de desastres naturales por el Covid-19. Tras su arresto por parte del Ejército, ya había sido acusada de importar dispositivos móviles ilegales. Su abogado denunció la imposibilidad de defensa en el juicio.

"No se me permite entrar en el tribunal porque no se me ha reconocido como el defensor de la señora Suu. Todavía no cuenta con una defensa legal", explicó hoy a EFE el abogado de la premio nobel de la paz, Khin Maung Zaw.

Protesta contra el golpe militar, en Naypyitaw, Myanmar, 15 de febrero.
Protesta contra el golpe militar, en Naypyitaw, Myanmar, 15 de febrero. © Reuters

Por su parte, el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, denunció que los cargos contra Suu Kyi son "fabricados" por los militares y que son "una clara violación de los derechos humanos".

Desde el levantamiento de los militares, al menos 452 personas han sido detenidas; entre las que se encuentran activistas, artistas, miembros del Parlamento y personas vinculadas al partido de Suu Kyi, la Liga Nacional para la Democracia.

Con Reuters y EFE

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24