Myanmar: junta militar cierra medios independientes; denuncian intimidación a manifestantes

Los manifestantes llevan equipos de protección durante una manifestación contra el golpe militar en Yangon el 9 de marzo de 2021.
Los manifestantes llevan equipos de protección durante una manifestación contra el golpe militar en Yangon el 9 de marzo de 2021. © AFP / STR

Este martes las protestas volvieron a inundar las calles de Myanmar mientras la junta militar aumenta la represión con el cierre de medios de comunicación independientes y el aumento de las detenciones. Además, se confirmó el fallecimiento de un segundo miembro de la Liga Nacional para la Democracia bajo custodia policial. Como táctica de acoso, la policía cercó a los manifestantes en un barrio de Rangún durante toda la noche mientras entidades internacionales pedían la liberación inmediata de los manifestantes.

Anuncios

Miles de birmanos desafiaron el toque de queda nocturno para salir a protestar la noche del lunes. Los manifestantes acudieron al distrito de Sanchaung, en Rangún, como muestra de apoyo a los jóvenes que se estaban manifestando contra el golpe de Estado del 1 de febrero. Pero la jornada no salió como esperaban: la policía cercó a los manifestantes durante toda la noche y algunos no pudieron regresar a sus casas sino hasta el amanecer.

Centenares de los manifestantes que quedaron atrapados eran mujeres que habían salido a marchar a las calles con motivo del Día Internacional de la Mujer. Mientras se escuchaban gritos pidiendo que dejaran salir a las personas refugiadas, muchos tuvieron que sortear las cargas policiales hasta la mañana del martes.

A la espera de que levantaran el cerco policial, algunos buscaron refugio en las casas de los vecinos, a los que intentaron intimidar aporreando a las puertas. Mientras, las potencias occidentales y Naciones Unidas pedían a los militares que permitieran a los jóvenes abandonar la zona en condiciones de seguridad. La noche de alta tensión se saldó con el arresto de al menos 50 personas.

La represión de la junta militar está en su punto cumbre. Una de sus últimas víctimas es Zaw Myat Linn, un militante de la Liga Nacional para la Democracia (LND), el partido de Aung San Suu Kyi, que ganó por mayoría aplastante las elecciones legislativas del pasado noviembre. Linn fue arrestado la noche del lunes y se convirtió en el segundo miembro de la LND que muere bajo custodia policial.

Según según la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos (AAPP), más de 60 manifestantes han muerto y más de 1.800 han sido detenidos desde el inicio de las protestas.

Denuncian el cierre de medios de comunicación independientes

Los militares también aumentaron su acoso contra los medios de comunicación independientes que informan diariamente sobre la situación en la que se encuentra el país asiático y los ataques contra los manifestantes.

También han incrementado la detención de periodistas, con al menos dos profesionales de la comunicación detenidos en Rangún este martes, que se suman a la lista de los 34 que ya han sido arrestados desde el inicio del levantamiento militar. Al menos seis de ellos han sido acusados de violar las leyes de orden público.

Un manifestante antigolpista rocía un extintor mientras huye de una barricada durante las protestas en Rangún, Myanmar, el 9 de marzo de 202.
Un manifestante antigolpista rocía un extintor mientras huye de una barricada durante las protestas en Rangún, Myanmar, el 9 de marzo de 202. © Reuters

El Gobierno de facto anunció la suspensión de la licencia para publicar a ‘Myanmar Now’, ‘7Day News’, ‘Democratic Voice of Burma’, ‘Mizzima’ y ‘Khit Thit News’, que a partir de ahora no podrán continuar legalmente informando sobre lo que acontece en el país. Los militares han procedido a la irrupción en algunas de sus oficinas para garantizar el cese de su actividad.

La televisión estatal 'MRTV', controlada por los militares, advirtió de que la "paciencia" del Gobierno de facto se estaba acabando y amenazó con mayores represalias. 

"Estamos en un punto en el que continuar haciendo nuestro trabajo significa correr el riesgo de ser encarcelados o asesinados. Lo cierto es que no dejaremos de cubrir los enormes crímenes que viene cometiendo el régimen (militar) en todo el país", dijo por su parte Swe Win, editor jefe del portal de información ‘Myanmar Now’.

El embajador birmano en Reino Unido es despedido tras pedir la liberación de Suu Kyi

Los sucesos en el Myanmar han causado la reacción de varias personalidades internacionales. Una de ellas fue la del embajador de Myanmar en Reino Unido, Ktaw Zwar Minn, nombrado por el gobierno derrocado. El diplomático reclamó en una carta la liberación de la depuesta líder, Aung San Suu Kyi, bajo arresto domiciliario desde el 1 de febrero.

"La diplomacia es la única respuesta. La única salida a la actual crisis solo se puede encontrar en la mesa de negociación", apuntó el diplomático, en un gesto "de coraje y patriotismo" alabado por el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab.

 

Tras hacer público su desacuerdo con la junta militar, el Gobierno de facto decidió retirar de Reino Unido a Zwar Minn. 

"Dado que no se comportó de acuerdo con las responsabilidades asignadas, se ha emitido una orden para convocarlo y trasladarlo de nuevo al Ministerio de Asuntos Exteriores", aseguró el canal de televisión 'MRTV'.

Son varios los diplomáticos birmanos en el exterior que condenan la conducta de la junta militar y que se han sumado al movimiento de desobediencia civil –entre ellos el de Washington, Los Ángeles, Nueva York o Bruselas–.

La brutalidad está muy arraigada en el Tatmadaw –como se conoce al Ejército birmano–. Llegó al poder en un golpe de Estado en 1962 diciendo que tenía que salvaguardar la unidad nacional. Durante décadas ha luchado por controlar zonas del país habitadas por grupos étnicos minoritarios que son ricas en jade, madera y otros recursos naturales. También ha protagonizado numerosas atrocidades contra la población rural.

Pero la sociedad birmana parece haber perdido el miedo. Los ciudadanos siguen saliendo diariamente a protestar contra la junta militar en distintas ciudades del país y a pedir su dimisión.

Con EFE, Reuters y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24