Myanmar: alarma por encarecimiento de alimentos en medio de la agitación social

Decenas de manifestantes contra el golpe de Estado se reúnen en Rangún, Myanmar, el 16 de marzo de 2021.
Decenas de manifestantes contra el golpe de Estado se reúnen en Rangún, Myanmar, el 16 de marzo de 2021. © Reuters

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU alertó al mundo sobre una "grave" crisis económica en Myanmar tras el golpe de Estado del 1 de febrero. La situación, que se ha extendido por varias semanas, ha provocado un preocupante aumento en los precios de alimentos y combustibles.

Anuncios

De acuerdo con una publicación del organismo (WFP por sus siglas en inglés), la inestabilidad social que afecta a Myanmar ha impactado en las cadenas de suministro y mercados provocando el incremento en los precios de algunos bienes básicos.

El documento, publicado el 16 de marzo, señala que la situación afecta mayoritariamente a la población más vulnerable y de escasos recursos

El documento se centra en la variación de precios que han presentado algunos productos en diversas localidades. Por ejemplo, refiere el caso del aceite de palma en la ciudad de Rangún, una de las más grandes del país, donde el incremento del producto se sitúa en un 20 %. 

Asimismo, el arroz (un ingrediente popular en la dieta de los habitantes del país) presentó una variación en toda la nación de 3 % durante el mes de enero. Sin embargo, en las últimas semanas, los suburbios de Rangún y Mandalay registraron una variación de precios cercana al 4 %, mientras que en otras localidades como Bhamo y Putao, en el estado de Kachin, el precio mostró un alza de 35 %. 

“Estas señales iniciales son preocupantes, especialmente para las personas más vulnerables que ya vivían de comida a comida (…) Además de la pandemia de Covid-19, si estas tendencias de precios continúan, socavarán gravemente la capacidad de los más pobres y vulnerables de poner suficiente comida en la mesa familiar”, dijo Stephen Anderson, director del PMA en Myanmar. 

Adicionalmente, desde el 1 de febrero el precio del combustible en todo el país se incrementó un 15 %. No obstante, de acuerdo con el informe, el precio de la gasolina ha subido 33 % (y el diésel 29 %) en el norte del estado de Rakhine. 

Agitación social y política genera un impacto directo en la economía  

El organismo dependiente de Naciones Unidas ha señalado su preocupación por el hecho de que el golpe de Estado pueda impactar la economía del país, especialmente cuando este se recupera de la crisis producto de la pandemia por Covid-19. 

“Muchas personas se están recuperando del impacto de Covid-19. Antes de la crisis política hubo cierres de fábricas y muchos de los más pobres habían perdido sus puestos de trabajo debido a las restricciones. Adicionalmente, hubo una disminución en las remesas del exterior”, agregó Anderson.

De acuerdo con el diario británico 'The Guardian', previo a la pandemia, seis de cada 10 hogares no podían acceder a una dieta nutritiva. Tras el brote, la pobreza aumentó aún más y para la segunda mitad del año 2020 cuatro de cada cinco hogares revelaron pérdidas de sus ingresos cercanas al 50 % durante la emergencia. 

Manifestantes antigolpistas se retiran de la primera línea tras descargar extintores hacia una línea de policías antidisturbios en Rangún, Myanmar, el miércoles 10 de marzo de 2021.
Manifestantes antigolpistas se retiran de la primera línea tras descargar extintores hacia una línea de policías antidisturbios en Rangún, Myanmar, el miércoles 10 de marzo de 2021. © AP

La llegada de los militares al poder ha generado una agitación económica mayor. Actualmente muchos trabajadores no han podido acudir a sus empleos debido al movimiento de desobediencia civil que se opone al golpe militar, un hecho al que el Ejército ha respondido con violencia, intimidación y el uso de fuerza letal. Sectores como la banca y el transporte se han visto impactados debido al riesgo que representa salir a la calle. 

Ante la casi parálisis de la banca, el PMA afirmó que está procesando alimentos por un valor de 12 millones de dólares para mantenerlos como reserva en caso de que empeore la situación. 

El organismo ya proporciona dinero en efectivo y transferencias de alimentos a personas desplazadas por el conflicto, entre los que se encuentran unos 360.000 rohingya y otros grupos vulnerables. 

PMA pide respetar la voluntad del pueblo 

El ascenso al poder de los militares aunado a la ola de protestas ha provocado violentos choques que dejan al menos 183 personas muertas y cerca de 1.300 detenidos.  

El 15 de marzo, los choques que se produjeron en varias ciudades dejaron al menos 20 muertos, de acuerdo con los datos del grupo de monitoreo local Asociación de Asistencia a Presos Políticos (AAPP).

En su misiva, Anderson le hizo un llamado al secretario general de la ONU, António Guterres, para que se respete la voluntad de la población expresada en el proceso comicial del mes de noviembre. 

"En el PMA sabemos demasiado bien cómo el hambre puede aparecer cuando se descarta la paz y el diálogo", dijo Anderson. 

Myanmar se encuentra afectada políticamente luego de que la junta militar destituyera y apresara a la líder de la nación, Aung San Suu Kyi, para asumir el poder el pasado 1 de febrero. 

Desde entonces, la comunidad internacional se ha pronunciado en contra de los militares en el poder y la represión surgida en medio de las protestas. 

Jean-Yves Le Drian, ministro de Relaciones Exteriores de Francia, indicó el 16 de marzo que el bloque de la Unión Europea aprobaría para la próxima semana sanciones contra los intereses comerciales de los responsables del golpe militar. 

Con EFE y Reuters 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24