Myanmar: miles huyen de los ataques aéreos del Ejército en la frontera con Tailandia

Miembros de la minoría étnica Karen de Myanmar, cargan sus pertenencias en la orilla del río Salween, en Mae Hong Son, Tailandia, el 29 de marzo de 2021, tras huir de la zona fronteriza de su país en medio de bombardeos del Ejército birmano.
Miembros de la minoría étnica Karen de Myanmar, cargan sus pertenencias en la orilla del río Salween, en Mae Hong Son, Tailandia, el 29 de marzo de 2021, tras huir de la zona fronteriza de su país en medio de bombardeos del Ejército birmano. © Karen Women's Organization/Vía Reuters

Miles de personas huyen a lo largo de la frontera con Tailandia en medio de una serie de ataques aéreos del Ejército birmano. Los bombardeos en áreas pobladas predominantemente por miembros de la etnia karen representan otra escalada de la represión cada vez más violenta de la junta militar golpista contra los manifestantes. La cifra de manifestantes que han perdido la vida asciende a 510, según la Asociación de Asistencia para Presos Políticos (AAP).

Anuncios

La violencia de las fuerzas armadas de Myanmar, tras arrebatar el poder Ejecutivo a la fuerza y encarcelar a las autoridades elegidas en las urnas, se extiende a más regiones del país.

Aviones del Ejército birmano llevaron a cabo al menos tres ataques durante la noche del domingo 28 de marzo en la frontera con Tailandia, según aseguró Dave Eubank, miembro de Free Burma Rangers, una agencia de ayuda humanitaria que brinda asistencia médica a los aldeanos. Los bombardeos hirieron gravemente a un niño, pero hasta ahora se desconoce que hayan causado muertes.

Un testigo describió el hecho como una "escena caótica", mientras observaba a cientos de personas cruzar la frontera por un río hacia la provincia tailandesa de Mae Hong Son.

“Había muchos niños y mujeres. Parecía que tenían suministros básicos para mantenerse, pero no sé cuánto tiempo pueden durar sin ayuda”, dijo La Rakpaoprai, un hombre que suele comprar productos en la aldea fronteriza.

Aldeanos de la minoría étnica de Myanmar, Karen, permanecen en un bosque mientras se esconden de los ataques aéreos del Ejército birmano, en el área de Deh Bu Noh del distrito de Papun, en el estado de Karen del norte, Myanmar, el domingo 28 de marzo de 2021.
Aldeanos de la minoría étnica de Myanmar, Karen, permanecen en un bosque mientras se esconden de los ataques aéreos del Ejército birmano, en el área de Deh Bu Noh del distrito de Papun, en el estado de Karen del norte, Myanmar, el domingo 28 de marzo de 2021. © ©Free Burma Rangers/ Vía AP

Los hechos se registraron después de que el domingo una fuerza de la minoría étnica más antigua de Myanmar, la Unión Nacional Karen (KNU), invadiera un puesto de avanzada del Ejército. El evento dejó 10 personas muertas, según señalaron un grupo de activistas y medios de comunicación locales.

Los bombardeos del fin de semana que hicieron huir a unos 3.000 aldeanos a Tailandia representan otra escalada de la violenta represión de los militares a nivel nacional contra las protestas antigolpistas por su toma a la fuerza del poder el pasado 1 de febrero.

Tailandia estaría obligando a los refugiados a regresar a Myanmar

A esta situación se suman las denuncias de que soldados tailandeses estarían forzando a quienes huyeron por los ataques aéreos a regresar a suelo birmano.

“Les dijeron que era seguro regresar aunque no fuera seguro. Tenían miedo de volver, pero no tenían otra opción”, dijo un portavoz de Karen Peace Support Network, un grupo de organizaciones de la sociedad civil que trabaja a favor de esa etnia, en Myanmar.

Sin embargo, las autoridades tailandesas rechazaron los relatos de grupos activistas que contemplan que más de 2.000 refugiados han sido obligados a retornar a su lugar de origen.

El primer ministro, Prayut Chan-ocha, dijo este lunes que su país no quería una "migración masiva", pero que se estaba preparando para una afluencia de personas y que tendría en cuenta los derechos humanos.

Insurgentes de diferentes grupos étnicos han luchado contra el Gobierno central birmano durante décadas por una mayor autonomía. Aunque varios grupos han acordado el cese al fuego, en los últimos días se han desatado enfrentamientos entre el Ejército y las fuerzas armadas tanto en el este como en el norte del país.

Asciende a 510 el número de fallecidos tras dos meses de protestas

La violencia de los militares en todo el país plantea el cuestionamiento sobre si la comunidad internacional responderá o no con más fuerza de lo que ha hecho hasta ahora principalmente con sanciones emitidas por Estados Unidos y Reino Unido.

La Asociación de Asistencia a Presos Políticos (AAPP) informó que otros 14 civiles murieron este lunes durante una nueva jornada de protestas. El sábado, considerado el día más sangriento en dos meses de protestas, fallecieron al menos 141 personas.

En total, unos 510 ciudadanos han perdido la vida durante las movilizaciones que reclaman el retorno de las autoridades elegidas democráticamente.

La Casa Blanca condenó los asesinatos de civiles como un uso "aborrecible" de la fuerza letal y renovó un llamado a la restauración de la democracia, mientras que el secretario general de la ONU, António Guterres, instó a los generales de Myanmar a detener los asesinatos y la represión contra los activistas.

“Mi mensaje a los militares es muy simple: detengan la matanza. Detengan la represión contra las manifestaciones. Liberen a los presos políticos y devuelvan el poder a quienes realmente tienen derecho a ejercerlo”, dijo Guterres desde la sede de la ONU en Nueva York.

Entretanto, el Gobierno británico pidió una reunión a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de la ONU que se llevará a cabo el próximo miércoles por la tarde. Aunque el organismo ha condenado la violencia, aún no ha considerado posibles sanciones contra los militares, lo que requerirá del voto a favor o la abstención del vecino y amigo de Myanmar: China.

Con Reuters, AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24