Myanmar: imputan a Aung San Suu Kyi con un cargo que le daría 14 años de prisión

La líder birmana Aung San Suu Kyi, aqui en enero de 2020, lleva dos meses encarcelada
La líder birmana Aung San Suu Kyi, aqui en enero de 2020, lleva dos meses encarcelada © STR / AFP

Este jueves, Khin Maung Zaw, abogado de la líder birmana derrocada Aung San Suu Kyi, informó que hace una semana a ella y a cuatro colaboradores más del Gobierno destituido les fue imputado el cargo de violación a la ley de secretos oficiales. Ese delito acarrea una condena de hasta 14 años de cárcel. El Ejército, que se tomó el poder a la fuerza el pasado 1 de febrero, aún no ha informado sobre la justificación por la que les imputó este nuevo cargo.

Anuncios

La posibilidad de que la derrocada líder birmana Aung San Suu Kyi recupere su libertad se complica cada vez más.

Khin Maung Zaw, quien encabeza el equipo de abogados de Suu Kyi, aseguró en una entrevista con la agencia de noticias Reuters que a la destituida líder, a tres de los ministros de su depuesto gabinete y al asesor económico australiano de su Gobierno, Sean Turnell, todos detenidos desde el golpe de Estado del pasado 1 de febrero, les fue imputado un nuevo cargo por presunta violación a la ley de secretos oficiales.

El abogado dijo que se enteró hace dos días de esa nueva acusación, interpuesta ante un Tribunal de la ciudad de Rangún, y que de ser declarados culpables podrían enfrentar una pena de hasta 14 años de cárcel.

Asimismo, Maung Zaw señaló que la ganadora del Premio Nobel de la Paz compareció este jueves a través de un enlace de video a una audiencia en relación con los otros cargos que ya le habían sido imputados antes.

Durante su primer mes en detención, en un tribunal de Naipyidó, la capital del país, el Ejército acusó a Suu Kyi de al menos otros tres cargos.

El primero es violación a las leyes de comunicación, por supuestamente importar ilegalmente seis radios walkie-talkie. El segundo cargo es quebrantar la Ley de Gestión de Desastres Naturales, por incumplir los límites de las reuniones públicas para combatir la pandemia del Covid-19, cuando hacía campaña para las elecciones parlamentarias del pasado 8 de noviembre. El último es por intentar incitar a la agitación pública, bajo una sección del código penal de la era colonial que prohíbe la publicación de información que pueda "causar miedo o alarma" o perturbar la "tranquilidad pública".

Myanmar ha estado en crisis desde que los generales derrocaron y detuvieron a la gobernante civil Aung San Suu Kyi el 1 de febrero, lo que provocó un importante levantamiento que exigía el regreso a la democracia.
Myanmar ha estado en crisis desde que los generales derrocaron y detuvieron a la gobernante civil Aung San Suu Kyi el 1 de febrero, lo que provocó un importante levantamiento que exigía el regreso a la democracia. STR AFP/File

 

Sus abogados afirman que todos los cargos son inventados por la junta militar para justificar su detención y retener el control del país.

Maung Zaw agregó que Suu Kyi, acordó sumar dos juristas más a su equipo de defensa, para un total de ocho. Este jueves, solo uno de ellos tuvo acceso a la audiencia. Se trata de la abogada Daw Min Min Soe, quien dijo que vio a la destituida líder, de 75 años, en buen estado de salud y que no pudo informarle sobre la situación de protestas y represión militar que dejan cientos de muertos en el país, por lo que aún no está claro si los funcionarios arrestados tienen conocimiento del caos en el que está sumergida la nación.

Hasta el momento, a sus abogados se les ha impedido tener acceso directo a los acusados, más allá de las comunicaciones en línea.

Aumenta la cifra de manifestantes muertos y el Ejército ordena cortes de internet

El proceso contra Suu Kyi y otros miembros del Gobierno electo, incluido el presidente depuesto Win Myint, se celebra mientras aumenta la escalada de violencia de la junta militar contra los manifestantes que reclaman la vuelta a la democracia.

Ya van al menos 538 civiles muertos por la represión de las fuerzas armadas durante las masivas protestas que exigen el regreso de las autoridades elegidas democráticamente, según informó en las últimas horas el grupo activista Asociación de Asistencia a Presos Políticos (AAPP).

Este jueves, los militares ordenaron a los proveedores de servicios de Internet que cierren todos los servicios de banda ancha inalámbrica hasta nuevo aviso, de acuerdo con varias fuentes de telecomunicaciones.

Uno de los proveedores indicó que el cierre actual de Internet móvil continuaría y que se ven obligados a cumplir con esas indicaciones.

La suspensión de las conexiones inalámbricas a Internet impide las comunicaciones sobre las protestas en un país donde muy poca gente tiene acceso a conexiones de línea fija y decenas de periodistas nacionales y extranjeros han sido detenidos mientras informaban sobre lo que ocurre en terreno.

Al menos 14 personas muertas en bombardeos de los militares

Según la organización Free Burma Rangers, los bombardeos ordenados por la junta militar que han afectado a colegios, clínicas y una mina de oro desde que comenzaron el pasado sábado 27 de marzo.

Hasta el momento se han confirmado 14 muertes, pero  la organización cree que la cifra podría ser aún mayor. Entre las víctimas están seis que murieron el miércoles 31 de marzo a consecuencia de un bombardeo en un pueblo fronterizo con Tailandia, donde también hubo diez heridos. El martes fallecieron otros tres civiles. Diez más resultaron heridos por un bombardeo sobre una mina de oro.

Free Burma Rangers indicó que a pesar de que el Ejército declaró este miércoles un alto al fuego unilateral, por un mes, con los grupos étnicos armados, miles de personas se ocultan, porque "sienten que se trata solo de una táctica dilatoria".

El alto al fuego se produjo el mismo día en que al menos veinte soldados del Ejército birmano murieron en un enfrentamiento con el Ejército de la Independencia Kachin (KIA), uno de los grupos étnicos armados más potentes del país.

Es en este contexto que Fernando Pedrosa, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires, en Argentina, opina que "el Ejército no ha cesado, sino que ha aumentado la ferocidad de la represión", como lo dijo a France 24.

De los más de 500 civiles que han muerto en dos meses de protestas, al menos un centenar de ellos falleció el pasado fin de semana, considerado el día más sangriento en en país hasta ahora, en medio de la represión.

Además, al menos 2.600 personas han sido detenidas desde que los militares tomaron el poder a la fuerza, según datos de la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos de Myanmar.

Con Reuters, AFP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24