Tropas afganas responden al abandono de Bagram, la base aérea más importante de EE. UU. y la OTAN

Cientos de vehículos se ven estacionados en la Base Aérea de Bagram, Afganistán, el 5 de julio de 2021, luego de la retirada de la zona de las tropas estadounidenses tres días atrás.
Cientos de vehículos se ven estacionados en la Base Aérea de Bagram, Afganistán, el 5 de julio de 2021, luego de la retirada de la zona de las tropas estadounidenses tres días atrás. © Mohammad Ismail/ Reuters

El nuevo comandante afgano en Bagram se enteró de que la base había quedado a su disposición más de dos horas después de que partieran los últimos soldados estadounidenses el pasado viernes 2 de julio. Con esto, el 90% de las tropas de Estados Unidos ya se retiraron del país, en línea con la orden que dio el presidente Joe Biden a mediados de abril de retirar sus fuerzas antes del 11 de septiembre.

Anuncios

“Escuchamos cierto rumor de que los estadounidenses se habían ido de Bagram”, contó el lunes 5 de julio el general afgano Mir Asadullah Kohistani, nuevo comandante de la que fuera la base aérea más importante de la OTAN y Estados Unidos en Afganistán. “Y finalmente, para las 7:00 a.m. en punto (del viernes 2 de julio) entendimos que estaba confirmado que se habían ido de Bagram”.

El coronel Sonny Leggett, vocero del Ejército estadounidense, no respondió a las quejas de los oficiales afganos que heredaron la base abandonada, y en cambio se refirió a un pronunciamiento emitido la semana pasada en el que se afirmaba que la entrega de muchas bases había iniciado luego del anuncio del presidente Joe Biden a mediados de abril.

Biden dijo que para el 11 de septiembre de 2021, el 100% de las tropas estadounidenses habrían abandonado el país. En esa fecha se conmemorarán los veinte años que han transcurrido desde el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York, y desde que inició la misión de Estados Unidos y los aliados de la OTAN en Afganistán.

Y la retirada ya está bastante avanzada. Este martes 6 de julio, en un pronunciamiento, el Comando Central de Estados Unidos anunció que ya había entregado más de siete complejos militares al Ministerio de Defensa de Afganistán y que más del 90% de sus tropas ya se fueron del país de Medio Oriente.

La Base Aérea de Bagram, un complejo que pone a prueba a las capacidades afganas

Construida en la década de los 80 por las fuerzas soviéticas, la base de Bagram fue el centro de las operaciones aéreas de Estados Unidos y los aliados de la OTAN durante sus casi 20 años de estancia en el país. El complejo tiene el tamaño de una pequeña ciudad, con dos avenidas principales, una de unos 3.660 metros construida en 2006. Ambas están bordeadas por hangares y al menos 100 espacios para estacionar jets de combate, conocidos como revestimientos, por los muros de contención que se usan para proteger a cada aeronave. 

Hay además un hospital con 50 camas y tiendas de campaña del tamaño de un hangar, llenas con suministros. El aeródromo también incluye una cárcel con unos 5.000 prisioneros, muchos de ellos supuestamente talibanes.

El general Kohistani cuenta que los estadounidenses dejaron inventariados 3.500 ítems, que incluyen bebidas energizantes, botellas de agua o alimentación militar conocida como MRE. 

“Cuando digo 3,5 millones de ítems, me refiero a cada pequeño objeto, como cada teléfono, cada perilla, cada ventana en todos los cuarteles, cada puerta en todos los cuarteles”, detalló el nuevo comandante de la base.

Un soldado presta guardia en una torre de la Base Aérea de Bagram, Afganistán, luego de la retirada de las tropas estadounidenses. 5 de julio de 2021.
Un soldado presta guardia en una torre de la Base Aérea de Bagram, Afganistán, luego de la retirada de las tropas estadounidenses. 5 de julio de 2021. © Mohammad Ismail/ Reuters

Pero el inventario también incluye objetos más grandes. En la primera visita que pudo hacer la prensa a las instalaciones este lunes, los reporteros pudieron ver miles de automóviles y camionetas estacionadas, además de cientos de vehículos blindados. Los oficiales afganos cuentan que todavía no encuentran las llaves de muchos de los autos civiles.

El comandante Kohistani afirma que los estadounidenses dejaron pequeñas armas con sus respectivas municiones y que los soldados de Estados Unidos detonaron las municiones para el armamento que no quedó a disposición del ejército afgano.

Soldados afganos posan junto a uno de los vehículos blindados que quedaron luego de la partida de las tropas estadounidenses de la base aérea de Bagram, Afganistán. 5 de julio de 2021.
Soldados afganos posan junto a uno de los vehículos blindados que quedaron luego de la partida de las tropas estadounidenses de la base aérea de Bagram, Afganistán. 5 de julio de 2021. © Rahmat Gul/ AP Photo

“En una noche perdieron toda la buena voluntad de 20 años al irse de la forma en que lo hicieron, en la noche, sin decirle a los soldados afganos que estaban afuera patrullando el área”, dijo Naematullah, un soldado afgano que pidió que solo se usara su nombre.

Fuentes en la zona dijeron a AP que en la madrugada del viernes, 20 minutos después de la silenciosa partida de los estadounidenses, se apagaron las luces de la base que llegó a albergar hasta 100.000 tropas estadounidenses. Un rato después, y antes de que el primer comando afgano llegara desde Kabul, a una hora de la base, grupos de saqueadores burlaron las barricadas para tomar lo que estuviera a su alcance. El lunes, los soldados afganos seguían limpiando los restos de bebidas energizantes, botellas y demás restos del paso de los saqueadores.

El general Kohistani insiste en que la Fuerza de Defensa y Seguridad Nacional de Afganistán podrá mantener la base fuertemente fortificada a pesar de una serie de victorias de los talibanes en el campo de batalla. 

Estas son las zonas que controlan los talibanes y las que están bajo el poder del Gobierno de Afganistán.
Estas son las zonas que controlan los talibanes y las que están bajo el poder del Gobierno de Afganistán. © France 24

Y es que desde mayo, cuando las tropas estadounidenses y de la OTAN comenzaron su retirada, los talibanes han tomado por lo menos 50 de los 370 distritos que hay en el país, según la enviada de Naciones Unidas para Afganistán, Deborah Lyons. Además, Lyons asegura que este grupo se está preparando para conquistar capitales provinciales.

Casi veinte años después, el grupo Talibán sigue ganando terreno en el norte de Afganistán

El Ejército de Estados Unidos estima que el 100% de sus tropas se habrán retirado del país para finales de agosto. Y para el final de la semana pasada, prácticamente el total de las tropas de la OTAN ya habían abandonado Afganistán. Pero la retirada de occidente está poniendo a prueba las capacidades del ejército afgano para contener al grupo Talibán.

En el noreste del país, cientos de tropas afganas han huido hacia el vecino Tayikistán ante el inminente avance de los talibanes. El ministro adjunto de Relaciones Exteriores de Rusia, Andrei Rudenko, sostuvo para la agencia Interfax que su base en Tayikistán estaba plenamente equipada para proteger la frontera con Afganistán. 

Por su parte, el Gobierno afgano afirmó que el personal que había escapado al país vecino ya estaba volviendo a Afganistán para combatir a los insurgentes islamistas. Al respecto, un asesor de seguridad nacional afgano dijo a Reuters que los cerca de 2.300 soldados que habían abandonado sus posiciones estaban de vuelta al servicio.

En el plano diplomático, un portavoz del grupo Talibán filtró a Reuters que presentarán un borrador de acuerdo de paz al gobierno afgano el próximo mes. “Aunque nosotros (el Talibán) tenemos la ventaja en el campo de batalla, somos muy serios acerca de las conversaciones y el diálogo”, dijo a Reuters Zabihullah Mujahid, portavoz del grupo.

Los talibanes y el Gobierno afgano iniciaron sus diálogos de paz en marzo del 2020 con el respaldo del entonces presidente Donald Trump. El inicio de dichas negociaciones fue uno de los pactos del llamado Acuerdo de Doha que firmaron los talibanes con Estados Unidos. A cambio, el país norteamericano debía retirar sus tropas de Afganistán. 

Pero las conversaciones entre los talibanes y la Administración afgana no han prosperado pues no ha habido acuerdos sobre el intercambio de prisioneros ni tampoco han sido duraderos los escasos ceses al fuego que se han pactado. 

A pesar de esto, este lunes, un vocero del Departamento de Estado estadounidense reiteró que el diálogo es la única salida a la guerra de 40 años en Afganistán.

Con AP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24