Armenia y Azerbaiyán acordaron una tregua humanitaria en medio del conflicto de Nagorno Karabaj

Equipos de búsqueda y rescate trabajan en un punto afectado por la explosión registrada a causa de la caída de un misil en Ganja, Azerbaiyán, el 17 de octubre de 2020.
Equipos de búsqueda y rescate trabajan en un punto afectado por la explosión registrada a causa de la caída de un misil en Ganja, Azerbaiyán, el 17 de octubre de 2020. © Umit Bektas, REUTERS

Este sábado, ambas naciones llegaron al acuerdo de implementar, desde la medianoche, una tregua humanitaria ante el recrudecimiento de los combates en el enclave de mayoría armenia y en las poblaciones circundantes al mismo, escenarios donde se lleva combatiendo más de 20 días.

Anuncios

Luego de volver a acusarse mutuamente de violar el cese el fuego declarado hace una semana, este 17 de octubre, Armenia y Azerbaiyán acordaron la implementación de una tregua humanitaria, tras el registro de ataques con los que violaron lo negociado con la mediación de Rusia. 

La caída de varios misiles armenios cobró la vida de al menos 13 ciudadanos y dejó heridos a otros 50 este sábado, en medio de los que han sido descritos como los peores combates presentados desde 1990 en el sur del Cáucaso. 

De acuerdo con lo reportado desde Ereván, la capital de Armenia, Azerbaiyán también continuó con los ataques por el control de Nagorno Karabaj, territorio que, a pesar de ser reconocido internacionalmente como parte de Azerbaiyán, es gobernado y habitado por integrantes de la etnia armenia. La división entre este territorio y Bakú también ahonda en el plano religioso, ya que en Nagorno Karabaj profesan una corriente del cristianismo ortodoxo y en el resto de Azerbaiyán la población es eminentemente musulmana. 

Una ciudadana ante su casa destruida por la caída de un misil durante los combates en Nagorno Karabaj el 17 de octubre de 2020.
Una ciudadana ante su casa destruida por la caída de un misil durante los combates en Nagorno Karabaj el 17 de octubre de 2020. © Umit Bektas / Reuters

Ante las tensiones y el nuevo anuncio, el mandatario francés, Emmanuel Macron, aseguró que esta tregua debe ser verdadera y estrictamente respetada por ambas partes. Francia es uno de los actores clave encargados de mantener la paz en esta convulsa región ya que copreside, junto con Rusia y Estados Unidos, el grupo de Minsk de la OSCE. Esta institución se creó para mantener la paz y seguridad en la zona en los años 90, justo cuando terminó el anterior conflicto entre estos dos países. 

"Este alto el fuego debe ser incondicional y estrictamente observado por ambas partes. Francia estará muy atenta a esto y seguirá comprometida para que las hostilidades cesen permanentemente y que las discusiones puedan comenzar rápidamente", indicó el presidente galo a través de un comunicado oficial. 

Esta nueva tregua fue acordada tras una mediación francesa realizada durante los últimos días y horas, en coordinación con los presidentes del Grupo de Minsk.

Poco antes de que Macron se pronunciara, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, quien actuó como mediador en las conversaciones del alto el fuego de hace una semana, dialogó telefónicamente con sus homólogos armenios y azeríes y enfatizó en que la medida debe ser cuidadosamente observada. 

Un hombre recoge pertenencias entre las ruinas de su casa, afectada durante los combates en Nagorno Karabaj el 17 de octubre de 2020.
Un hombre recoge pertenencias entre las ruinas de su casa, afectada durante los combates en Nagorno Karabaj el 17 de octubre de 2020. © Umit Bektas / Reuters

Entre tanto, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nagorno Karabaj señaló que valora y recibe con gratitud la mediación de los mandatarios del Grupo de Minsk. 

"Damos la bienvenida a los esfuerzos de los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE, así como de Armenia, para lograr un alto el fuego en la zona de conflicto entre Azerbaiyán y Karabaj, así como para reducir las tensiones (...) Nagorno-Karabaj reafirma su disposición a mantener los términos del alto el fuego humanitario sobre una base recíproca, de acuerdo con la Declaración de Moscú del 10 de octubre y los acuerdos del 17 de octubre", precisó el citado ministerio. 

Denuncias de ataques contra poblaciones civiles

El ataque con misiles lanzado por Armenia contra la ciudad de Ganja, la segunda más importante del país durante la noche pasada hacían difícil imaginar que se pudiese lograr el acuerdo. Los ataques contra las poblaciones civiles han ido en aumento durante las últimas jornadas, aunque ambos estados han negado siempre las acusaciones de su enemigo. 

Funcionarios azerbaiyanos dijeron que el misil Scud de fabricación soviética destruyó o dañó alrededor de 20 edificios residenciales en Ganja durante la noche, y los trabajadores de emergencia pasaron horas buscando entre los escombros víctimas y sobrevivientes.

Los misiles Scud se remontan a la década de 1960 y llevan una gran carga de explosivos, pero son conocidos por su falta de precisión.

En un discurso televisado a la nación, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, denunció el ataque con misiles como un crimen de guerra y advirtió al liderazgo de Armenia que enfrentaría su responsabilidad. La capital de Nagorno Karabaj, Stepanakert, también fue objeto de bombardeos durante la noche que dejaron un saldo de tres civiles heridos. 

Con Reuters, AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24