Kirguistán programa las elecciones presidenciales y pospone las parlamentarias

El poder está actualmente en manos del primer ministro y presidente en funciones Sadyr Japarov (izquierda) después de que Sooronbay Jeenbekov (derecha) dimitiera de la Presidencia tras una votación disputada.
El poder está actualmente en manos del primer ministro y presidente en funciones Sadyr Japarov (izquierda) después de que Sooronbay Jeenbekov (derecha) dimitiera de la Presidencia tras una votación disputada. © VYACHESLAV OSELEDKO / AFP

El 10 de enero será la fecha en la que los kirguises elegirán a su nuevo presidente, luego de que el antiguo mandatario renunciara por la crisis política que agita al país desde hace casi un mes. Aunque también se iban a repetir las votaciones parlamentarias que desencadenaron las manifestaciones, aquellas se aplazaron hasta después de que se reforme la Constitución.

Anuncios

Las protestas en Kirguistán pedían repetir las elecciones parlamentarias -ante el fraude denunciado en los comicios del 4 de octubre- y cambios estructurales en el Gobierno. Desde entonces, esos llamados están teniendo sus respuestas y ahora el turno es para la Presidencia de la antigua república soviética. 

El Comité Electoral Central kirguís anunció este sábado 24 de octubre que anticipan las votaciones presidenciales para realizarlas el 10 de enero. Y es que actualmente el país no tiene un presidente electo porque Sooronbay Jeenbekov renunció a su cargo el 15 de octubre en medio de las presiones de la oposición de que si no abandonaba su cargo voluntariamente le iniciarían un proceso de destitución.

El entonces presidente de Kirguistán, Sooronbay Jeenbekov (d), renunció ante el Legislativo el 15 de octubre de 2020 con una sesión parlamentaria en la residencia Ala-Archa en Bishkek, Kirguistán.
El entonces presidente de Kirguistán, Sooronbay Jeenbekov (d), renunció ante el Legislativo el 15 de octubre de 2020 con una sesión parlamentaria en la residencia Ala-Archa en Bishkek, Kirguistán. © Igor Kovalenko / EFE

Su reemplazo interino es Sadyr Japarov, un líder opositor que estaba encarcelado hasta que los manifestantes lo liberaron a principios de octubre. Luego de su liberación, Japarov fue nombrado como primer ministro en reemplazo Kubatbek Boronov, quien al igual que el presidente dimitió a su cargo tras la crisis política. 

Pero el actual mandatario y primer ministro quiere más y anunció que se presentará a las elecciones presidenciales de enero para ratificarse en su cargo. El problema de Japarov es que tal como está la Constitución actual de Kirguistán, él no puede ser candidato. Sin embargo, sus partidarios están demostrando que tienen una fuerza significativa para reformar la Carta Magna. 

El Parlamento prioriza la reforma constitucional y respalda a Japarov

Una de las consignas que ha reunido a los miles de manifestantes en Kirguistán es que se repitan las elecciones parlamentarias, que se realizaron el 4 de octubre y que el mismo Comité Electoral Central anuló tras confirmar que hubo soborno a los votantes, entre otros fraudes. 

El Parlamento decidió esta semana que las votaciones se repetirían el 20 de diciembre, pero luego se retractó y postergó las parlamentarias de manera indefinida. La razón es la posible enmienda a la Constitución.

El diputado Alikbek Japarov, uno de los autores del proyecto de ley para aplazar las elecciones parlamentarias, defendió la idea argumentando que primero hay que reformar la Constitución para luego saber a ciencia cierta cómo se celebrarán los comicios parlamentarios. Un total de 83 de los 120 diputados apoyaron esta propuesta el pasado jueves 22 de octubre, según los cálculos de la agencia kirguís AKIpress, y fue así que las parlamentarias se pospusieron.

El primer ministro en funciones de Kirguistán, Sadyr Japarov, ofrece una conferencia de prensa en la residencia estatal Ala-Archa en Bishkek, Kirguistán, el 10 de octubre de 2020.
El primer ministro en funciones de Kirguistán, Sadyr Japarov, ofrece una conferencia de prensa en la residencia estatal Ala-Archa en Bishkek, Kirguistán, el 10 de octubre de 2020. © Vyacheslav Oseledko / AFP

La decisión legislativa le facilita el camino a Japarov porque ahora él no tendrá que pensar en supervisar la repetición de las elecciones sino concentrarse en convocar un referendo para modificar la norma que le prohíbe lanzarse a la Presidencia. 

Además, la movida en el Parlamento le mostró al líder kirguís que tiene suficientes partidarios en la legislatura para desencadenar una serie de enmiendas que también podrían retrasar o cambiar las reglas para las elecciones presidenciales previstas para enero.

Prueba de ello es que ese mismo jueves los diputados aprobaron una de las peticiones bandera de la oposición y de Japarov, que le apostaba a que en las votaciones parlamentarias se redujera el umbral. Ahora para que un partido obtenga escaños en la legislatura no tendrá que sacar el 7 % de los votos, sino el 3 %.

En cuanto a las enmiendas que se le hará a la Constitución, todavía no se conoce públicamente el contenido exacto del paquete de reformas que se propusieron. Solo se sabe que las elecciones parlamentarias serán después de dichas modificaciones y que, en cualquier caso, los comicios tendrán que hacerse a más tardar el 1 de junio de 2021. 

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24