Saltar al contenido principal
Boleto de vuelta

Seis décadas después, la diáspora tibetana en Dharamsala se preocupa por su futuro

En 1959, una represión del ejército chino obligó al joven Dalai Lama a huir del Tíbet. Durante 15 días, a pie y a caballo, cruzó el Himalaya. Esto, marcó el final de la rebelión armada de los tibetanos contra la autoridad de Pekín. El gobierno indio ofreció asilo al líder espiritual budista en Dharamsala, donde miles de tibetanos más tarde se unieron a él. Entonces, ¿qué queda de la lucha tibetana hoy, seis décadas después? Informe de FRANCE 24 en Dharamsala.

ANUNCIOS

Hace sesenta años, las fuerzas armadas chinas tomaron el control del Tíbet y reprimieron la rebelión del pueblo tibetano. Ante el grave peligro, el Dalai Lama y su séquito huyeron del Tíbet y cruzaron el Himalaya para buscar refugio en la India . Muchos tibetanos lo siguieron al exilio y establecieron una comunidad única en Dharamsala, una ciudad del norte de la India, que desde entonces se conoce como el pequeño Tíbet.

Hoy en día, más de 90,000 tibetanos viven en el subcontinente indio. Su sede sigue siendo Dharamsala, donde aún vive el decimocuarto Dalai Lama, rodeado por la administración central del gobierno tibetano en el exilio.

Para mantener viva su causa en la escena internacional, los tibetanos han confiado durante mucho tiempo en la figura emblemática de su líder espiritual. Pero con el Dalai Lama cumpliendo 84 años este año, la diáspora tibetana ahora está más preocupada por su futuro que antes. El futuro del Tíbet también está en juego.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.