Saltar al contenido principal
Cultura

La industria del cine hoy: estrenos prorrogados, distancias en sala y veto a los dramas

El cierre de Hollywood y la prorroga de grandes estrenos debido al nuevo coronavirus ha supuesto una crisis global para estudios, distribuidores y exhibidores.
El cierre de Hollywood y la prorroga de grandes estrenos debido al nuevo coronavirus ha supuesto una crisis global para estudios, distribuidores y exhibidores. © Cultura / France 24

Si siete meses de cine inestable fueran una película, sería de terror. Este sector está viviendo tal freno, que estudios y distribuidores congelaron el calendario de estrenos, mientras las salas imploran cintas para no morir. A nosotros, el parón de Hollywood que condiciona a medio mundo, nos afecta en el retraso de 'taquillazos', sin contar con los cierres de cines en algunos países. Los que ya asisten a ellos, lo hacen separados, mientras en Rusia se retrasarán los dramas porque dicen que no están para eso.

Anuncios

El dicho 'es el pez (o pescadilla) que se muerde la cola' le va perfecto a la actual crisis en la industria del cine que, solo citando a los súper-focos cinéfilos, ha supuesto para China siete meses de parón y cuatro para el líder Estados Unidos. Y es que el mercado funciona así: con Hollywood cerrado por coronavirus, los estudios no crean cintas; los distribuidores congelan las ya hechas buscando una fecha idónea de recaudación; y los cines languidecen a la espera de los grandes estrenos del año.

Este círculo vicioso en el país, lo crean o no, condiciona al resto de cines e industrias nacionales del mundo. Y así, hemos llegado a una situación nunca antes vista en la historia del séptimo arte, que afecta no solo a las salas, sino también a nuestra motivación para acudir a ellas. Motivación que, por supuesto, depende de si el virus en nuestro país ha permitido reabrir cines, con buenas películas locales o algunos de los esperados estrenos.

Porque esa es una de las soluciones que imploran los cines: romper con la tradición que existe desde los setenta (inició con 'Jaws', 'Tiburón'), de estrenar a la vez en todo el mundo, y exhibir de forma escalonada, de acuerdo a las restricciones sanitarias de cada país. La otra alternativa ha sido la de estrenar online, en streaming, a falta de grandes pantallas.

Solo que ello no es opción para millonarias producciones como 'Tenet', ni cineastas como Christopher Nolan, amantes del cine tradicional y con el espíritu de proyectar como sea. Todo con tal de que ese pez deje de morderse la cola y remonte un año fatídico, en el que se añade la ausencia de los grandes festivales. De esto trata esta crónica hecha en casa, desde donde les recordamos que hay películas esperando por nosotros este 2020 y más allá.

En algunos sitios, esa visualización ya es con distancias en los asientos, geles, toma de temperatura y veto a la comida. En otros como en China, que ya ha reabierto, se está planteando hacer pausas intermedias en los filmes para romper con la restricción de películas de menos de dos horas que eviten concentrar tanto rato al público. Mientras que en Rusia, la prohibición o "filtro" es no mostrar películas de género drama porque, según el Ministerio de Cultura del Kremlin, los espectadores "no están preparados" para historias tristes.

Sea como fuere, la industria del cine necesita hoy de nuestro apoyo, y aún más cuando cuelgue los carteles de la saga 'The King's Man' (¿18 de septiembre?), 'Wonder Woman 1984' (¿2 de octubre?), 'Mulán' (sin fecha por ahora), 'Black Widow' (¿entre octubre-noviembre?), 'James Bond: No Time To Die (¿noviembre o 2021?), 'The French Dispatch' (sin fecha por ahora) o los de 'Soul', prevista para el 27 de noviembre. Y es probable que esta última sea así, porque Disney (en su defecto Pixar) son los que mejor están sorteando esta pésima historia de terror.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.