Cultura

Más que ETA o el conflicto vasco, 'Patria' es un dolor múltiple, con un perdón universal

Imagen del rodaje de la serie española 'Patria', producida por HBO Europe, la primera que lanza en simultáneo en más de 60 países del mundo.
Imagen del rodaje de la serie española 'Patria', producida por HBO Europe, la primera que lanza en simultáneo en más de 60 países del mundo. © HBO España / Cultura / France 24

La serie española más internacional de HBO es un gozo, que conmueve desde el País Vasco hasta cualquier violencia con heridas. Por eso vale la pena apartar sus polémicas, y presenciar su atmósfera de terror y las caras del sufrimiento. Aitor Gabilondo lo logra con silencios, complejidad y un 'western con señoras', sin las cuales no se entendería esta 'Patria'. En otros temas, Cannes tendrá mini-edición, confirmamos el éxito de la cinta mexicana 'Ya no estoy aquí', vemos el depósito abierto del museo Boijmans y escuchamos a Tu Otra Bonita, Nathy Peluso y Kiwanuka.

Anuncios

Llena de capas está esta serie de Aitor Gabilondo, basada en la fábula ficcional, pero de fundamento histórico, de Fernando Aramburu. Ya en el título hay una destacable, y es ese significado ilimitado de 'patria', que solo con nombrarla nos lleva primero a la de la trama, España, y luego a ese lugar de conflicto, la verdadera patria deseada de algunos, que es Euskal Herria ("el país del euskera"), en la comunidad del País Vasco.

Pero lo que hace maravillosa a esta producción de la plataforma HBO, compuesta por ocho capítulos, es que esta 'Patria' podría ser la suya, la de usted, su origen; mientras que sin duda también hace referencia a un sitio doble de terror y de paz, común en todas las violencias. Al final, no causan sino profundas heridas, que son espacios en los que rellenar el miedo, la tristeza o esa aceptación de lo ocurrido.

Solo por esto, más que un drama, la serie es un lugar en el que intentar una reconciliación universal sobre esas heridas. Porque la realidad que se nos cuenta, en segundo plano, son los años del actuar del grupo ETA (Euskadi Ta Askatasuna), su aspiración nacionalista y su terrorismo. Sin embargo, en primerísimo plano, está el dolor de una violencia que no se juzga –ni tan siquiera cuando un personaje no responde a ella como lo esperamos–, y que se canaliza de múltiples formas, en función de si se es víctima o causante (que tampoco sale inmune de ella).

Fotograma de una escena de Bittori y Miren, del tercer capítulo de la serie sobre la violencia y el dolor del conflicto vasco, 'Patria'.
Fotograma de una escena de Bittori y Miren, del tercer capítulo de la serie sobre la violencia y el dolor del conflicto vasco, 'Patria'. © HBO Europea / HBO España

Es un valor de 'Patria' ir desplegando estas capas sin mayores artificios, ni diálogos. Lo que se dice es conciso, y las miradas estallan en actores que, más cerca o más lejos, han vivido como vascos este arco narrativo. Lo criticable es que siendo vascos, y una serie vasca, no se nos permita oír en euskera sus caracteres y roles, que varían según la época. Y ahí, en cambio, sí se demuestra el gran cuidado en la ambientación y en la caracterización de este "western con señoras", como dice Gabilondo.

Y es que esta ficción reconocible, con sufrimientos y reivindicaciones de lo político-social, no sería igual, ni tan buena, sin las matriarcas Bittori y Miren. Las actrices Elena Irureta y Ane Gabarain, populares en el País Vasco, y unidas por la televisión desde hace tres décadas, son las que mayor evolución logran, bordando el punto de la historia de Aramburu: una es víctima de ETA, que le arrebata a su marido Txato, que vive bajo la amenaza constante del grupo; la otra es madre de un etarra que, tras su involucración, sufre la tortura del Estado. Por ello, su amistad queda truncada en bandos.

Fotograma del tercer capítulo de 'Patria', compuesta en total por ocho episodios, disponibles en la plataforma HBO.
Fotograma del tercer capítulo de 'Patria', compuesta en total por ocho episodios, disponibles en la plataforma HBO. © HBO Europea / HBO España

Sin spoilers, resulta muy interesante cómo el autor del guion, el propio Aitor Gabilondo ('El Príncipe', 'Vivir sin permiso'), huye del maniqueísmo al nivel que nos deja sin un punto de agarre. Un buen ejemplo es Joxe Mari, el hijo de Miren, que a priori tendría la etiqueta de etarra, pero nos conduce hasta la violencia estatal y al vacío social que supone tener un familiar terrorista en la cárcel. Con el tiempo, por sí mismo averiguará el significado real de su sentir nacionalista. Pero hasta entonces, pasamos por ataques, que en paralelo, muestran la sucia operación del Estado.

Hasta ese vacío sentirá la familia de Bittori, que son víctimas, pero a la vez terminan quedando solos frente al conflicto vasco porque, o bien el entorno del pueblo los señalará como soplones de ETA y desapegados de la causa de Euskal Herria, o bien los abandonará por miedo a ser los siguientes señalados.

Según han afirmado las actrices, que interpretan sin exageraciones ni disfraces a todas las 'Bittores' y 'Mirens', esta serie ha sido un "regalo", por estar "tan bien escrita y descrita. Hemos trabajado desde las tripas y la verdad. Te remueve muchas cosas, con regresiones al pasado". No obstante, pese al "regalo" que en realidad ellas nos hacen, imaginarán que un relato que encara el rencor y el odio, no está exento de todo ello.

Por eso sugerimos verla y juzgar, o quedarse con la polémica. A saber el tema (un hecho sensible para toda España), el cartel (un "desacierto" de HBO, como declaró Aramburu, al equiparar el asesinato de una de las víctimas de ETA con la tortura policial de un supuesto terrorista) o el propio libro de Aramburu (al que se le acusa de numerosas semejanzas con la biografía del etarra Iñaki Rekarte, escrita por Mikel Urretabizkaia).

Nuestra opinión es la primera opción, y descubrir esta serie que incluso supera al libro (Premio Nacional de Narrativa –entre otros galardones– y 34 ediciones en su haber). Pueden indignarse, elegir un bando o pensar que los conflictos no son tan complejos. Pero la trama 'Patria' se resiste al estereotipo fácil, solo a veces se desliza por él, para luego escaparse y crear un fresco de víctimas y violencias que no se pueden ni contar.

Cartel promocional de la serie 'Patria', criticada por asociaciones de víctimas de ETA, así como por los propios creadores de la serie y el autor del libro Fernando Aramburu.
Cartel promocional de la serie 'Patria', criticada por asociaciones de víctimas de ETA, así como por los propios creadores de la serie y el autor del libro Fernando Aramburu. © HBO Europea / HBO España

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24