Fallece a los 89 años el maestro de la novela de espionaje, John Le Carré

John Le carre en el Festival Internacional de Cine de Berlín en 2001. Archivo.
John Le carre en el Festival Internacional de Cine de Berlín en 2001. Archivo. © Arnd Wiegmann / Reuters

El prestigioso escritor británico ha muerto en el Hospital Royal Cornwall, al suroeste de Inglaterra, a causa de una neumonía sin relación con el COVID-19. Considerado como uno de los padres de la novela de espías, la obra de David John Cornwell (su auténtico nombre) sigue siendo objeto de múltiples adaptaciones cinematográficas.

Anuncios

Un novelista estelar con una vida de cine. Con el contexto de un mundo polarizado por la Guerra Fría, Le Carré (Dorset, Reino Unido, 1931) siempre supo contar una realidad latente a través de sus historias y personajes ficticios. La sinergia de su prosa con el lenguaje audiovisual han dejado obras de arte antológicas, como 'El espía que surgió del frío' o 'El Infiltrado'.

Licenciado en Lenguas Modernas por la Universidad de Oxford, el novelista inglés empezó su carrera en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Reino Unido, antes de colaborar con los servicios de inteligencia.

Durante esos años desarolló su habilidad con la pluma y, cuando su identidad fue revelada por el KGB como agente doble, dejó la carrera para dedicarse a la narrativa en cuerpo y alma.

Una de sus piezas más veneradas, 'El espía que surgió del frío', la escribió en 1963. La historia no tardó en alcanzar la fama y fue trasladada al cine dos años más tarde. Poco después utilizaría al agente traidor que lo desenmascaró para inspirar el personaje de Gerald, en la novela denominada en español como 'El Topo'.

También ha sido posible ver a estrellas de Hollywood interpretando alguna de sus obras. Diane Keaton no dudó en encarnar a Charlie en la adaptación del libro La chica del tambor, en el que una actriz es reclutada por los israelíes con la misión de buscar a un terrorista palestino.

Un autor real y comprometido

Alejado del estereotipo asociado al espía, Le Carré dibujó personajes sencillos, con problemas comunes al resto de los mortales.

A esto se le añade su perspectiva del mundo. Siempre desde el escepticismo, el británico fue crítico con las injusticias del mundo. 'El jardinero fiel', llevada al cine en 2005, fue una de sus novelas más incisivas. En este caso, las farmacéuticas y su despiadado modelo de negocio en África fueron el centro de su crítica.

"En el mundo siempre habrá espías", comentaba el aclamado escritor. Al menos su trabajo sí que los ha mantenido en la gran pantalla. La adaptación que Susanne Brier hizo de su obra, 'El Infiltrado', le valió la nominación a tres Globos de Oro. Y la película basada en su libro, 'El espía que salía demasiado', fue un éxito en su estreno en 2011.

Después de una infancia complicada por el abandono de su madre cuando tenía cinco años, John Le Carré moduló una personalidad que deja tras de sí un extraordinario legado tanto a nivel narrativo como en su trabajo adaptado al cine.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24