Perfil

Maradona, hito del fútbol argentino y "mano de Dios"

Archivo: Diego Maradona en Napoli, el 26 de noviembre de 2013.
Archivo: Diego Maradona en Napoli, el 26 de noviembre de 2013. © AFP

Llamó la atención por su baja estatura y la habilidad que tenía en los pies. Marcó uno de los mejores goles en el Mundial de México 1986 y amplió la rivalidad entre el norte y el sur de Italia cuando jugó con el Napoli. Así fue la vida de Diego Armando Maradona, símbolo del fútbol mundial. 

Anuncios

Diego Armando Maradona Franco nació en Villa Fiorito, una de las zonas más vulnerables de la zona sur de la provincia de Buenos Aires. Hijo de Dalma Salvadora 'Tota' Franco y el albañil Diego Maradona, quienes luchaban por mantener a su familia de ocho hijos en medio de las dificultades.

Su acercamiento con el balón fue en plena infancia, cuando el primo Beto Zárate le regaló su primera pelota durante el cumpleaños número tres. Seis años después entraría en un proceso formal de la práctica del fútbol cuando se incorporó al equipo 'Los Cebollitas', una escuadra juvenil del club Argentinos Juniors. 

Fue precisamente allí donde debutó como profesional en primera división. Maradona tenía 15 años, a 10 días de su cumpleaños número 16, e ingresó como suplente de Rubén Aníbal Giacobetti en la derrota de Argentinos Juniors ante Talleres. 

Una estrella en ascenso, fuera de la Copa del Mundo 1978

Dos años después de su debut como profesional, Argentina sería sede del evento futbolístico más importante, la Copa del Mundo. Previo a esa fecha, Maradona ya se perfilaba como un destacado jugador y entre las temporadas 1976 y 1977 había marcado 21 goles en 60 partidos. 

Con esas estadísticas, sumadas a su habilidad para manejar el balón y desequilibrar a los rivales, Diego estuvo entre los preseleccionados a formar parte de la Selección Argentina que disputaría el Mundial. No obstante, a pesar de haber jugado algunos partidos amistosos con el seleccionado de su país, el técnico César Luis Menotti dejó fuera al 'Pelusa' faltando 12 días para el comienzo de la justa. 

“Tuve la imagen más fuerte que recuerde: era Maradona, sentado al lado de un árbol llorando desconsoladamente. Le dije lo obvio. '¿Sabés los Mundiales que vas a jugar vos?', y ese tipo de cosas que uno dice para consolar a un chico. Pero él me contestaba, llorando: '¿Cómo se lo digo a mi papá?'. Decía que nunca iba a perdonar a Menotti”, contó el periodista Carlos Ares, exintegrante de la revista 'El Gráfico'. 

Argentina, en ese Mundial, logró el campeonato del mundo con Mario Alberto Kempes como figura. Pese a su despecho deportivo, Diego Armando fue figura en la Copa del Mundo juvenil Japón 1979, donde su país se llevó la victoria al derrotar en el partido final a la Unión Soviética. 

En ese torneo, Maradona anotó seis goles, dos menos que su compañero de equipo Ramón Ángel Díaz, y además logró quedarse con el premio del Balón de Oro.

Estrella consagrada en Argentina y figura absoluta de la Selección 

Tras el mundial juvenil, Maradona ya tenía números de estrella en el fútbol profesional de su país. Luego de una temporada con 43 goles en 1980 con Argentinos Juniors, pasó a Boca Juniors -uno de los más populares de Argentina-, donde anotó 28 dianas en 40 partidos. 

Esa actuación le valió ser llamado a la Selección absoluta, pero los resultados no fueron los esperados. Argentina, con Maradona incluido, quedó fuera en la primera fase de la Copa América de 1979. Tampoco la celeste pudo trascender en la Copa del Mundo celebrada en España en 1982. 

Pero todo cambiaría con la llegada de una generación nueva a la Selección. El equipo, que debutó en la Copa América de 1983 y que no contó con Maradona, quedaría fuera de las semifinales por diferencia de goles ante Brasil. Sin embargo, ya con Diego incorporado, brillaría tanto en las eliminatorias como en la propia Copa del Mundo México 1986. 

México 86, la consolidación de un ídolo

Argentina comenzó su ruta al mundial venciendo a Venezuela, en San Cristóbal, 3-2, con dos anotaciones de Maradona. Al final, quedaría primero de su grupo (en el que también estaban Colombia y Perú) con cuatro victorias, un empate y una derrota. 

Ya en la Copa del Mundo, Argentina comenzó ganando 3-1 a Corea del Sur. En su segundo partido, Maradona (quien ya era figura en el Napoli de Italia) marcó el gol del empate ante la 'azzurra', que venía de ser campeona en España 1982. La celeste cerraría su accionar con un triunfo ante Bulgaria. 

Archivo: Maradona entrenando con la selección de Argentina en el Mundial de México 1986.
Archivo: Maradona entrenando con la selección de Argentina en el Mundial de México 1986. © Jorge Durán / AFP

En octavos, Argentina eliminaría a Uruguay para medirse en cuartos de final ante la representación de Inglaterra. Un partido que estaba enmarcado con cierta tensión dado que estaban abiertas las heridas de la Guerra de las Malvinas. 

Maradona tomó para sí el partido. Su primer gol es considerado una joya dentro de los mundiales. Tomó el balón cerca de la mitad de la cancha para ir eliminando rivales ingleses uno a uno, hasta llevar el balón a las redes. 

Luego, con el partido empatado a un gol vendría la anotación más polémica de las Copas del Mundo. Diego había entregado un pase a Jorge Valdano quien fue bloqueado por un defensor inglés, Steve Hodge. 

Hodge, en su afán de despejar, envió el balón hacia atrás vía aérea, donde se encontraba Maradona. Diego, hábilmente se adelantó a la salida del arquero inglés y envió el balón a la red con su mano, lo cual fue definida como 'la mano de Dios'

En semifinales, Argentina superó a Bélgica y luego derrotó a Alemania Federal 3-2 en la final para consagrarse por segunda vez en el torneo.

Maradona en Italia y su compleja vida fuera de las canchas

Luego de su paso, no tan esperado, por el Barcelona de España, Diego fue a jugar en Italia con el Napoli, club en el que disputó un total de 188 partidos entre 1984 y 1991, en los cuales anotó 81 goles. 

Durante su periplo por tierras italianas, Maradona logró darle al club dos campeonatos (1986 -87 y 1989-90) además de una Copa de la UEFA en la campaña 1988-89. 

Sin embargo, ya sobre el final de su vida futbolística en Italia, Diego se vio envuelto en un caso de posesión de estupefacientes. Fue en mayo de 1991, cuando el jugador salió escoltado por policías, una noticia que cayó como un aguacero en la sociedad argentina. 

"Desde poco antes de las seis de la tarde, las radios desplazaron sus unidades móviles a las inmediaciones del lugar y comenzaron la transmisión de los hechos como si se tratase de un partido, incluidos los errores en la identificación de los protagonistas de algunas jugadas", pronunciaba un reporte de la época. 

Dicha acción completó una suspensión que había recibido por el Comité de Disciplina de la Liga italiana de fútbol por haber consumido cocaína previo al partido Napoli – Bari disputado el mes de marzo de 1991. La suspensión se extendería hasta junio de 1992. 

Nadie ha reemplazado a Diego Maradona en el corazón de la afición del Napoli.
Nadie ha reemplazado a Diego Maradona en el corazón de la afición del Napoli. Carlo Hermann AFP/File

Tras permanecer fuera del fútbol por 14 meses, y dos años de la Selección, Maradona regresaría a jugar en Sevilla, para la temporada 1992-1993 y ese último año con Newell's, de su país. Además volvió a la Selección Argentina para disputar el Mundial de Estados Unidos 1994. 

Durante esa Copa del Mundo, Maradona volvería a recaer en las drogas. Un examen practicado tras el partido contra Grecia arrojó sustancias prohibidas en su organismo, lo cual marcó el fin de su carrera como futbolista. 

Pasados los años, Diego seguiría afectado por los excesos. De acuerdo con sus médicos, el exjugador había estado alejado de las drogas pero, tras ser operado de un hematoma subdural en el cerebro, presentó un cuadro de abstinencia.

Maradona falleció el 25 de noviembre de 2020, cuatro años después de la muerte de Fidel Castro, líder de la Revolución Cubana de 1959 y quien fue cercano a Maradona, mucho más durante su estadía en Cuba para tratar su afección a las drogas.

En Argentina, deportivamente, Maradona es visto como un dios al punto que existe una 'iglesia maradoniana'. Para otros fue el mejor jugador del siglo XX, a pesar de sus excesos y polémicas fuera de la cancha. 

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24