Muere el astro argentino Diego Armando Maradona

Archivo: Maradona entrenando con la selección de Argentina en el Mundial de México 1986.
Archivo: Maradona entrenando con la selección de Argentina en el Mundial de México 1986. © Jorge Durán / AFP

A los 60 años, la leyenda del fútbol Diego Maradona murió tras sufrir un paro cardíaco en su vivienda de la provincia de Buenos Aires. El Gobierno argentino decretó tres días de luto nacional mientras millones de fanáticos alrededor del mundo lamentan la pérdida del Diez. 

Anuncios

Diego Armando Maradona, leyenda del fútbol mundial, murió este 25 de noviembre en la provincia de Buenos Aires, la misma que lo vio nacer el 30 de octubre de 1960. Desde allí catapultó su carrera en la que más tarde fue reconocido como el mejor futbolista de la historia, junto al brasileño Pelé.

La noticia fue confirmada por diversas fuentes cercanas al argentino, venerado por millones de fanáticos en todo el mundo, tras una vida de hazañas deportivas, pero también marcada por problemas de salud y sus adicciones. 

Los medios locales informaron sobre las 13:00 hora local que el campeón del mundo (México 1986) había sufrido un paro cardíaco en su casa. Las cuatro ambulancias que llegaron para asistirlo alertaron sobre la gravedad de la situación.

Minutos después, Matías Morla, agente y amigo de Maradona, confirmó el deceso del futbolista. Lo propio hizo el jefe de prensa Sebastián Sanchi en declaraciones a EFE. 

El capitán que llevó a la selección de su país a consagrarse campeona del Mundial de Fútbol de 1986, falleció en su casa a las afueras de la capital argentina, luego de haber sido dado de alta el pasado 11 de noviembre, de una clínica de Buenos Aires, ocho días después de ser sometido a una cirugía por un edema craneal.

Según la agencia argentina Télam, Maradona reposaba tras el incidente clínico mientras su equipo médico definía los pasos para iniciar un tratamiento que le ayudara a controlar "su adicción al alcohol y su dependencia a los fármacos".

Tres días de luto nacional en Argentina 

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, lamentó el fallecimiento de la figura y decretó tres días de luto nacional. "Nos llevaste a lo más alto del mundo. Nos hiciste inmensamente felices. Fuiste el más grande de todos", dijo el mandatario.

Maradona jugó 676 partidos y anotó 345 goles en sus 21 años de carrera deportiva, entre la selección y los clubes; un legado convertido en mito por su ingenio y personalidad.

La noticia causa gran conmoción en Argentina, donde el astro es admirado, respetado y hasta endiosado. Pero el pesar por la muerte del futbolista ha cruzado fronteras, como es usual para una figura mundial, y las condolencias han llegado de sus antiguos equipos Napoli (Italia) y Barcelona (España).

Es tan grande el desconcierto en la ciudad italiana que el alcalde de la ciudad, Luigi de Magistris, decretó el luto y propuso poner el nombre de Maradona al estadio San Paolo.

No es para menos: Diego Armando Maradona fue el ídolo absoluto del Napoli luego de que conquistara dos títulos ligueros entre 1984 y 1991. "Maradona es Nápoles", resumió el alcalde, que se suma a otros políticos, futbolistas, deportistas y personalidades que este miércoles honran al Diez argentino. 

Maradona, el mito 

En las canchas del humilde barrio de Villa Fiorito se formó el hombre que más tarde haría historia, desde sus 15 años de edad fue fichado por Argentinos Juniors y desde entonces, por años, su ascenso deportivo fue imparable.

Entre los equipos de los que formó parte está el Napoli de Italia, en el que jugó entre 1984 y 1991, lo que ayudó a la ciudad a ganar su primer título de liga de la Serie A.

Aunque algunos lo recuerdan por su zurda magistral que le dio el apodo de “la mano de Dios”, por el gol anotado en los cuartos de final del Mundial del 86, su talento y hazañas en el campo de juego fueron innegables y sorprendieron a sus más grandes rivales como Inglaterra.

Diego Maradona se prepara para patear bajo la presión de Gary Stevens en la victoria de Argentina 2-1 sobre Inglaterra en los cuartos de final del Mundial de 1986. © AFP
Diego Maradona se prepara para patear bajo la presión de Gary Stevens en la victoria de Argentina 2-1 sobre Inglaterra en los cuartos de final del Mundial de 1986. © AFP © AFP

Como jugador activo se desempeñó hasta 1997 con el Boca Juniors y en los últimos años se desempeñó como director técnico de varios equipos como Dorados de Sinaloa en México y el Gimnasia y Esgrima de La Plata, la más reciente selección donde laboró.

Tras años de triunfos en el fútbol, sus tropiezos de salud y problemas de adicción de drogas, que incluso lo llevaron al borde de la muerte en el 2000 y 2004, acapararon los titulares de la prensa deportiva dentro y fuera de su país.

Maradona también causó controversias fuera del terreno de juego por sus estrechas amistades con los líderes de la izquierda latinoamericana como los fallecidos presidentes de Cuba, Fidel Castro y de Venezuela Hugo Chávez. Una cercanía de la que hacía alarde con orgullo, inusual para una figura deportiva de su dimensión.

Pese a sus quebrantos de salud, caídas profesionales y polémicas, Maradona queda grabado en la historia del fútbol como uno de sus mayores astros.

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24