El Bayern vence a Tigres con polémica y consigue el preciado 'sextete'

Manuel Neuer, capitán del Bayern de Múnich, levanta el trofeo que los acredita como campeones del Mundial de Clubes de la Fifa. Doha, Qatar, 11 de febrero de 2021.
Manuel Neuer, capitán del Bayern de Múnich, levanta el trofeo que los acredita como campeones del Mundial de Clubes de la Fifa. Doha, Qatar, 11 de febrero de 2021. © Mohammed Dabbous / Reuters

El conjunto bávaro se impuso por la mínima a la escuadra mexicana en Doha, tras un gol de Pavard marcado por una posible mano previa de Robert Lewandowski. Los alemanes igualan la gesta del Barcelona de Pep Guardiola.

Anuncios

La hegemonía de Europa en el Mundial de Clubes se mantiene. Esta vez fue el Bayern de Múnich el que defendió la corona para el viejo continente. Lo hizo en la final disputada este 11 de febrero en Doha, Qatar, ante Tigres.

Los mexicanos hicieron historia en este duelo al ser el primer equipo de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf) en llegar hasta esta instancia.

Sobre el terreno, Bayern y Tigres protagonizaron un duelo reñido en el que los germanos tuvieron más opciones de gol (nueve disparos entre los tres palos frente a uno). Ese dominio se reflejó al minuto 17 con un gol anulado a los alemanes.

Fue Joshua Kimmich quien puso el balón en el fondo de la red, pero su compañero Robert Lewandowski estaba adelantado y tras la revisión del VAR, el árbitro decretó que participaba en la jugada y por ello el tanto quedaba invalidado.

André-Pierre Gignac, estrella y capitán de Tigres, pelea por una pelota en la final del Mundial de Clubes ante el Bayern de Múnich en Doha, Qatar. 11 de febrero de 2021.
André-Pierre Gignac, estrella y capitán de Tigres, pelea por una pelota en la final del Mundial de Clubes ante el Bayern de Múnich en Doha, Qatar. 11 de febrero de 2021. © Noushad Thekkayil / EFE

Tigres tenía orden, salía jugando con la pelota y presionaba al Bayern, pero arriba no hacía chispa. La ofensiva de los de Monterrey se resumía en los intentos de su estrella, el delantero francés André-Pierre Gignac, intentando combinar con el colombiano Luis Quiñones.

Una jugada controvertida decidió el encuentro

Aunque el Bayern era superior, eso no se reflejaba en el marcador. Fue hasta el minuto 59 cuando el resultado se inclinó en favor de los europeos. El gol lo hizo el lateral francés Benjamin Pavard tras rematar una pelota muerta en el área.

El árbitro revisó la jugada, de nuevo, por una posible posición irregular de Lewandowski. Esta vez el gol no se anuló, pero en la repetición se puede apreciar una posible mano del goleador polaco en la antesala del remate de Pavard.

“Hoy hubo un gol que no es válido pero fue el que, al final, determinó que ellos son los que ganaron el título”. Así de tajante se mostró el ‘Tuca’ Ferretti, técnico de Tigres.

Por su parte, Hansi Flick, entrenador del Bayern, felicitó a su equipo por haber logrado algo “histórico”. Y es que el Bayern sumó su sexto campeonato en nueve meses e igualó la hazaña del Barcelona de 2009, dirigido por Pep Guardiola, que también consiguió los seis títulos en disputa: liga, copa, Champions League, las dos supercopas y el Mundial de Clubes.

Otra decepción para el Palmeiras y para la Conmebol

Si ya no haber clasificado a la final del Mundial de Clubes había sido una decepción para el Palmeiras, tras su eliminación en semifinales ante Tigres, el peor escenario se dio en el partido por el tercer puesto.

Los brasileños cayeron en penaltis ante el egipcio Al-Ahly y se van de Qatar con una doble derrota. Es un golpe para la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), que desde 2012 no puede levantar este trofeo.

Lo que era antes un clásico duelo entre Sudamérica y Europa en la final de este certamen, ha pasado a abrirse a candidatos de resto del mundo que buscan dar la sorpresa ante el rival de la UEFA.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24