"La Superliga escupe en la cara a los que aman el fútbol", dice el presidente de la UEFA

El presidente de la UEFA , Aleksander Ceferin, llega a una conferencia de prensa en Stara Pazova, Serbia, el 31 de marzo de 2017.
El presidente de la UEFA , Aleksander Ceferin, llega a una conferencia de prensa en Stara Pazova, Serbia, el 31 de marzo de 2017. © ©Antonio Bronic / Reuters

La UEFA, como organismo rector del fútbol europeo, reaccionó a la intención de 12 clubes, considerados los más poderosos económicamente, de poner en marcha una competición que supondría un choque con los estatutos actuales que rigen el fútbol mundial. El organismo cuenta con el respaldo de parte de la afición, gobiernos y federaciones que han calificado la iniciativa como “separatista”. 

Anuncios

El domingo 18 de abril quedará marcado como el día en que 12 clubes de fútbol europeos (Real Madrid, Barcelona, Atlético, Milan, Arsenal, Chelsea, Inter, Juve, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham) le declararon la guerra a una de las confederaciones de fútbol más poderosas en el mundo, la UEFA. 

Esos conjuntos han decidido llevar adelante una iniciativa que había sido un secreto a voces durante años: la Superliga, un torneo que por sus características supondría un enfrentamiento con los actuales formatos de la Champions League y Europa League, competencias en la que participan clubes de Europa debido a sus méritos deportivos. 

El 19 de abril, 24 horas después de haberse revelado el comunicado fundacional de la Superliga, el esloveno Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA (organismo rector del fútbol en Europa) se pronunció sobre la situación y, entre otras cosas, adelantó que sopesan sanciones para los clubes que promueven la iniciativa. 

"Estamos evaluando la situación con nuestro equipo jurídico. Todavía es pronto porque lo anunciaron anoche. Vamos a imponer todas las sanciones que podamos cuanto antes, sacarles de todas las competiciones y prohibir a los jugadores participar en nuestras competiciones", señaló Ceferin. 

De igual forma, advirtió a los jugadores sobre las sanciones que podrían caer en caso de participar en el proyecto de competición.

"Como ya anunció la FIFA y las seis confederaciones continentales (UEFA, Conmebol, CAF, AFC, Concacaf y OFC) los jugadores que participen en la liga cerrada (Superliga) no podrán representarse a sus selecciones nacionales, por lo que no podrán jugar en la Copa del Mundo y la Euro”, agregó. 

Gobiernos europeos levantan su voz contra del proyecto 

Ceferin calificó el proyecto de la Superliga como “fruto de la avaricia, el egoísmo y el narcisismo de algunos". Adicionalmente, el torneo ha sido definido como una “liga cerrada”, donde los 12 clubes fundadores tienen garantizada su participación (esperan ser 15) y otros serían incluidos por sus méritos deportivos. 

La situación, considerada como excluyente para algunos líderes europeos, ha provocado pronunciamientos al más alto nivel. 

“Debemos defender un modelo europeo de deporte basado en valores, basado en la diversidad y la inclusión. No hay margen para reservarlo para los pocos clubes ricos y poderosos que quieren estrechar lazos”, dijo Margaritis Schinas, comisario de promoción del estilo de vida europeo. 

En ese sentido se pronunció también Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido, quien calificó la acción como “planes perjudiciales para el fútbol”.

En España, la posición gubernamental ha sido distinta y el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, expresó que quiere escuchar a las partes con el objetivo de llegar a un acuerdo. 

“Tenemos principios, ideas, criterios propios, pero quiero escuchar a todo el mundo para ver lo que plantean realmente", dijo el ministro quien agregó que “como Gobierno su intención es que la liga de fútbol en España no se devalúe”. 

Por su parte, a través de un comunicado emitido por el Palacio del Elíseo, se conoció el respaldo del presidente francés a la negativa de los clubes de su país a participar en el proyecto. "El presidente de la República acoge con satisfacción la posición de los clubes franceses de negarse a participar en un proyecto de la Superliga de fútbol europea, amenazando el principio de solidaridad y mérito deportivo". 

En esa misma línea se pronunció Karl-Heinz Rummenigge, consejero delegado del Bayern de Múnich, dejando clara la posición del club en participar en la iniciativa. 

"El FC Bayern no participó en la planificación de una Superliga y acoge con satisfacción las reformas de la Champions League porque creemos que son el paso adecuado para el desarrollo del fútbol europeo (...) No creo que la Superliga vaya a solucionar los problemas económicos de los clubes europeos provocados por el coronavirus. Por el contrario, todos los clubes de Europa deberían trabajar solidariamente para garantizar que la estructura de costes, en particular los sueldos de los jugadores y los honorarios de los agentes, se ajusten a los ingresos para que el fútbol europeo sea más racional”, comunicó el club. 

Ceferin, quien agradeció el respaldo de los líderes europeos y una parte de los aficionados que se han mostrado en contra de la iniciativa, no descarta que pueda existir una solución razonable y dio una nueva bienvenida a los clubes que desistan del proyecto. 

Manchester United y Juventus empiezan a ganar económicamente 

De acuerdo con Ceferin, la idea de “la Superliga se iba tramando desde hace años”. Además, medios como 'El Correo de España' señalan que la iniciativa busca mejorar los ingresos económicos de los clubes bajo un formato similar al que tiene la NBA. 

La intención de los 12 fundadores es contar con la participación de 20 clubes, 12 que tienen garantizada su presencia, tres que aspiran sumar más adelante como fundadores y otros cinco que se incluirían por méritos deportivos. 

Ya en el continente existe un ejemplo de una rebelión similar, la Euroliga de baloncesto, que tuvo su comienzo en el año 2000 y supuso una confrontación de los principales clubes europeos de la disciplina contra la Federación Internacional de Baloncesto. 

Por otro lado, y de acuerdo con la publicación 'El Correo de España', las amenazas de Ceferin podrían diluirse debido a que estaría poniendo en riesgo sus propias competiciones (Champions, Europa League y Eurocopa) que resultan en fuentes de ingresos. 

Pocas horas después de haberse anunciado la creación de la Superliga, clubes europeos que cotizan en bolsa vieron crecer el valor de sus acciones. El Manchester United, que cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York, sobre el mediodía del 19 de abril, había visto un crecimiento de 9,84 % en el valor de la acción. Por su parte Juventus, club que cotiza en la Bolsa de Milán, vio un aumento de 17,85 % en el valor de sus acciones. 

Por lo pronto, la UEFA ha anunciado cambios en el formato de la Champions League a partir de la temporada 2024 que, entre otras cosas, supone la ampliación en el número de equipos a 36 participantes. 

Con EFE y Reuters.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24