El nadador birmano Win Htet Oo renuncia a su sueño olímpico en protesta contra la Junta militar

El birmano Win Htet Oo antes de entrenar en el Melbourne Aquatic Centre, el 29 de abril de 2021
El birmano Win Htet Oo antes de entrenar en el Melbourne Aquatic Centre, el 29 de abril de 2021 © Asanka Brendon Ratnayake / AFP

Win Htet Oo, un nadador de Myanmar, decidió no participar en los Juegos Olímpicos de Tokio para protestar contra el régimen militar en su país. Explicó que se rehúsa a prestarse para ese “ejercicio de propaganda”.

Anuncios

El sueño de Win Htet Oo era participar en los Juegos Olímpicos. Sin embargo, este nadador birmano renunció a competir en Tokio. Una decisión que representa una protesta contra la Junta militar que dirige su país tras el golpe de Estado del 1 de febrero, afirmando que participar bajo esas condiciones sería hacerle “propaganda” al régimen. 

En 2019, durante los Juegos del Sudeste Asiático, Win Htet Oo realizó una crono que le permitió ser seleccionado para los 50 metros de nado libre, entrando a competir potencialmente para Tokio.

Pero hace unas semanas, mientras los atletas del mundo entero esperan con impaciencia poder participar por fin en la edición de 2020, aplazada un año, el nadador de 26 años anunció que renunciaba.

“Aceptar el MOC (Comité Nacional Olímpico birmano) tal como está dirigido actualmente es reconocer la legitimidad de un régimen asesino”, escribió el 10 de abril en Facebook. “En el desfile de las naciones no marcharé bajo una bandera impregnada de la sangre de mi pueblo”. 

El Ejército tomó el poder en Birmania el 1 de febrero de 2021 durante un golpe de Estado que derrocó el gobierno civil de la antigua premio Nobel de la paz Aung San Suu Kyi. Desde entonces, el país ha estado sumido en una profunda crisis. Los militares reprimen con violencia las manifestaciones que ocurren casi a diario, organizadas para exigir el regreso de la democracia. 

Una mujer pasa por una calle con salpicaduras de pintura roja lanzadas por manifestantes antigolpistas durante una manifestación en Yangón, Myanmar, el 6 de abril de 2021.
Una mujer pasa por una calle con salpicaduras de pintura roja lanzadas por manifestantes antigolpistas durante una manifestación en Yangón, Myanmar, el 6 de abril de 2021. © AP Photo

También ha surgido un amplio movimiento de desobediencia civil, paralizando una gran parte de la economía y de los servicios públicos del país. 

Para Win Htet Oo, renunciar a Tokio fue su manera de participar en ese movimiento. 

“Quería mostrarle a los birmanos que los atletas podían participar en el movimiento de desobediencia civil”, declaró a la AFP, expresándose desde Melbourne, en Australia, donde reside. “Imaginarme marchando sonriente detrás de mi bandera, como si todo estuviera bien en Myanmar, francamente me hizo sentir asco (…) Habría sido un ejercicio de propaganda”. 

Rechazada una petición para competir bajo una bandera neutra

La comunidad internacional ha condenado ampliamente las acciones de la Junta y grandes potencias como Estados Unidos, la Unión Europea y Gran Bretaña han impuesto sanciones contra los militares de alto rango. 

En marzo, Win Htet Oo le escribió al Comité Olímpico Internacional (COI), pidiendo competir como “atleta olímpico independiente” a causa de la continua violencia en su país, pero su petición fue rechazada. 

“Trato de hacerle saber al COI y a las personas en general que el MOC no es un comité olímpico legítimo y que mancha los valores olímpicos”, dijo lamentándose.

El COI declaró ante la AFP que “hasta donde sabemos”, Win Htet Oo todavía no había sido seleccionado por el equipo de Myanmar. 

Para Win Htet Oo, faltar a Tokio 2020 es renunciar a un sueño de infancia, el que lo motivó a instalarse en Melbourne en 2017 para acelerar su entrenamiento. 

En Myanmar hay millones de jóvenes que han visto sus sueños y aspiraciones desvanecerse

Hoy en día, trabaja como profesor de natación en un inmenso complejo deportivo, donde ve a los deportistas australianos entrenarse para los Juegos Olímpicos y nada largos durante sus pausas. 

Win Htet Oo afirma que no tiene “ningún remordimiento”. “Para mí es solamente el sueño de una persona de ir a los Juegos Olímpicos, pero en Myanmar hay millones de jóvenes que han visto sus sueños y aspiraciones desvanecerse”, declaró. 

Además de los Juegos Olímpicos, su otro sueño sería contribuir a que haya paz en las zonas en conflicto de su país, regresando y popularizando el deporte entre los jóvenes. 

Mientras el país se dirige hacia “un futuro sombrío”, Win Htet Oo dice que se siente obligado a unirse al combate, para gran consternación de su familia en Australia. 

“Apenas se levanten las restricciones para viajar, quiero regresar a Myanmar para continuar la lucha, si es posible”, dijo. “Es en lo que pienso todos los días”. 

 

Con AFP

Este artículo fue adaptado de su original en francés 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24