Copa América: Brasil trabaja a contrarreloj para realizar el torneo

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, sostiene el trofeo de la Copa América mientras los miembros de la selección brasileña celebran después de ganar el título en el Estadio Maracaná de Río de Janeiro, Brasil, el 7 de julio de 2019.
El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, sostiene el trofeo de la Copa América mientras los miembros de la selección brasileña celebran después de ganar el título en el Estadio Maracaná de Río de Janeiro, Brasil, el 7 de julio de 2019. © Carl de Souza / AFP

La Copa América, el torneo de fútbol más antiguo del mundo, se desarrollará en Brasil desde el próximo 13 de junio, pese a que una parte de la población se opone debido a que el país padece de una crisis sanitaria por el alto número de contagios y muertes por Covid-19. A pocos días del pitido inicial, el evento espera por la decisión de la Corte Suprema de Justicia, que votará sobre la realización de la competencia, y afronta el retiro de algunos patrocinantes. 

Anuncios

La edición 47 de la Copa América quedará marcada para la historia. El torneo, que reúne a las diez selecciones pertenecientes a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y cuenta con 105 años de creado, se ha visto empañado en los últimos días por una serie de eventos extradeportivos que incluyen, entre otras cosas, acciones y pronunciamientos políticos. 

Vale recordar que esta edición, prevista inicialmente para el año 2020, tenía como sede a Argentina y Colombia, siendo la primera vez que dos países acogen el evento de manera simultánea. No obstante, a pocos días de su realización, ambas naciones debieron ser sustituidas por la crisis sanitaria, en el caso de Argentina, y la crisis social que se vive en Colombia. 

Ante el retiro de la sede, la Conmebol en un movimiento inesperado anunció la realización de la Copa América en Brasil. Esta decisión fue vista con sorpresa y escepticismo por muchos en la nación debido a que es la más afectada en la región por la pandemia. 

Tras conocerse sobre la decisión, partidos políticos opositores al Gobierno de Bolsonaro, entre ellos el Partido de los Trabajadores (PT), se pronunciaron en contra del evento bajo el argumento que podría empeorar la crisis sanitaria.

Bolsonaro se erige como salvador de la copa en medio de protestas

Desde un primer momento, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se ha mostrado escéptico con el Covid-19, a pesar de haber contraído la enfermedad, y ha defendido a toda costa el mantener abiertos diversos sectores con la finalidad de evitar una caída de la economía. 

Pero Brasil, a pesar del respaldo gubernamental, se presenta como el peor candidato para acoger un evento como la Copa América, ya que de acuerdo con cifras oficiales, la nación registra 17,1 millones de contagios y 479.515 muertes asociadas por la enfermedad. 

Previo a la decisión del órgano rector del fútbol en Sudamérica, el presidente Jair Bolsonaro debió afrontar una serie de protestas en su contra por el manejo de la gestión de la pandemia. Adicionalmente, en el Senado, una comisión investiga presuntas omisiones del Ejecutivo durante el brote de la enfermedad, lo cual habría provocado un aumento en los contagios y muertes en algunas de las regiones del país. 

Toda la tensión, que se presentó días antes de la reanudación del proceso eliminatorio a la Copa del Mundo Qatar 2022, motivó a algunos jugadores de la selección nacional de fútbol de Brasil a generar incertidumbre ante una posible no participación en el torneo. No obstante, la situación se calmó tras un comunicado emitido durante la noche del 8 de junio luego del partido entre la ‘canarinha’ y su similar de Paraguay. 

En el documento, los jugadores expresaron estar en contra de la copa por “el manejo que la Conmebol le dio al torneo” y dejaron claro que disputarán el mismo. 

“Somos un grupo cohesionado, pero con ideas diferentes. Por diversas razones, ya sean humanitarias o profesionales, estamos insatisfechos con la conducción de la Copa América por parte de la Conmebol, ya sea que se haya realizado más tarde en Chile o incluso en Brasil”, se lee en parte del comunicado emitido por los jugadores.

En medio del ambiente convulso, la Confederación Brasileña de Fútbol, en quien recae la organización del evento, anunció la separación por un período de 30 días de su presidente, Rogério Caboclo, por las investigaciones ante un presunto caso de acoso sexual. 

Decisión judicial y retiro de patrocinadores, otro contra para el torneo

La tensión generada por la copa en territorio brasileño a nivel político llevó a que algunos opositores introdujeran peticiones al Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) para impedir la realización del torneo. 

Respecto a estas peticiones, entre las que se encuentra una emitida por el PT, los jueces votarían respecto a la posibilidad de suspender el evento. De acuerdo con el diario brasileño ‘Globo’, cinco ministros (magistrados), de un total de 11 que componen el organismo, rechazaron las peticiones para cancelar la copa. 

Entre quienes optaron por la realización del evento se encuentra el ministro Ricardo Lewandowski, quien en otras ocasiones ha adversado al presidente Bolsonaro por evitar medidas impuestas a nivel local para evitar los contagios, cuya decisión en este caso se sustenta en la realización de partidos de fútbol del campeonato doméstico y otros de carácter internacional como la Copa Libertadores o Sudamericana al tiempo que solicitó la presentación de un protocolo de bioseguridad por parte de los estados que albergarán los partidos. 

Otro golpe que sufrió el torneo a días de su realización fue el retiro del respaldo de algunas marcas patrocinantes. MasterCard, la multinacional de tarjetas de crédito, indicó en un comunicado que retiraría su logo del torneo pero que mantenía su compromiso económico, el cual no fue especificado. Una medida similar tomó el grupo AB Inbev. 

En el Gobierno de Brasil, que trabaja en una serie de medidas para evitar un aumento de contagios durante el desarrollo del evento, se ha anunciado que se hará cumplir los protocolos sanitarios, entre ellos, la no presencia de público en los estadios. 

Asimismo, y gracias al respaldo de la Conmebol, ha solicitado que los futbolistas de los países participantes lleguen vacunados al país y se le hará una evaluación a todo el conjunto, incluido el cuerpo técnico, cada 48 horas. 

Con EFE, Reuters y medios brasileños

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24