TDF2021

Cavendish le saca lustre a su chapa; Van der Poel sigue como líder del Tour

La alegría del británico Mark Cavendish, ganador de la cuarta etapa del Tour de Francia, disputada entre Redon y Fougères, el 29 de junio de 2021.
La alegría del británico Mark Cavendish, ganador de la cuarta etapa del Tour de Francia, disputada entre Redon y Fougères, el 29 de junio de 2021. © Daniel Cole / Pool / AFP

El británico, que fue incorporado a último momento por el equipo Deceuninck-Quick Step, ratificó su resurrección y logró su 31ª victoria en el Tour de Francia, cinco años después de su último éxito. Tras un esprint limpio, no hubo cambios en la general, liderada por el neerlandés Mathieu van der Poel.

Anuncios

De estar a punto de no participar a escribir un nuevo capítulo en su prolífica historia en el Tour de Francia. La victoria de Mark Cavendish en la cuarta etapa no fue una más, sino que ratifica la resurrección del ciclista británico.

Cavendish fue incluido en la alineación del Deceuninck-Quick Step para el Tour a último momento, luego de que el irlandés Sam Bennett -ganador del maillot verde de la regularidad en 2020- fuera descartado por su mal estado de forma y algunas desavenencias con el jefe del equipo.

Y el nacido en la Isla de Mann, de 36 años, respondió a la confianza con un notable triunfo en la cuarta etapa de la vuelta gala este 29 de junio, tras completar con un tiempo de 3 horas, 20 minutos y 17 segundos los 150 kilómetros de recorrido entre Redon y Fougères.

El considerado por muchos como el mejor esprinter de la historia volvió a levantar los brazos en una llegada en el Tour de Francia luego de cinco años, tras la victoria conseguida en Villars-les-Dombes el 16 de julio de 2016. Este es su 31º éxito en la ronda gala, ubicándose a 3 del récord del belga Eddy Merckx.

Por eso, cuando dejó atrás en la meta al francés Nacer Bouhanni (Arkéa-Samsic) y al belga Jasper Philipsen (Alpecin-Fenix), la emoción se apoderó de Cavendish, que a finales de 2020 coqueteó con el retiro luego de años de altibajos por la combinación de problemas físicos y una depresión diagnosticada en agosto de 2018, según él mismo comentó.

"No sé qué decir", señaló entre lágrimas Cavendish, que llegó al Tour con el envión de las tres victorias conseguidas en el Tour de Turquía en abril.

“El solo hecho de estar aquí es lo suficientemente especial. No sabía que volvería a esta carrera. Honestamente, pensé que nunca regresaría (al Tour), pero las estrellas se han alineado de alguna manera”, admitió el británico.

"No sabíamos que íbamos a llegar aquí, pero vemos qué equipo es este. Mucha gente no creía en mí, pero estos muchachos sí”, enfatizó.

Jornada tranquila para los favoritos, Mathieu van der Poel se mantiene como líder

En la lucha por el maillot amarillo, los favoritos se tomaron un respiro, con la mira en la contrarreloj del miércoles y luego de tres jornadas consecutivas marcadas por las caídas.

Por eso, la cuarta y última etapa en la región de Bretaña inició con una protesta de los ciclistas. Todos los equipos bajaron la velocidad en la parte neutralizada y se detuvieron durante aproximadamente un minuto para reclamar mejores condiciones que ayuden a evitar los accidentes.

En concreto, los competidores piden alargar la zona de seguridad en las llegadas de 3 a 5 kilómetros para minimizar los riesgos.

Luego de eso, solo el belga Brent van Moer (Lotto-Soudal) -que se quedó a 200 metros de coronar una escapada de 140 kilómetros- rompió con la monotonía de la carrera.

En la clasificación general, el belga Mathieu van der Poel (Alpecin-Fenix) sigue vestido de amarillo, con 8 segundos de ventaja sobre el francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step), que esperará que el esfuerzo para ubicar a Cavendish no le pase factura.

En el tercer lugar, a 31 segundos, aparece el ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos-Grenadiers), el mejor ubicado del grupo considerado por los analistas como candidato a ganar el Tour. El campeón defensor, el esloveno Tadej Pogacar, está ocho segundos más atrás que el latinoamericano.

La contrarreloj pone a prueba a los favoritos

La quinta etapa del Tour de Francia significará el primer examen para los candidatos al título, que deberán hacer frente a una contrarreloj larga, de 27,2 kilómetros, que puede acomodar las piezas de cara al resto de la carrera.

Aunque la llegada a París todavía se ve lejos en el horizonte, la tempranera prueba cronometrada -cuya longitud no se veía en la primera semana de un Tour desde 2008-, algo poco habitual en este tipo de competencias, servirá como evaluación de las fuerzas de los ciclistas.

El recorrido desde Changé hasta Laval tendrá una primera parte con varias pequeñas pendientes, pero el tramo final contará con largos falsos llanos, que favorecerán a los velocistas.

El británico Geraint Thomas (Ineos-Grenadiers) y el esloveno Primoz Roglic (Jumbo-Visma) son dos de los apuntados para llevarse la prueba individual cronometrada y así recuperar el tiempo perdido por las duras caídas de la tercera etapa. Precisamente, la incógnita pasa por el estado físico de ambos después de padecer esos golpes.

También hay que anotar al mencionado Carapaz, al defensor de la corona Pogacar y al colombiano Rigoberto Urán (Education First-Nippo), que viene de ganar la Vuelta a Suiza y le pone fichas a esta etapa.

Con EFE y Reuters

Nuestra guía con perfiles, etapas y recorridos para el TDF 2021.
Nuestra guía con perfiles, etapas y recorridos para el TDF 2021. © France 24

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24