FÚTBOL

Euro 2020: con agonía, España e Italia son los primeros en sacar boleto a Wembley

"Los jugadores italianos celebran la clasificación a semifinales tras vencer a Bélgica en el estadio de Múnich, Alemania, 2 de julio, 2021.
"Los jugadores italianos celebran la clasificación a semifinales tras vencer a Bélgica en el estadio de Múnich, Alemania, 2 de julio, 2021. © Reuters - Christof Stache.

Españoles e italianos avanzaron en la primera jornada de cuartos de final del certamen disputado en el Viejo Continente. La Roja empató 1-1 con Suiza tras padecer la ineficacia en la prórroga, pero se impuso 3-1 en los penales; mientras que la Azzurri sacó a Bélgica por 2-1 en el plato fuerte del día y se puso el traje de candidato. El próximo 6 de julio se verán las caras en el mítico estadio de Londres para dirimir un lugar en la final.

Anuncios

La fase de los ocho mejores de la actual edición de la Eurocopa dio inicio con dos partidos con altos componentes emocionales. Si bien futbolísticamente el nivel de los encuentros de hoy fue menor al que brindó la competencia en los últimos días, los desarrollos estuvieron plagados de condimentos épicos.

En el primer turno, España debió imponerse a un equipo granítico y pragmático como Suiza, que tuvo en su portero a la figura sobresaliente de la tarde. Aun así, los dirigidos por Luis Enrique consiguieron meterse entre los cuatro mejores del certamen en la definición por penales.

En el segundo juego del día, Italia confirmó sus intenciones de título y revalidó su condición de candidato al vencer 2-1 a Bélgica, una de las selecciones más firmes de la Euro y que tenía aspiraciones de campeonato. Los comandados por Roberto Mancini desplegaron su renovado fútbol en el primer tiempo y supieron sufrir para resistir los embates en el complemento.

La Roja y la Azzurri jugarán la primera semifinal el martes 6 de julio, cuando los seleccionados históricos choquen en el Estadio de Wembley, en Londres, por un cupo en la final. 

Los penales, la llave de España para vencer a Yann Sommer

El Estadio Krestovski de San Peterburgo fue el escenario donde se abrieron los cuartos de final de la Eurocopa 2020. Suiza y España se midieron luego de protagonizar vibrantes encuentros en la ronda anterior.

En un juego reinado por la paridad, fue La Roja quien se quedó con el ticket rumbo a Wembley, pero para eso debió padecer contra la imbatibilidad del arquero Yann Sommer, sobre todo en el tiempo extra.

En el inicio del cotejo, la postura de Suiza fue otorgarle la posesión de la pelota a España y replegarse en campo propio, presionando la salida de los defensores españoles, reducir los espacios de los mediocampistas y esperar una pérdida para largar veloces contraataques. 

A pesar de algunas insinuaciones de Xherdan Shaqiri y Haris Seferovic que no generaron un peligro real, la ventaja llegó rápidamente para España. Tras una jugada preparada de córner, Jordi Alba sacó un remate que se desvió en Denis Zakaria, descolocó a Sommer y anotó el 1-0 para los dirigidos por Luis Enrique.

Adelante en el marcador, el dominio ibérico se acrecentó. Suiza intentó salir a buscar el empate, pero sin recursos para incomodar al rival. Además, la lesión que obligó a Breel Embolo a abandonar el campo de juego a los 20 minutos acentuó la falta de ideas ofensivas. Con el correr del tiempo, el encuentro cayó en una meseta. Pocas ocasiones de gol, un control territorial de Suiza, pero sin acciones que obligaran a los arqueros a participar. 

En el complemento, la tendencia del desarrollo cambió. Con otra mentalidad, los hombres del bosnio Vladimir Petkovic rodearon a España contra su área. Aún sin chances netas de gol, el dominio helvético tuvo otro sentido contra un adversario que no lastimaba de contraataque. 

Un cabezazo de Zakaria que se fue rozando el poste derecho de Simón y un disparo de Steven Zuber que atajó el portero, fueron avisos de lo que sucedería minutos después. Tras una falla de los zagueros españoles, Remo Freuler capturó una pelota en el área y asistió a Shaqiri para firmar, sin oposición, el empate.

Con la paridad nuevamente establecida, España reactivó su control ante la postura pasiva de Suiza. Sin embargo, fueron incapaces de generar real peligro hasta la expulsión de Freuler, que vio la roja directa por una infracción contra Koke y dejó a su equipo con uno menos a falta de 20 minutos y el alargue. 

Los futbolistas de España salen a festejar tras el penal de Mikel Oyarzábal ante la tristeza de los suizos en el estadio Krestovski, San Petersburgo, Rusia, 2 de julio, 2021.
Los futbolistas de España salen a festejar tras el penal de Mikel Oyarzábal ante la tristeza de los suizos en el estadio Krestovski, San Petersburgo, Rusia, 2 de julio, 2021. © Reuters / Maxim Shemetov

El tiempo extra dio lugar al 'show' de Sommer 

La única explicación para que La Furia no se quedara con el partido en la prórroga fue el nivel exorbitante que mostró el guardameta. Con su equipo completamente replegado, sin los ofensivos Shaqiri y Seferovic, ni la dinámica de Freuler, la estrategia se basó en la resistencia defensiva sostenida por él. 

A los dos minutos, Jordi Alba penetró la última línea rival y envió un centro preciso para que Gerard Moreno, en el vértice del área chica, sacara una volea pegada al palo. Luego, el propio Moreno ensayó un potente remate que Sommer desvió al tiro de esquina a puro reflejo.

Un cabezazo errático de Aymeric Laporte y un disparo colocado de Mikel Oyarzábal fueron dos ocasiones netas que no pudieron romper el cerrojo del portero. Con el cansancio a cuestas, España se resignó a los penales. 

Allí, la jerarquía ofensiva de La Furia hizo la diferencia. Después de que Sergio Busquets estrellara en el palo su definición, Dani Olmo, Moreno y Oyarzábal ajusticiaron a Sommer, que contuvo el disparo de Rodrigo Hernández. La famosa precisión suiza no apareció en el punto penal: tres de los cuatro tiros no terminaron en gol, siendo Mario Gavranovic el único que pudo marcar.

La nueva generación de Italia sacó a Bélgica en el plato fuerte del día

El Allianz Arena de Múnich fue el lugar donde la sangre fresca de la Azzurri dio una importante confirmación de su gran momento al eliminar al equipo del español Roberto Martínez. Fue un 2-1 trabajado en el primer tiempo que terminó siendo sufrido en los minutos finales del partido. Así, los italianos extienden su invicto a 32 encuentros y las victorias consecutivas ya alcanzan las 13.

La tendencia del principio tuvo a Italia como dominadora de la pelota y con la concesión del campo ante el repliegue de Bélgica. Sin embargo, le costó a los de Mancini entrar en sintonía con el ritmo del desarrollo. En las acciones iniciales, los belgas mostraron sus cartas con las conexiones entre Kevin de Bruyne y Romelu Lukaku, quien a pura potencia obligó la respuesta de Gianluigi Donnarumma ante un tiro raso. 

La respuesta italiana no tardó en llegar. Al cuarto de hora, Leonardo Bonucci anotó un gol empujando una pelota que se desvió previamente en Giovanni di Lorenzo y fue anulado por posición adelantada gracias a la implementación del VAR.

Mientras la Azzurri se acomodaba, vencer a Donnarumma fue el impedimento que encontró Bélgica para romper la paridad. El portero surgido del Milan desvió al córner un potente remate realizado por De Bruyne en un contraataque. Esa sería la última intervención de los Diablos Rojos en la primera etapa, porque el dominio italiano se convirtió en total instantes después.

A los 30 minutos, una mala salida de Thomas Vermaelen interceptada en la puerta del área grande le permitió a Nicolò Barella tomar el balón, gambetear a tres rivales en espacios reducidos y ensayar una potente definición inatajable para Thibaut Courtois. Desde la ventaja, la superioridad se incrementó.

En un contexto parejo, el partido se desandaba como pretendía Italia. Además, a los 44, Lorenzo Insigne recortó de izquierda a derecha y, desde afuera del área, sacó un derechazo fulminante para estirar la diferencia a 2-0 con un disparo de categoría.

Sin embargo, el final de la primera mitad tendría un capítulo más: el árbitro esloveno Slavko Vinčić sancionó una infracción polémica de Di Lorenzo contra Jeremy Doku y le otorgó a Bélgica la chance de descontar de penal. Lukaku no perdonó a Donnarumma y puso el 1-2.

"Los jugadores italianos celebran la clasificación a semifinales tras vencer a Bélgica en el estadio de Múnich, Alemania, 2 de julio, 2021.
"Los jugadores italianos celebran la clasificación a semifinales tras vencer a Bélgica en el estadio de Múnich, Alemania, 2 de julio, 2021. © Reuters - Christof Stache.

Spinazzola, el hombre del complemento que evitó el empate y se fue entre llantos

El lateral izquierdo Leonardo Spinazzola protagonizó las acciones más dramáticas de una segunda parte que tuvo a Italia resistiendo empellones faltos de claridad por parte de Bélgica en su afán de encontrar el empate.

La oportunidad más importante que tuvieron los belgas fue un centro de Nacer Chadli que cabeceó Lukaku y Spinazzola sacó en la línea con la cara posterior de la pierna derecha cuando Donnarumma ya estaba vencido. La acción del lateral que se desempeña en la Roma despertó la catarata de agradecimientos de sus compañeros.

Los muchachos de Mancini sacaron a relucir el ADN italiano del catenaccio y fueron una fortaleza impenetrable para Bélgica que tuvo en un remate alto y solitario de Doku su único intento para remontar el resultado.

A 15 minutos del final, una proyección exigente de Spinazzola le valió una rotura del tendón de Aquiles que lo sacó del partido en camilla, con llanto y que lo marginará de la recta final de la Eurocopa. Aunque, claro, su aporte para el sueño italiano ya fue suficiente.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24