Economía

Retiro anticipado de pensiones profundiza la crisis política en Chile y ahora va al Senado

La oposición celebra la votación en el Congreso sobre una reforma constitucional a las pensiones, en medio de la propagación del coronavirus, en Valparaíso, Chile, el 15 de julio de 2020.
La oposición celebra la votación en el Congreso sobre una reforma constitucional a las pensiones, en medio de la propagación del coronavirus, en Valparaíso, Chile, el 15 de julio de 2020. REUTERS - RODRIGO GARRIDO

La Cámara de Diputados dio el visto bueno al proyecto de ley que permite a los ciudadanos retirar hasta el 10% de lo que tengan ahorrado en su fondo privado de pensiones. La iniciativa amenaza con alimentar una ya aguda crisis social en el país.   

Anuncios

A falta del espaldarazo de muchos de los diputados oficialistas, el Gobierno chileno de Sebastián Piñera sufrió un nuevo revés este miércoles 15 de julio y vio cómo el polémico proyecto de retiro anticipado de pensiones avanzó en la Cámara de Diputados.

La iniciativa requería 93 votos favorables y acabó contando con 95 (incluidos 13 oficialistas), así como 36 votos en contra y 22 abstenciones. En el Senado necesitará la aprobación de las tres quintas partes para prosperar.

"Trabajamos intensamente para poder convencer a nuestra coalición, lamentablemente, no pudimos convencerlos a todos", reconoció el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, tras la votación en el Congreso.

Ni siquiera fue suficiente el ofrecimiento que hizo un día antes el presidente Piñera de un bono de 630 dólares para aquellos que se hayan visto afectados económicamente por la pandemia, como parte de un paquete de medidas de alivio.

Cacerolazo por la aprobación del proyecto

Incluso sin tener el resultado de la votación, desde la noche del martes 14 de julio, decenas de chilenos protagonizaron cacerolazos -algunos de los cuales derivaron en actos violentos- para apoyar la medida.

De esta manera, reviven los temores de nuevas jornadas de protesta como las que, meses atrás, convulsionaron al país. El modelo pensional basado en un ahorro obligatorio en un fondo privado fue uno de los detonantes del estallido social.

En lo que se ha considerado como el primer paso hacia una reforma estructural de las pensiones, este proyecto establece que los ciudadanos pueden retirar hasta el 10% de lo que tengan ahorrado, con un mínimo de aproximadamente un millón de pesos chilenos (unos 1.270 dólares) y un máximo de 4,3 millones de pesos (unos 5.500 dólares).

Si se convierte en ley, el retiro podrá hacerse en dos cuotas: la primera mitad dentro de los diez días hábiles después de presentada la solicitud; y el restante en un plazo máximo de 30 días hábiles desde el primer desembolso.

Con EFE y Reuters

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24