Economía

¿Por qué Estados Unidos se está quedando sin monedas?

El 19 de noviembre de 2010, en Washington, D.C., la Casa de la Moneda de Estados Unidos presentó su nuevo ejemplar en el 147 aniversario del discurso de Gettysburg de Abraham Lincoln.
El 19 de noviembre de 2010, en Washington, D.C., la Casa de la Moneda de Estados Unidos presentó su nuevo ejemplar en el 147 aniversario del discurso de Gettysburg de Abraham Lincoln. AFP - CHIP SOMODEVILLA

Los comercios instan a que los usuarios usen débito, crédito u otro tipo de pago, mientras que las autoridades económicas instan a que, quienes tengan monedas guardadas, las pongan de vuelta en circulación.

Anuncios

"Si tienen monedas adicionales en casa, por favor úsenlas para hacer compras, deposítenlas en el banco o traten de cambiarlas", fue el inusual llamado que hizo recientemente el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin.

Las monedas son las inesperadas víctimas de la crisis del coronavirus en ese país. Su uso se ha moderado en tal magnitud, que las autoridades económicas se han visto en la necesidad de pedirles a sus ciudadanos que las pongan en circulación.

"Ayuden a que las monedas se muevan", remarcó el jefe del Tesoro en un mensaje en su cuenta de Twitter.

Y es que, en medio de la aguda crisis económica, con millones de personas sin empleo tras la paralización de la actividad económica, la escasez de monedas es un símbolo de la falta de dinero que sufren muchas familias.

La situación hizo que varias asociaciones de comercios minoristas del país, entre ellas la National Grocers Association (NGA, por sus siglas en inglés) instaran formalmente en una carta a la Reserva Federal y al Departamento del Tesoro a tomar medidas "rápidas" al respecto y facilitar el flujo de monedas.

En concreto, subrayaron que el efectivo representa una tercera parte de las transacciones que los estadounidenses realizan en persona, y tiene especial impacto entre las personas con menores ingresos.

En Estados Unidos, casi un 25% de la población no está bancarizada o está infrabancarizada, es decir, tiene que recurrir a servicios financieros no convencionales, por lo que tiene escaso acceso al dinero plástico.

Por ejemplo, el efectivo representa el 43 por ciento de los pagos realizados por personas con ingresos inferiores a 25.000 dólares anuales y el 35 por ciento de los pagos de aquellos que devengan entre 25.000 y 50.000 dólares.

“Estos estadounidenses corren el mayor riesgo de tener sus compras normales interrumpidas si la escasez de monedas no se aborda rápidamente”, dijo recientemente el gremio.

La escasez de monedas llegó a instancias del Congreso de Estados Unidos

Durante una comparecencia en julio ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, el presidente de la Fed, Jerome Powell, explicó que "lo que ha ocurrido es que, con el cierre parcial de la economía, el flujo de monedas parece haberse casi detenido".

Pero, además, la Fábrica de Moneda limitó el número de empleados en primavera en sus diversas instalaciones para evitar el contagio del coronavirus, aunque en las últimas semanas ha retomado la actividad con normalidad.

Powell indicó que se trata de una situación "temporal" derivada principalmente de problemas de "distribución" y afirmó que el banco central está trabajando con los bancos de los distritos de la Fed para asegurar que "el suministro llegue a donde tiene que llegar".

Una de las medidas que tomó el Gobierno de Estados Unidos, con el aval del Congreso, fue un paquete de estímulos que ofreció cheques de 600 dólares semanales a quienes se hubieran visto afectados por la pandemia.

Sin embargo, después de su expiración el 31 de julio, una segunda fase del programa lleva semanas siendo discutido en por los legisladores, pero no se ha logrado ningún acuerdo (ni se logrará en el corto plazo, ya que los legisladores salieron este viernes a vacaciones).

Con EFE

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24