Saltar al contenido principal
Economía

Brexit en crisis: Bruselas rechaza los planes de Reino Unido para romper el tratado de divorcio

Se ven pequeñas figuras de juguete frente a un logotipo de Brexit en esta imagen de ilustración elaborada el 30 de marzo de 2019.
Se ven pequeñas figuras de juguete frente a un logotipo de Brexit en esta imagen de ilustración elaborada el 30 de marzo de 2019. REUTERS - Dado Ruvic

El Gobierno de Boris Johnson radicó un proyecto de ley que le daría la potestad de ignorar algunas partes del pacto firmado con la Unión Europea. Para muchos, una especie de declaración de guerra política, ya que el bloque comunitario lo ve como una violación del derecho internacional.

Anuncios

Si el acuerdo para que el Reino Unido abandonara la Unión Europea en realidad se tratara de un divorcio, la etapa en la que está podría compararse con una larga y compleja repartición de bienes.

No bastaron los cuatro años de ires y venires para que Londres dejara el bloque comunitario el 31 de enero de este año (divorcio). Para sellar ese compromiso, todavía falta por definir cómo serán sus relaciones comerciales cuando acabe el periodo de transición (repartición de bienes), el próximo 31 de diciembre.

Desde que se oficializó el Brexit, las partes comenzaron a negociar un acuerdo para determinar qué nuevas reglas van regir a partir del primero de enero de 2021. Pero el avance ha sido casi nulo.

“Los acuerdos deben mantenerse”

Al radicar este miércoles 9 de septiembre el proyecto de ley del Mercado Interior, el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, prácticamente hundió las conversaciones comerciales, al reconocer explícitamente que podría violar el derecho internacional e ignorar algunas partes del acuerdo de retirada de la Unión Europea.

La propuesta establece que determinadas disposiciones "surtirán efecto a pesar de la incoherencia o incompatibilidad con el derecho internacional o nacional".

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, tuiteó que "esto violaría el derecho internacional y socavaría la confianza. Pacta sunt servanda = la base de relaciones futuras prósperas", dijo. La frase en latín, que significa "los acuerdos deben mantenerse", es un principio básico del derecho internacional.

El proyecto de ley que fue radicado justo el día en que inició la octava ronda de conversaciones comerciales, abre la puerta para que, si Londres no obtiene resultados favorables en las conversaciones, se marche sin cumplir lo pactado.

El estatus fronterizo de la isla de Irlanda es el motivo de la disputa. La Unión Europea busca que haya algunos controles de las mercancías que pasan entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña continental, pero Boris Johnson lo descarta, a pesar de que se había comprometido a ejercer control sobre las mercancías que pasan por esta zona.

Además, su administración insiste en que los subsidios estatales para el comercio en Irlanda del Norte son un asunto interno y no de la Unión Europea, pero el bloque dice que se necesita un acuerdo sobre el tema para garantizar la igualdad de condiciones.

Mientras tanto, las negociaciones avanzan en Bruselas. Si las partes no logran un divorcio sano, su relación podría verse sometida a un limbo jurídico a partir del primero de enero de 2021, un escenario bastante probable si se tiene en cuenta que la única conclusión en ocho meses de negociación es que acabar con un matrimonio de casi medio siglo no es nada fácil.

France 24 con Reuters y EFE

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.