Economía

Argentina endurece controles al acceso de dólares para evitar fuga de divisas

Un tablero con un acertijo sobre cómo adivinar el precio diario del dólar se ve en el distrito financiero de Buenos Aires el 20 de agosto de 2019.
Un tablero con un acertijo sobre cómo adivinar el precio diario del dólar se ve en el distrito financiero de Buenos Aires el 20 de agosto de 2019. AFP - JUAN MABROMATA

El directorio del Banco Central argentino determinó que el monto de las compras en dólares realizadas con tarjetas de crédito y débito se deducirá del cupo de 200 dólares mensuales que los ciudadanos tienen para comprar divisa extranjera en bancos y casas de cambio.

Anuncios

Que el dólar es “para producir y no para guardar”, fue el mensaje con el que el presidente de Argentina, Alberto Fernández, justificó las nuevas restricciones impuestas a la adquisición de divisas en el país.

El Banco Central decidió aplicar un nuevo impuesto del 35% para la adquisición de la moneda estadounidense y para las compras con tarjetas de débito y crédito en moneda extranjera, que se suma al 30% que ya regía desde diciembre de 2019.

“Lo que hace (la medida) es incrementar en un 35% el valor de todas las compras que se realizan en moneda extranjera, así como para la adquisición de los 200 dólares que tenemos como tope”, precisó el tributarista Iván Sasovsky a France 24.

Efectivamente, el tipo de cambio oficial se vendía en el país, aparte de impuestos, y con un tope de 200 dólares al mes, a 79,25 pesos argentinos. Pero con los cambios de hoy su valor es muy superior.

Además, el directorio del Banco Central determinó que el monto de las compras en dólares hechas con tarjetas -hasta ahora ilimitadas, aunque gravadas con el 30%- se deducirá del cupo de 200 dólares mensuales que los ciudadanos tienen para comprar divisas extranjeras en bancos y casas de cambio.

Sin embargo, si los gastos con tarjeta exceden ese límite mensual de 200 dólares, se reducirá el cupo en los meses siguientes. Por ejemplo, si un ciudadano realiza compras en divisas por 1.000 dólares en un mes con su tarjeta, estará impedido para adquirir dólares por cinco meses.

Sasovsky agregó que “de esta manera, se está aumentando de manera indirecta el tipo de cambio al que tenemos acceso y eso tiene repercusión directa en los precios. Por lo tanto, hoy a cada uno de los ciudadanos de a pie nos costaba 35% más acceder a moneda extranjera”.

En las últimas semanas, la fuerte demanda para comprar esos 200 dólares al mes en el mercado oficial había obligado al Banco Central a vender reservas monetarias para sostener el tipo de cambio oficial.

Es por eso que, para frenar esta tendencia, las nuevas medidas buscan "desalentar la demanda de moneda extranjera que realizan las personas con fines de atesoramiento y gastos con tarjeta".

Si el dólar legal es más caro, el ilegal también

La consecuencia directa, a un día de expedida la medida, fue que se disparara el “dólar blue”, que se adquiere en las llamadas "cuevas cambiarias" (locales clandestinos) o incluso a través de los "arbolitos" (vendedores en la calle).

De los 131 pesos argentinos a los que se ofrecía el dólar blue el miércoles -según cálculos de prensa local especializada-, el jueves subió a 145.

Históricamente, el dólar ha servido de refugio para los ahorros de muchos argentinos, frente a un peso siempre frágil y expuesto a fuertes ciclos devaluatorios.

Hasta diciembre de 2019, cuando asumió Fernández, la moneda argentina acumulaba una depreciación de más del 70% en solo dos años, y desde esa fecha hasta ahora, arrastra una caída de más del 25%.

Pero eso aplica para el llamado dólar oficial, no para un nutrido ramillete de tipos de dólares que rige en el país: desde el “blue”, pasando por el dólar soja, cereal, liqui y muchos otros, hasta el dólar Netflix, que se usa para pagar este tipo de servicios.

Con EFE y medios locales

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24