Joe Biden contra las Big Tech: ¿un combate de titanes?

¿El mandato de Joe Biden se convertirá en uno en el que los gigantes tecnológicos pierdan influencia?
¿El mandato de Joe Biden se convertirá en uno en el que los gigantes tecnológicos pierdan influencia? © Studio Graphique France Média Monde

Desde su llegada a la Casa Blanca, Joe Biden empezó a darle garantías a los partidarios, cada vez más numerosos, de ponerle límites a los gigantes de la tecnología. ¿Podría el mandato del presidente estadounidense convertirse en una pesadilla para Google, Facebook o Amazon?

Anuncios

Se acumulan las nubes en el horizonte de los gigantes del Internet. Por un lado, los directores ejecutivos de las tres plataformas principales -Google, Facebook y Twitter- estuvieron de nuevo en el estrado del Congreso el jueves 25 de julio y hablaron sobre la omnipresente desinformación en las redes sociales.

Pero eso es sólo lo que está ocurriendo a la luz pública. Otro combate parece prepararse tras bambalinas, tal vez más peligroso para los Mark Zuckerberg (director ejecutivo de Facebook), Sundar Pichai (patrón de Google) o Jeff Bezos (director ejecutivo de Amazon) que los asuntos de los representantes.

Del dicho al hecho

La Administración de Joe Biden parece estar armándose para ponerle un límite a los titanes de la tecnología y reducir su influencia que tras varias encuestas le parece demasiado grande a los estadounidenses. 

“Después de la presidencia de Obama, marcada por una cooperación entre el gobierno y Silicon Valley, la de Donald Trump, que expresaba una cierta hostilidad frente a esas empresas, esencialmente en relación con temas sobre la libertad de expresión, Joe Biden también parece querer enfrentarlos por razones más profundas que sus predecesores, que tienen que ver en particular con el derecho a la competencia”, resume Thibault Schrepel, especialista en el derecho a la competencia de la universidad de derecho de Utrecht y de Stanford, contactado por France 24. 

Durante la campaña, Joe Biden se expresó a favor de nuevas reglas para limitar el riesgo de abuso de posición dominante de Google y Amazon. También afirmó que Facebook o Twitter debían hacerse legalmente responsables por contenidos odiosos o por la desinformación que circula por sus plataformas

Sundar Pichai, director ejecutivo de Google, Mark Zuckerberg, fundador de Facebook y Jack Dorsey, director ejecutivo de Twitter, fueron escuchados en el Congreso el 25 de marzo de 2021 sobre la desinformación en las plataformas sociales. (Foto ilustrativa)
Sundar Pichai, director ejecutivo de Google, Mark Zuckerberg, fundador de Facebook y Jack Dorsey, director ejecutivo de Twitter, fueron escuchados en el Congreso el 25 de marzo de 2021 sobre la desinformación en las plataformas sociales. (Foto ilustrativa) © Fabrice Coffrini, Andrew Caballero-Reynolds, Jim Watson, AFP

Desde su llegada a la Casa Blanca, el demócrata empezó a pasar del dicho al hecho. Primero a través de pequeñas acciones, al nombrar al activista anti Big Tech Tim Wu y a Lina Khan, conocida por sus ataques vehementes contra Amazon, en los cargos de consejero económico del presidente y comisaria en la FTC (Federal Trade Commission, la autoridad de regulación del comercio). “Es una señal importante porque es la primera vez que un presidente nombra verdaderos especialistas en estos temas en funciones donde pueden tener un impacto”, resalta Martin Moore, especialista en la regulación de los medios y de la comunicación política en el King’s College de Londres.

Esto es solo el comienzo. “Por ahora, espero ver qué sucede. Es interesante notar, por ejemplo, que no propuso a Lina Khan para el cargo de directora de la FTC, que sigue estando libre. Entonces no sé todavía hasta qué punto esos titanes de la tecnología deben tenerle miedo a la nueva Administración”, considera Thibault Schrepel.

En todo caso, Joe Biden es empujado hacia la izquierda por unos demócratas que quieren combatir. En octubre de 2020, la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes publicó un sorprendente informe de 440 páginas para establecer las bases de una política agresiva que pueda llevar al desmantelamiento de las Gafam. 

Un consenso político

Aunque el presidente estadounidense sigue el ala izquierda de su partido, ¿realmente podrá lograr triunfar en lo que sus predecesores han fracasado? Es decir, cambiar las reglas del juego para multinacionales ultra poderosas, que gastan sin miramientos en lobby y que no se pierden una sola oportunidad para recordar la cantidad de empleos que han generado en Estados Unidos.

Es uno de los pocos temas en Estados Unidos donde hay un consenso entre los demócratas y los republicanos

Su principal ventaja “es la actual dinámica que juega en detrimento de las Gafam”, considera Martin Moore. Con cada escándalo, la imagen de esos gigantes de la red ha desmejorado entre la opinión pública. Pero más importante aún: “Es uno de los pocos temas en Estados Unidos donde hay un consenso entre los demócratas y los republicanos”, resalta el especialista del King’s College.

Sería una valiosa oportunidad para que Joe Biden, al que le encanta demostrar sus talentos de unificador y su capacidad para llegar a acuerdos con los republicanos, gane puntos políticos. “Es un tema ideal para Joe Biden”, confirma Martin Moore. 

Pero todavía falta saber qué hacer. Los republicanos abogan por una derogación o una reforma de la sección 230, una reglamentación que impide juzgar a las redes sociales por los contenidos publicados en las plataformas por los usuarios. Los demócratas tampoco son muy partidarios de esa regla, pues consideran que le permite a Facebook o a YouTube demorarse en limpiar las “fake news” y los contenidos racistas que proliferan en las redes sociales.

Sin embargo, es un terreno minado. “Si se le añaden reglas, el riesgo es que los grandes grupos, que tienen medios financieros y humanitarios acordes, se adapten sin problema mientras que las pequeñas plataformas competidoras no lo lograrán. Al final, eso sólo reforzará la posición dominante de Facebook o Twitter”, previene Martin Moore. Mark Zuckerberg, director ejecutivo de Facebook, es consciente de eso y por eso, durante su alocución el jueves, abogó por una reforma de la sección 230.

¿Los chinos al acecho?

Atacar esa reglamentación es correr entonces el riesgo de reforzar el poder de las Big Tech a causa de esa desigualdad financiera, a diferencia de lo que piden los demócratas. El presidente puede retomar las propuestas del informe de octubre de 2020, que presiona por reformar de manera más profunda el derecho a la competencia en Estados Unidos.

Esa opción tiene el riesgo de contar con un apoyo mucho más tímido por parte de los conservadores. Las reglas que están en vigor actualmente tomaron forma bajo la presidencia de una de las figuras históricas de la derecha estadounidense: Ronald Reagan. Es un acercamiento muy cercano al abuso de posición dominante, que favoreció la emergencia de grandes campeones económicos estadounidenses.

Para Thibault Schrepel, tal vez habría una manera más consensuada para abordar este amplio campo. Una reforma más neutra políticamente sería nombrar cada vez más expertos en esos temas en el seno de las autoridades competentes. “Uno de los problemas actuales es que esas agencias no tienen las competencias para detectar las prácticas anticompetitivas, y la mayor parte de los casos examinados por los tribunales provienen de competidores que presentan una denuncia. Es necesario que esas autoridades sean más proactivas”, considera el especialista de la universidad de Utrecht.

Pero incluso aunque Joe Biden logre encontrar una manera para enfrentarse a los titanes de la tecnología que complazca a todo el mundo, hay otro obstáculo que puede frustrarlo todo: China. “Cualquier medida que busque debilitar el poder de los grupos estadounidenses corre el riesgo de ser percibida como una bendición para los competidores chinos, como Alibaba y Tencent, que están al acecho para tomar partes del mercado”, resume Martin Moore, del King’s College de Londres. Y, políticamente, lo último que Joe Biden necesita en este momento de relaciones tensas con Beijing es dar la impresión de darle un regalo a los competidores chinos de Google, Facebook o Amazon. 

 

Este artículo fue adaptado de su original en francés 

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24