'Blobs': los sorprendentes compañeros de Thomas Pesquet a bordo de la EEI

Blobs en placas de Petri en exhibición en el Parque Zoológico de París.
Blobs en placas de Petri en exhibición en el Parque Zoológico de París. © Stéphane de Sakutin / AFP

El astronauta francés Thomas Pesquet despega el viernes rumbo a su segunda estadía a bordo de la Estación Espacial Internacional. Esta vez lleva consigo cuatro 'blobs', esos particulares organismos unicelulares que no son ni plantas, ni animales, ni hongos. El objetivo: estudiar su comportamiento en el espacio, liberados de la gravedad. 

Anuncios

Para la misión Alpha, Thomas Pesquet realizará múltiples experimentos científicos a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI), hacia la cual se dirigirá el viernes 23 de abril. En la agenda: observar cómo duermen los astronautas en el espacio, hacer crecer una planta, desplazar un objeto con una “pinza acústica”, pero también cuidar a cuatro 'blobs', esos organismos unicelulares que fascinan a la comunidad científica. 

Physarum polycephalum, su nombre científico, el 'blob' es una especie viva difícil de clasificar: no es un animal, tampoco es un vegetal ni un hongo. Compuesto por una sola célula y varios núcleos, es uno de los pocos organismos unicelulares visibles para el ojo humano y su color amarillo le da una apariencia de tortilla o de queso gratinado. 

“El 'blob' es fascinante por muchos motivos. Tiene capacidades excepcionales”, declara entusiasmada Audrey Dussutour, directora de investigación en el Centro de Investigaciones sobre la Cognición Animal del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS), encargada de la operación con su equipo. 

Unas capacidades de resistencia fuera de lo común

No tiene boca pero puede comer. En estado salvaje se alimenta principalmente de esponjas, o de copos de avena en laboratorio. “Puede desplazarse. Si está alimentado también puede aumentar de tamaño cada día”, explica esta especialista en 'blobs', contactada por France 24. 

“Es inteligente aunque no tiene sistema nervioso”, continúa. “Es capaz de aprender, de memorizar, pero también de transmitir informaciones a sus congéneres”. Por ejemplo, es capaz de encontrar el camino en un laberinto. 

El 'blob' también tiene capacidades de resistencia fuera de lo común. “En laboratorio, situado en buenas condiciones, un 'blob' es casi inmortal”, afirma sorprendida Audrey Dussutour. 

En teoría, este organismo necesita estar en un ambiente húmedo, sin oscuridad, con alimento. Si recibe demasiada luz o calor se retrae, se seca y cae en un estado de letargo, un estado inmóvil en el cual puede permanecer varias décadas. “¿Cómo se despierta? Basta con rociarle agua”, explica la científica. Y añade sonriendo: “¡Nuestro 'blob' más viejo tiene 70 años!”.

¿Cómo reaccionará este organismo unicelular en el espacio, liberado de la gravedad? En total serán cuatro en partir a bordo de la EEI, seleccionados por sus capacidades de resistencia.

“No sabemos qué va a pasar”, confiesa Audrey Dussutour. “Veremos cómo se desplazan, cómo se alimentan. Es posible que su comportamiento cambie, que en vez de crecer hacia los lados ganen volumen”. 

“Los pondremos en estado de letargo para el viaje. También es posible que se queden así”, previene. “El efecto de gravedad cero es lo único que no podemos probar en el laboratorio”. 

Una preparación minuciosa

Antes de enviar los 'blobs' al espacio, Audrey Dussutour y su equipo tuvieron que someterse a toda una batería de experimentos y pruebas. “El gran reto era encontrar un método para esterilizarlos, una etapa obligatoria para todo lo que entra a la EEI, sin estresarlos”, explica. “También fue necesario hacer pruebas sobre el efecto de las vibraciones del despegue, seleccionar qué 'blobs' íbamos a enviar".

Además, un equipo de especialistas se encargó de fabricar la “'blob' box”, la caja en la que viajarán estos organismos. “Era necesario construir una caja que les permitiera respirar, asegurando al mismo tiempo que no se puedan escapar”, precisa. Una ardua misión cuando se está familiarizado con el talento de estas criaturas para deslizarse en espacios diminutos. 

De esta manera, en la EEI los cuatros 'blobs' permanecerán en esa caja que los protegerá de la luz. “Para no agredirlos, serán filmados unos segundos cada diez minutos”, explica la científica.

La misión de Thomas Pesquet consistirá en “despertar” a los 'blobs' de su estado de letargo. Luego se llevarán a cabo dos experimentos de manera simultánea durante una semana: dos 'blobs' estarán en cajas llenas de alimento mientras que los otros dos no lo tendrán. Según Audrey Dussutour, “así podremos ver cómo se desplazan, cómo navegan en el espacio y lo compararemos con su comportamiento en la Tierra”. 

Un enfoque pedagógico

Aunque sin duda alguna aportará conocimientos adicionales sobre esta especie excepcional, este experimento tiene ante todo un enfoque pedagógico. Aproximadamente 2.000 cursos franceses de primaria y secundaria recibirán entre tres y cinco 'blobs' para llevar a cabo los mismos experimentos de manera paralela. Así podrán comparar sus resultados con los que se obtendrán a bordo de la EEI. La ocasión podría hacer que nazcan algunas vocaciones entre los alumnos.

La científica espera poder compilar los datos recolectados. “¡Es un buen ejemplo de ciencia participativa!”, se alegra. “Tendremos el mismo experimento realizado 2.000 veces. Espero que esto pueda servir para un artículo científico. Y de esta manera, los alumnos se pondrán en los zapatos de un científico de principio a fin, desde la experimentación hasta el uso de los resultados”. 

Al contrario, los experimentos llevados a cabo en el espacio no podrán llevar a ninguna conclusión científica concreta. “Habría sido necesario enviar al menos diez 'blobs'. Era demasiado costoso”, explica Audrey Dussutour. “Pero, quién sabe, si este primer experimento es positivo puede que enviemos más 'blobs' en una próxima misión”.

Los experimentos en la EEI y en la Tierra se realizarán a finales de septiembre.

 

Este artículo fue adaptado de su original en francés 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24