Los impuestos de Trump y el manejo de la pandemia protagonizan el último debate presidencial

Donald Trump y Joe Biden durante la apertura del debate presidencial final en el Curb Event Center de la Universidad de Belmont en Nashville, Tennessee, Estados Unidos, el 22 de octubre de 2020.
Donald Trump y Joe Biden durante la apertura del debate presidencial final en el Curb Event Center de la Universidad de Belmont en Nashville, Tennessee, Estados Unidos, el 22 de octubre de 2020. © Reuters

En un debate más ordenado y menos acalorado que aquel en el que se sacaron chispas el 29 de septiembre, Donald Trump y Joe Biden se enfrentaron en un último intercambio de cara a los comicios del 3 de noviembre. Los cuestionamientos por el pago de impuestos y la resistencia del republicano a liberar sus declaraciones volvieron a salir a flote en una jornada en la que ambos también se acusaron de recibir dineros de gobiernos extranjeros. El manejo de la pandemia, la crisis económica, la migración y el cambio climático también fueron abordados en el cara a cara.

Anuncios

Combativos, pero sin ofenderse, Donald Trump y Joe Biden se enfrentaron el 22 de octubre en el último debate de cara a las elecciones presidenciales en las que ambos lucharán por llegar a la Casa Blanca. 

Durante la jornada, que se cumplió en la Universidad de Belmont, en Nashville, y que inició a las 20:04 (hora local), el magnate republicano y el exvicepresidente de la administración de Barack Obama no se sacaron chispas, como lo hicieron en el cuestionado intercambio que sostuvieron el 29 de septiembre. 

A pesar de que en esta discusión, que se extendió por 90 minutos, fue implementado un sistema de cierre de micrófonos para que los candidatos a la Presidencia estadounidense no se interrumpieran, ambos insistieron en varias oportunidades en reaccionar a las respuestas de su rival, pero esta vez sin caer en los insultos y de una forma más ordenada. 

Tras el contagio de Trump, que motivó la cancelación de este segundo debate, que en principio había sido programado para el 15 de octubre, la pandemia sobresalió como el primer tema a tratar. 

  • La pandemia y la economía enfrentaron a los candidatos a la Casa Blanca

La gestión de la pandemia es uno de los aspectos que más ha erosionado el mandato de Trump y, ante esto, Biden fue severo en sus criticas al presidente. El demócrata se centró en la falta de medidas para apoyar a los ciudadanos en medio de la crisis y para protegerlos del nuevo coronavirus. 

Para Biden, los republicanos no han ayudado económicamente a los estadounidenses con la adaptación a la llamada "nueva normalidad" y esa es una de las principales causas por las que las cifras de contagios en el país se han disparado. El candidato demócrata aseguró que, en una emergencia así, era necesario haber negociado con Nancy Pelosi medidas económicas en vez de reabrir.

Biden sostuvo una postura dura en la que criticó que el presidente era consciente de la gravedad de la enfermedad desde enero y que "lo ocultó a los estadounidenses", mientras que Trump afirmó que reaccionó suspendiendo los vuelos con China a pesar de que lo acusaran de racista.  

El dilema salud-economía se mantuvo entre los dos candidatos. Trump acusó a su contrincante de querer "hundir la economía del país" a través del cierre y declaró que, a su juicio, es necesario seguir adelante con las actividades financieras y comerciales. 

Con la confianza que lo caracteriza, Trump dijo que las vacunas contra el Covid-19 están cerca de ser creadas y aprobadas e incluso se atrevió a afirmar que, en semanas, podrían estar listas, un anuncio que fue puesto en duda por el candidato demócrata, que lo criticó por haber dado falsas noticias sobre la pandemia.

La polémica sobre el asesor sanitario de la Casa Blanca para el tema de la pandemia, Anthony Fauci, también fue citada durante el debate. Trump criticó severamente al doctor por su gestión de la crisis sanitaria y, posteriormente, lo tachó de "demócrata" y cuestionó sus criterios cambiantes respecto al uso de la mascarilla.

La defensa del sistema de salud basado en los seguros privados fue otra de las tónicas del mandatario republicano. Trump aseguró que los intentos de los demócratas de crear un esquema de salud público muestran una voluntad "socialista". 

Frente a estos dardos, Biden se defendió asegurando que, en plena crisis sanitaria, 22 millones de personas no habrían tenido una cobertura sanitaria durante la pandemia y que, para él y su partido, la salud no debe ser un privilegio, sino un derecho. 

En repetidas ocasiones, Biden intentó abordar el tema por el lado de los ciudadanos con menos recursos que, en muchos casos, son población afroamericana y latina. Por esta línea, continuó con su intención de subir el salario mínimo del país a 15 dólares por hora, algo que Trump calificó de "nefasto para las pequeñas y medianas empresas", ya que según su criterio provocaría más cierres.

El tema del empleo también salió en el debate entre ambos, debido a que los datos presentados por Estados Unidos durante el confinamiento han sido de los peores en la historia del país y Biden los ha aprovechado para criticar al presidente por "la falta de ayudas a los afectados por la pérdida de sus puestos".

En ese sentido, Trump replicó que su ayuda "está lista desde agosto" y que ha sido la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien ha bloqueado su propuesta "con un fin meramente electoral".

  • El choque mutuo por la recepción de dineros provenientes de gobiernos extranjeros

Uno de los puntos más álgidos del debate fue cuando Trump y Biden se acusaron mutuamente de haber recibido dinero de gobiernos extranjeros.

Aunque ambos negaron los directos señalamientos de su rival, Trump aseguró que Biden recibió 3,5 millones de dólares por parte de Rusia, que facilitó varios negocios para sus familiares en territorio iraquí e incluso lo describió como un político corrupto, ante lo que el exvicepresidente se defendió asegurando que el actual mandatario no es un "bebé inocente".  

"Joe consiguió 3,5 millones de dólares de Rusia y vinieron de Vladímir Putin porque fue muy amigable con el exalcalde de Moscú", afirmó Trump. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reacciona cuando él y el candidato demócrata Joe Biden participan en el debate presidencial en el Curb Event Center de la Universidad de Belmont en Nashville, Tennessee, el 22 de octubre de 2020.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reacciona cuando él y el candidato demócrata Joe Biden participan en el debate presidencial en el Curb Event Center de la Universidad de Belmont en Nashville, Tennessee, el 22 de octubre de 2020. © Michael Reynolds / EFE

Ante el señalamiento de su contendiente, Biden negó tajantemente la posibilidad de haber recibido dinero ni de Rusia ni de cualquier otro gobierno y defendió la ética de los negocios realizados por su hijo en Ucrania, punto sobre el cual declaró que Trump intentó sobornar al gobierno de esa nación justamente para que hicieran declaraciones negativas sobre él. 

Tras ser atacado por Trump, Biden arremetió recordando que los pagos de impuestos que el magnate realiza son mayores en el extranjero que en su propio país y sacó a flote el tema que acaparó la atención en los últimos días, por cuenta de las cuentas que el republicano tiene en China. 

Sobre los cuestionamientos por la citada cuenta bancaria en el gigante asiático al que tanto ha criticado públicamente, Trump aseguró que esta solo estuvo activa entre 2013 y 2015 y que fue utilizada para negocios inmobiliarios. 

  • Biden prometió darle la ciudadanía a 11 millones de indocumentados

Uno de los mayores anuncios de la noche se dio por parte del candidato demócrata en el bloque sobre migración. Biden se comprometió a regularizar la situación de 11 millones de personas que permanecen indocumentadas en el país.

La sesión sobre este tema estuvo marcada por las acusaciones a uno y otro lado sobre la gestión de la crisis migratoria, en especial por el trato que recibieron los 545 niños que fueron separados de sus padres en la frontera con México y que siguen sin saber dónde están sus progenitores.

Trump defendió que estos menores se encuentran en una buena situación de salud y que se "están realizando investigaciones sobre el paradero de sus padres", pero alertó que son niños que son transportados por "coyotes y cárteles de narcotráfico" hacia la frontera y que "no están acompañados por sus progenitores cuando llegan a Estados Unidos".

La afirmación de Trump fue criticada por Biden, quien sostuvo que "los padres y los hijos fueron separados al llegar al país por culpa de la política de 'Tolerancia 0' en las fronteras, abanderada por la administración actual".

  • Trump negó ser racista a pesar de criticar al movimiento 'Black Lives Matter'

El bloque dedicado a los temas raciales fue uno de los más esperados por gran parte de la población estadounidense, ya que, durante los últimos meses, se han reavivado movimientos de protesta por todo el país contra la brutalidad policial y lo que muchos consideran "racismo institucional".

Este jueves, el candidato demócrata llamó al presidente estadounidense "racista", lamentando que desde las instituciones nunca se "haya hecho nada" para frenar los choques raciales. 

Es en esta parte del debate, el tono de Trump subió más, tras haber acusado al exvicepresidente de "no hacer nada" durante los ocho años en los que estuvo en la administración de Obama. "Si no lo hizo entonces, ¿por qué lo va a hacer ahora?", dijo el republicano, que aprovechó cada error o inacción de la administración a la que perteneció Biden para atacarlo.

Trump intentó defenderse frente a las acusaciones que lo tachan de racista, asegurando que es "el presidente que más ha hecho por la población negra desde Abraham Lincoln", al citar planes de ayudas para universidades con estudiantes mayoritariamente afroamericanos y una serie de reformas del sistema penitenciario.

El mandatario acusó a su rival demócrata de haber votado a favor, en la década de 1980, de una ley que llevaba a la cárcel a todos aquellos que consumieran drogas y que ha metido en prisión a miles de afroamericanos, algo de lo que Biden se arrepintió y aseguró que intentará que "los consumidores vayan a rehabilitación y no a la cárcel". La respuesta del actual mandatario fue la misma, cuestionándose porqué no lo hicieron en la anterior administración.

Donald Trump también habló del movimiento 'Black Lives Matter', que ha llenado las calles durante estos meses, y lo calificó de "horrible" porque insultaba a la Policía del país. Entre tanto, Biden sostuvo una posición diametralmente opuesta y siguió calificando al presidente como racista, enumerando ejemplos como el de no dejar entrar al país a personas de determinadas naciones en las que la religión musulmana es mayoritaria.

  • El candidato demócrata aseguró que la reelección de Trump sería "peligrosa" para el medioambiente 

Al llegar al punto medioambiental, Biden fue tajante y duro al afirmar que reelegir a Trump en el cargo de presidente sería poner en riesgo la estabilidad de la naturaleza y los ecosistemas mediante el aumento de las emisiones de gases contaminantes y la deforestación. 

A pesar de que Biden afirmó que, con cuatro años más del republicano al mando, las regulaciones establecidas por el Gobierno de Barack Obama serían completamente eliminadas, en un tono combativo Trump aseguró que su administración consiguió los mejores niveles de calidad del aire.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden habla durante el debate final de la campaña presidencial estadounidense de 2020 en el Curb Event Center de la Universidad de Belmont en Nashville, Tennessee, EE. UU., 22 de octubre de 2020.
El candidato presidencial demócrata Joe Biden habla durante el debate final de la campaña presidencial estadounidense de 2020 en el Curb Event Center de la Universidad de Belmont en Nashville, Tennessee, EE. UU., 22 de octubre de 2020. © Jonathan Ernst / Reuters

Dados los cuestionamientos de organizaciones internacionales que ha recibido Trump durante su gestión por la aprobación de políticas poco amigables con la ecología y la conservación del planeta, este era uno de los temas más esperados del debate. Sin embargo, el mandatario rechazó que sus decisiones hayan afectado el cuidado de los recursos naturales e incluso afirmó que ama el medioambiente. 

Según lo dicho por Trump, en el marco de cuyo gobierno Estados Unidos se retiró del Acuerdo de París, el cual intenta combatir el impacto del calentamiento global, esa decisión fue tomada tras tener en cuenta que resultaría muy costoso para su nación.

Tras el desarrollo de este debate, en el que brillaron las críticas por el manejo de la pandemia, Estados Unidos se encamina a una de las elecciones más polémicas e históricas del país, en medio de una crisis inédita a la que Biden describió como un "invierno oscuro" para el que Trump no tiene un plan ni tampoco está preparado. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24