Además de las presidenciales, ¿qué está en juego el 3 de noviembre?

El edificio del Capitolio de EE. UU. Como se ve antes de una votación sobre el proyecto de ley de alivio del coronavirus (COVID-19) en el Capitolio en Washington, EE. UU., 25 de marzo de 2020. REUTERS / Tom Brenner
El edificio del Capitolio de EE. UU. Como se ve antes de una votación sobre el proyecto de ley de alivio del coronavirus (COVID-19) en el Capitolio en Washington, EE. UU., 25 de marzo de 2020. REUTERS / Tom Brenner REUTERS - TOM BRENNER

Un total de 470 sillas están en juego en el Congreso: 35 en el Senado y 435 en la Cámara de Representantes. 56 ciudades, entre ellas Nueva York y San Francisco, tienen elecciones municipales y se votarán 120 referendos sobre temas tributarios, electorales y para legalización de marihuana.

Anuncios

Las elecciones presidenciales se llevan toda la atención por la polémica sobre si el presidente Donald Trump reconocerá los resultados. Sus acusaciones anticipadas de un eventual fraude generan mucha expectativa, al margen de la rápida nominación y juramentación de la jueza Amy Coney Barret a la Corte Suprema, lo que inclinó la balanza de la Justicia hacia el lado conservador, algo clave, pues en caso de una disputada elección sería el Tribunal el encargado de decidir quién es el presidente.

Pero gran parte del poder legislativo, estatal y municipal en Estados Unidos también está en juego.

El Senado 

Los demócratas recuperarían la mayoría en el Senado, así lo pronostica el promedio de encuestas realizado por Real Clear Politics y otras plataformas como FiveThirtyEitght.  De las 35 sillas que están en juego, hay 12 que son sillas ocupadas por demócratas y 23 por republicanos. Es decir, los republicanos tienen casi el doble de sillas en juego y una probabilidad mucho más alta de perder la mayoría. 

SENADO
SENADO © France 24 en Español

Hoy, de los 100 puestos en el Senado, 53 son republicanos, 45 demócratas y 2 independientes (cada estado tiene 2 senadores). Las carreras más disputadas al senado están en Colorado, Arizona, Georgia, Iowa, Maine, Michigan, Minnesota, Carolina del Norte y del Sur. De las nueve sillas más diputadas siete son de republicanos y dos demócratas.

Los republicanos llevan en control del Senado desde el año 2015. Si los demócratas recuperan el control de la cámara alta y el candidato republicano Joe Biden llega a la Presidencia, la gobernabilidad será fluida, pero si Trump se reelige y el legislativo pasa a manos de los demócratas, gobernar puede volverse más complicado aún para Trump y la polarización entre los partidos se profundizaría aun más.

“Si los demócratas ganan la Casa Blanca, el Senado y mantienen la mayoría en la Cámara de Representantes, tendrán todo el control del Gobierno federal por primera vez en más de 11 años. En su agenda estará luchar contra cambio climático, hacer una reforma a la Policía, ofrecer seguro de salud para los americanos y reducir la influencia del dinero en la política”, dice Elaine Godffrey, periodista y analista política en The Atlantic.

Cámara de Representantes

La totalidad de las sillas de la Cámara de Representantes, o sea 435, estarán en juego como ocurre cada dos años. Según los pronósticos del medio FiveThirtyEitght, los demócratas tienen más del 80% de probabilidad de mantener entre 226 y 255 sillas. Actualmente, los demócratas controlan cerca de 232 sillas, mientras que los republicanos tienen 197.

Según Ballotpedia, 41 sillas están en disputa seria y cualquiera de los partidos podría quedarse con ellas, el resto se mantendrían como están. Es decir, en un estado como Massachusetts, Vermont o New Hampshire, que son predominantemente demócratas, la mayoría de los asientos que están en juego en ese estado seguirían siendo demócratas, mientras que en Alabama, Tennesee y Louisiana, los republicanos mantendrían esos asientos.

De ganar el Senado y mantener la mayoría en la Cámara de Representantes, como lo indican las encuestas, los demócratas tendrían mayoría en los dos cámaras y le harían un fuerte contrapeso al poder ejecutivo y judicial que ha construido Trump y el partido Republicano hasta ahora.

Alcaldías

El martes 3 de noviembre, también se llevarán a cabo elecciones para alcaldías de 56 de las 100 ciudades más grandes de Estados Unidos por población y en 29 de las ciudades más grandes de todo el país.

Una de las elecciones más disputada es la de Nueva York, una de las ciudades más afectadas por la pandemia y en donde el alcalde saliente, Bill de Blasio gobernó por ocho años. San Diego, San Francisco, Denver, New Orleans, Baltimore, San Juan, Los Angeles, Saint Louis, Phoenix y Portland son algunas de las ciudades principales del país que cambiarían de alcalde. 

Hay que resaltar que a Octubre del 2020, los alcaldes de 63 de las 100 ciudades más grandes de Estados Unidos estaban afiliados al partido Demócrata mientras que 28 eran gobernadas por republicanos, tres por independientes y seis por alcaldes que no tenían afiliación. 

Partido al que pertenecen los alcaldes de las 100 ciudades más grandes
Partido al que pertenecen los alcaldes de las 100 ciudades más grandes © France 24 en Español

Referendos

Los estadounidenses van a votar en 32 estados por referendos sobre medidas locales que quieren cambiar. En total hay 120 medidas que están en juego en los tarjetones de votación a nivel nacional.

En Califonria, Uber y Lyft están impulsando un referendo para evitar pagarles un salario mínimo y beneficios laborales a los conductores que trabajan con estas aplicaciones. Las empresas quieren tumbar una ley estatal que fue aprobada el año pasado, que clasificaba a los conductores como empleados comunes y corrientes, y amenazaba el modelo de negocio.

Uber y Lyft, que están basadas en San Francisco, han dicho que si el referendo no pasa, abandonarían California y se mudarían a otro estado.

Esta persona votó en de manera anticipada en el estadio de los Dodger en Los Ángeles, California, Estados Unidos, el 30 de octubre de 2020.
Esta persona votó en de manera anticipada en el estadio de los Dodger en Los Ángeles, California, Estados Unidos, el 30 de octubre de 2020. © Lucy Nicholson / Reuters

Por otro lado, en cinco estados, entre ellos Mississippi, uno de los más conservadores en Estados Unidos, se votará para legalizar el consumo de la marihuana. Arizona, Montana y New Jersey, tratarán de legalizar el consumo recreativo de cannabis, mientras que en Dakota del Sur y Mississippi se votará para el consumo medicinal.

Más de 90 millones de estadounidenses ya han votado de forma anticipada ya sea por correo o en los puntos de votación y se espera que la votación total este año supere los 150 millones de personas de entre cerca de 255 millones de ciudadanos aptos para votar.

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24