No hay "ola azul" para Biden: el papel del voto latino en la presidencial estadounidense

La mayoría de latinoamericanos sigue apoyando al candidato demócrata, pero el voto pro-Trump dentro de esa comunidad ha aumentado.
La mayoría de latinoamericanos sigue apoyando al candidato demócrata, pero el voto pro-Trump dentro de esa comunidad ha aumentado. © Reuters

El voto pro-Trump de los hispanos progresó en relación con el 2016, lo cual le permitió al magnate ganar algunos estados clave como Florida o Texas. Este desplazamiento hacia el campo republicano de una parte de los latinoamericanos, tradicionalmente partidarios de los demócratas, es una tendencia de fondo que podría tener un impacto a largo plazo en el paisaje político estadounidense.

Anuncios

Entre la esperanza y la decepción. Este viernes, el candidato demócrata Joe Biden proyecta haber tomado una definida ventaja sobre su rival republicano Donald Trump, tras la elección presidencial estadounidense del 3 de noviembre. Pero la "ola azul" prometida por las encuestas durante la campaña está lejos de haberse materializado.

A los analistas todavía les hace falta perspectiva para identificar todas las causas que le permitieron a Trump haber desafiado, de nuevo, las encuestas de opinión. Pero parece evidente que “el voto latino contribuyó a impedir que los demócratas obtuvieran una clara victoria”, asegura Paul Schor, especialista en historia social de  Estados Unidos y de sus minorías, del Laboratorio de investigación de las culturas anglófonas de la Universidad París VII, contactado por France 24.

“Ya no es un bloque monolítico”

En primer lugar, en Florida el voto pro-Trump aumentó más del 3% en el seno de esta comunidad, en relación con el 2016, lo cual resultó ser crucial en este estado clave que el candidato republicano ganó, por segunda vez consecutiva. También en Texas, una parte de los latinoamericanos –que en 2016 y durante las elecciones de medio-mandato en 2018 habían votado mayoritariamente por los demócratas– escogieron esta vez a Donald Trump.

En varios condados cercanos a la frontera mexicana, el voto de los hispanos a favor del presidente saliente aumentó en un 200% en relación con el 2016, según el informe de 'USA Today'. Este giro hacia la derecha “es una de las sorpresas de este escrutinio y explica, en gran parte, por qué el presidente saliente pudo ganar en Texas”, apunta Paul Schor.

Ciertamente, la comunidad hispana permaneció en su mayoría fiel a los demócratas. Joe Biden atrajo cerca de dos tercios de esos votos y en particular no habría podido encabezar Arizona sin esta minoría, resalta la cadena 'CBS'. Pero la erosión de ese apoyo es una de las grandes lecciones de este escrutinio, según Paul Schor.

“Ya no se puede hablar de esa comunidad como el bloque monolítico que era antes, partidario de los demócratas, a causa de la retórica anti-inmigración de una parte de los republicanos”, apunta Richard Johnson, especialista en política estadounidense de la Universidad Queen Mary en Londres, contactado por France 24.

Actualmente hay una multitud de votos latinos que pueden variar en función del país de origen, del sentimiento religioso, de la edad y del sexo, o incluso del nivel socio-profesional. Puede parecer sorprendente que el tema de la inmigración ya no sea el motor electoral principal para una parte de esta población, cuando Donald Trump se presenta como el campeón de la política migratoria más dura posible y se haya tomado la libertad, en el pasado, de tratar de “violadores” y “ladrones” a los inmigrantes procedentes de América Latina.

El espectro del candidato del “socialismo”

Pero después de haberlos insultado copiosamente durante su mandato, Donald Trump ha hecho mucho por reconquistarlos, mientras Joe Biden ha sido menos activo en ese sentido, “creyendo tal vez un poco rápido que le concederían ampliamente su voto”, reconoce Paul Schor.

El presidente saliente abrió dependencias de campaña en barrios muy hispanos en ciudades de Florida y Texas, abandonadas por su adversario, afirma el 'Washington Post'. Dio discursos en cárceles donde había fuertes minorías de latinos y estuvo en iglesias comunitarias para presentarse como el candidato de los valores cristianos tradicionales. “No hay que olvidar que, desde el punto de vista de los valores, muchos estadounidenses con orígenes latinoamericanos son muy cristianos y tienen posiciones muy conservadoras sobre temas sociales como el aborto”, recuerda Paul Schor.

Donald Trump también logró “convencer a una parte de esos votantes de que Joe Biden era el candidato del socialismo, una ideología asociada para muchos de estos inmigrantes con la Venezuela de Maduro, y que constituye para ellos todo lo que han tratado de dejar atrás al venir a Estados Unidos”, apunta Richard Johnson. Nada que ver con el presidente saliente, que puede por su parte vanagloriarse de haber llevado a cabo una de las políticas extranjeras más intransigentes respecto a Venezuela y, de manera más general, respecto a los países de América Latina gobernados por la izquierda.

Este desplazamiento hacia los republicanos de una parte del voto hispano representa un reto para los demócratas más allá de esta elección. “Pareciera que estamos asistiendo a una evolución en el seno de esta comunidad, marcada por el hecho de que ser latinoamericano ya no es el factor predominante en el voto, lo cual obligará a que los demócratas hagan nuevos esfuerzos por reconquistar ese electorado”, resume Paul Schor.

Por su parte, los republicanos, sobre todo los más conservadores, no pueden más que alegrarse por este cambio. “Se decía desde hacía mucho tiempo que la demografía estadounidense condenaba a los republicanos a un examen de conciencia porque, con la importancia creciente de la minoría latinoamericana, iban a tener que revisar sus posturas sobre temas como la inmigración”, recuerda este experto de la Universidad París VII. Pero esta puesta en duda ya no parece vigente si un candidato desmesuradamente anti-inmigrantes como Donald Trump puede lograr seducir a una parte de esta comunidad.

 

Este artículo fue adaptado de su original en francés

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24