Trump divide a los republicanos tras sus acusaciones, sin evidencia, de fraude electoral

El presidente de EE. UU., Donald Trump, se refleja al partir después de hablar sobre los resultados de las elecciones presidenciales de EE. UU. de 2020 en la sala de conferencias de la Casa Blanca en Washington, EE. UU., el 5 de noviembre de 2020.
El presidente de EE. UU., Donald Trump, se refleja al partir después de hablar sobre los resultados de las elecciones presidenciales de EE. UU. de 2020 en la sala de conferencias de la Casa Blanca en Washington, EE. UU., el 5 de noviembre de 2020. © Reuters

Mientras algunas figuras republicanas se desmarcan de los ataques del presidente al proceso electoral y defienden el conteo de votos, otros se mantienen leales al magnate, que atiza las divisiones a medida que los cálculos empiezan a reducir sus posibilidades de conservar el poder.

Anuncios

Si la campaña presidencial estadounidense fue todo menos tranquila, el conteo de los votos y una posible aceptación de los resultados no se revelan de una forma distinta.

Desde que empezó a ver caer los apoyos en estados clave como Michigan y Wisconsin, el presidente Donald Trump emprendió una peligrosa estrategia que ya venía delineando por semanas: poner en duda la votación por correo, sin evidencias, y hasta el trabajo de las autoridades y voluntarios electorales de esos estados.

Pero ver cómo crecían los apoyos a Joe Biden en Georgia, Pensilvania y Arizona, bastiones republicanos -y que aún no reportan resultados definitivos pero ya marcan una ligera ventaja para el demócrata- hizo que el magnate explotara en una declaración atípica en un jefe de Estado de un país democrático. Trump dijo que el sistema electoral era "corrupto", que él ganaría con "votos legales" y que los "ilegales" (refiriéndose a los que se siguen contando) le están quitando la victoria. Todo, de nuevo, sin evidencias.

Fueron tantos los mensajes y acusaciones infundadas que varias cadenas de televisión como 'ABC', 'CBS', 'NBC', e incluso 'Fox News', un medio cercano al Gobierno, decidieron interrumpir la transmisión. Otros medios hispanos como 'Univisión' hicieron lo mismo explicando que el presidente no había presentado ningún sustento sobre lo que decía. Pero no solo los medios reaccionaron. Varios republicanos se apartaron de esta peligrosa estrategia en un país que se congratula de su sistema electoral.

Desde "está loco" hasta "el presidente Trump ganó esta elección", así reaccionaron los republicanos

El presidente allanó el camino para la división y la desconfianza en medio de un tenso proceso electoral, que ha llevado a simpatizantes demócratas y republicanos a las calles. Pero este escenario también se trasladó al seno del propio Partido Republicano.

“Un presidente en funciones que socava nuestro proceso político y cuestiona la legalidad de las voces de innumerables estadounidenses sin evidencia no solo es peligroso y equivocado, sino que socava la base misma sobre la que se construyó esta nación”, dijo el representante Will Hurd (republicano por Texas), quien declaró que "todo estadounidense debería tener su voto contado".

El tono de lado y lado se elevó. Mientras Donald Trump Jr, hijo de Trump, preguntó "¿dónde están los republicanos? Sé valiente, lucha contra este fraude" el representante de Illinois, Adam Kinzinger, también subió el tono en Twitter, sin mencionar el nombre del multimillonario neoyorquino: "Deje de difundir información errónea. Se está volviendo loco".

"Queremos que se cuenten todos los votos, sí, todos los votos legales (por supuesto). Pero si tiene preocupaciones legítimas sobre el fraude, presente EVIDENCIA y llévelos a los tribunales", sentenció el congresista.  

Por otro lado, el senador republicano Mitt Romney escribió en su cuenta de Twitter un mensaje en el que rechazaba las acusaciones, sin fundamento, realizadas por el magnate.

"El presidente está en su derecho de solicitar recuentos, a pedir la investigación de presuntas irregularidades en la votación cuando exista evidencia y a agotar los recursos legales. Hacer estas cosas es consistente con nuestro proceso electoral. Él se equivoca al decir que la elección fue amañada, corrupta y robada. Hacerlo daña la causa de la libertad aquí y en todo el mundo, debilita las instituciones que están en la base de la república y enciende temerariamente pasiones destructivas y peligrosas", aseguró el senador republicano. 

Pero el presidente no está completamente solo. El líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, y sus colegas Lindsey O. Graham y Ted Cruz, los más leales a Trump, se convirtieron en megáfonos sin filtros de las afirmaciones falsas del presidente. 

"El presidente Trump ganó esta elección", afirmó McCarthy a 'Fox News' el jueves por la noche tras el pronunciamiento del mandatario y luego continuó en Twitter: “Los republicanos no serán silenciados. Exigimos transparencia, precisión y que se protejan los votos legales”.

El senador Graham continuó por ese peligroso camino. Le dijo también a 'Fox' que "las elecciones de Filadelfia están torcidas como una serpiente. ¿Por qué están excluyendo a la gente? Porque no quieren que la gente vea lo que están haciendo".

Lo propio han hecho los hijos y consejeros de Trump, que se niegan a aceptar unos resultados que no les favorece y cuyos mensajes han sido parcialmente censurados por Twitter por contener mensajes falsos o engañosos. 

El reclamo de la campaña Trump a 'Fox News' por darle la victoria a Biden en Arizona

Otro evento inédito recorrió los principales medios de Estados Unidos. la película de la victoria parecía reeditarse para Trump y su campaña cuando los resultados pintaban Florida de rojo, como ocurrió hace cuatro años cuando el magnate venció Hillary Clinton. 

Sin embargo, ese oasis se desvaneció rápidamente cuando 'Fox News' anunció que Biden se proyectaba como ganador en Arizona a las 11:20 pm, con el 73 % del escrutinio.

Uno de los asesores políticos de Trump, Jason Miller, cuestionó en Twitter a la cadena, que hasta entonces mantenía una muy buena relación con el Gobierno, pidiéndole que se retractara.

Pero eso no sucedió. En lugar de hacerlo, 'Fox News' redobló la apuesta y defendió su decisión, que luego fue respaldada por la agencia 'Associated Press', que también le adjudica Arizona a Biden.

Este es uno de los puntos de quiebre más evidentes entre la cadena y el presidente, que era la que el mandatario siempre escogía para pronunciarse.

Mientras las confirmaciones oficiales de los estados aún en disputa llegan, los ánimos están encendidos en la campaña de Trump y se enfilan baterías jurídicas para fustigar unos resultados contrarios al presidente que dijo que para él, "perder nunca es fácil".

Con Reuters y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24