Los cinco estados que Biden arrebató a Trump para la causa demócrata

Archivo: El demócrata Joe Biden, nuevo presidente de Estados Unidos, habla durante un mitin político en Heinz Field en Pittsburgh, Pensilvania, el 2 de noviembre de 2020.
Archivo: El demócrata Joe Biden, nuevo presidente de Estados Unidos, habla durante un mitin político en Heinz Field en Pittsburgh, Pensilvania, el 2 de noviembre de 2020. © Jim Watson / AFP

Su triunfo en Pensilvania, Wisconsin, Michigan y Arizona definieron la mayoría de votos electorales que Joe Biden necesitaba para llegar a la Casa Blanca; mientras en Georgia su tendencia victoriosa rompe el tradicional fortín del Partido Republicano, el mapa de 2020 comparado al de 2016 da cuenta de un país decidido al cambio.

Anuncios

Joe Biden ganó las elecciones presidenciales estadounidenses por el apoyo de más de 74 millones de personas, una cantidad de votos que ningún otro candidato en la historia de ese país había alcanzado. Ese respaldo popular hizo que Biden superara además el mínimo de 270 delegados del Colegio Electoral que necesitaba para llegar a la Casa Blanca.

Aunque el demócrata conquistó la mayoría en una veintena de estados, hay cinco concretos que marcarán la victoria azul. Por un lado, están sus triunfos ya ratificados en Pensilvania, Wisconsin, Michigan y Arizona y por otro, la mayoría casi definida en Georgia.

Los tres primeros son importantes porque le permitieron a Biden recuperar para su partido el conocido ‘muro azul’, que es como se le denominan a los 18 estados que durante seis elecciones presidenciales consecutivas, entre 1992 y 2012, votaron a favor de los demócratas.

El partido parecía tan fuerte en esas regiones que en la campaña presidencial de 2016, Hillary Clinton ni siquiera hizo mítines en Wisconsin y no puso sus mayores esfuerzos en Michigan y Pensilvania. Pero fue justo ahí donde Trump rompió el ‘muro’ en las elecciones de ese año, arrebatándole a la colectividad azul los tres estados por primera vez en más de dos décadas.

Ahora Biden volvió a cambiar la historia con una apretada diferencia en Pensilvania, Wisconsin y Michigan. Aunque esas victorias se dieron en las márgenes, fueron las que definieron el camino del demócrata hacia la Presidencia.

Sin embargo, no fueron esos triunfos los más sorpresivos de Biden. Si se confirman las tendencias que muestran al demócrata como ganador en Arizona (como ya lo hizo nuestro aliado AP) y con ventaja en Georgia, el ahora presidente electo marcará un hito por haber conquistado por primera vez en décadas dos regiones que tradicionalmente votan republicano y que, como en el caso de Georgia, eran el fortín de Trump por el apoyo de los evangélicos blancos. Este es el recuento de los estados clave que Biden le arrebató a Trump y con los que consolidó su camino a la Casa Blanca:

Pensilvania, el estado que ratificó a Biden como presidente

Pensilvania puede considerarse como la joya de la corona de los demócratas en las elecciones de este año, porque fueron sus 20 votos electorales los que le dieron la mayoría de los delegados a Biden y por ende lo ratificaron como el ganador de los comicios. Pero obtener ese estado no fue nada fácil.

Históricamente, Pensilvania ha sido considerado como uno de los territorios pendulares porque nunca se sabe a ciencia cierta a qué partido respaldarán los ciudadanos que viven allí. La contienda es tan reñida que los candidatos presidenciales republicanos y demócratas suelen llevarse casi la mitad de los votos cada uno y sus victorias en Pensilvania se definen con estrechas diferencias.

En esta puja, los demócratas se habían quedado con poco más de la mayoría del escrutinio durante seis comicios consecutivos, entre 1992 y 2012, hasta que Trump le ganó a Clinton por menos del 1 % de diferencia.

En las elecciones de 2020, el republicano intentó repetir el triunfo diciéndoles a los habitantes de Pensilvania que Biden prohibiría el fracking, con lo que esperaba que se profundizara la ya larga polémica en el estado sobre ese método de extracción petrolera. Las declaraciones hicieron que Biden viajara hasta allí y prometiera que no prohibiría el fracking en ningún lugar.

Al final, el discurso de Trump no caló lo suficiente y Biden recuperó el estado para los azules.

Varias personas celebran el liderazgo de Joe Biden fuera del Centro de Convenciones de Filadelfia mientras continúa el conteo de boletas en el estado de Pensilvania el 6 de noviembre de 2020. Joe Biden tomó la delantera en el recuento de votos en Pensilvania el viernes por la mañana.
Varias personas celebran el liderazgo de Joe Biden fuera del Centro de Convenciones de Filadelfia mientras continúa el conteo de boletas en el estado de Pensilvania el 6 de noviembre de 2020. Joe Biden tomó la delantera en el recuento de votos en Pensilvania el viernes por la mañana. © Getty / vía AFP

El condado clave de su victoria fue sin duda Filadelfia, uno de los mayores centros demócratas del país. Prueba de ello es que allí Biden barrió en las elecciones y le sacó una ventaja del 63 % de los votos a Trump, la diferencia más grande en todo el estado.

De hecho, fueron los votos que se contaron en Filadelfia los que hicieron cambiar la tendencia que mostraba que Trump repetiría la victoria en Pensilvania, pues el republicano tenía 175.000 votos más que su contendor horas después de que se cerraron las urnas y se comenzaron a contar las boletas. Sin embargo, entre más votos por correo se contabilizaron y Filadelfia sumó más escrutinio, la balanza se inclinó hacia Biden y terminó por darle las llaves de la Casa Blanca.

Wisconsin, donde comenzó la reconstrucción del ‘muro azul’

En las primeras horas del conteo de votos, parecía irreversible que Trump volviera a ganar en Wisconsin. Cuando se habían contado el 85 % de los sufragios, el republicano aventajaba a su rival por más de cuatro puntos porcentuales. Pero las tendencias cambiaron y el estado terminó por pintarse otra vez de azul. ¿Qué pasó?

El factor determinante de ello fue el sector agrario. A diferencia de Clinton, Biden enfocó su campaña en recuperar el respaldo de los agricultores -mayoritariamente blancos-, quienes estaban desilusionados por lo que consideraban promesas incumplidas de Trump. En 2016, este sector le dio la victoria al republicano por sus propuestas para traer de vuelta el empleo; pero con los años estas ideas no se concretaron y la crisis económica de la pandemia terminó por golpear más las oportunidades laborales.

Así, poco más de la mayoría de los ganaderos se inclinaron esta vez por Biden, dándole la primera victoria que determinó su triunfo sobre Trump. Sin embargo, la diferencia de votos es tan poca que el republicano pidió un recuento de los votos en ese estado justo después de que se declarara a Biden como el ganador, a pesar de que las leyes estatales dicen que para ello la Comisión Electoral tiene que terminar primero todo el escrutinio.

Michigan, el escenario del dueto Obama-Biden

Este estado mostró que Biden tenía posibilidades reales de reconstruir el ‘muro azul’, porque la victoria del demócrata se anunció pocas horas después de que se alzara con la mayoría de los votos en Wisconsin. Al igual que este último estado, Michigan mostraba inicialmente a Trump como ganador y los conteos posteriores al 3 de noviembre terminaron por inclinar los comicios hacia Biden.

Otra de las similitudes entre Wisconsin y Michigan es que en ambos los candidatos concentraron su campaña en la economía. Trump repitió las promesas con las que ganó allí en 2016 de que ayudaría a las industrias de combustibles fósiles y protegería el comercio; pero la mayoría de los obreros blancos no le creyeron esta vez, ante el sostenido declive económico de la región, y optaron por volver a alzar las banderas azules de los demócratas.

Ante ese escenario, Biden sabía que ganar en Michigan no era nada fácil y por eso apostó una de sus cartas más fuertes: fue allí donde, a tres días de las elecciones, el candidato hizo su primer mitin político junto al expresidente Barack Obama, quien en sus dos candidaturas obtuvo el respaldo mayoritario en ese estado. Y la estrategia le ayudó a Biden a consolidar su victoria.

El candidato presidencial demócrata de EE. UU. Y exvicepresidente Joe Biden en una parada de la campaña Get Out the Vote en Flint, Michigan, EE. UU., el 31 de octubre de 2020.
El candidato presidencial demócrata de EE. UU. Y exvicepresidente Joe Biden en una parada de la campaña Get Out the Vote en Flint, Michigan, EE. UU., el 31 de octubre de 2020. © REUTERS - BRIAN SNYDER

Aunque el demócrata ganó, las divisiones permanecen. Los electores de Trump salieron a protestar frente al centro de conteo de votos en la ciudad de Detroit, repitiendo las palabras infundadas del mandatario de que hubo un fraude. Con esta misma premisa, la campaña del republicano interpuso una demanda para que se parara el conteo de los votos anticipados en Michigan. Sin embargo, la jueza Cynthia Stephens rechazó la solicitud al encontrar que no había argumentos suficientes para alegar irregularidades.

Arizona, la fuerza de los latinos en el condado de Maricopa

Han pasado más de 50 años en los que Arizona vota republicano. La única excepción a la regla fueron las presidenciales de 1996, cuando los ciudadanos del estado apoyaron mayoritariamente al demócrata Bill Clinton; y ahora la rareza se repite con Biden.

El estado ha sido el centro de la discordia entre los diferentes conteos porque unos medios, principalmente basados en las cifras de la agencia AP y que incluyen a France 24, ya le dan los 11 votos de Arizona al demócrata para un total de 290 delegados electorales. Otros, en cambio, dicen que con el 10 % de los votos que faltan por contar, Trump podría dar la sorpresa y ganar allí. Lo que sí es un hecho es que Biden aventaja al republicano en Arizona por más de 20.000 votos, algo insólito en el estado tradicionalmente rojo.

Las explicaciones del cambio de balanza están en los nuevos habitantes. Desde hace unos años hacia acá, Arizona se convirtió en la casa de miles de personas que se mudaron desde California, un fortín infranqueable de los demócratas. Además, muchos de los migrantes latinos que cruzaron la frontera con México y se asentaron en el estado hace tiempo ya pueden votar. A diferencia de otros migrantes que viven en Estados Unidos, los de Arizona suelen respaldar las políticas más liberales en medio de la xenofobia y el racismo que han padecido en el estado.

Estas son las manifestaciones de hombres armados que hubo el 5 de noviembre en el condado de Maricopa, en Phoenix, Estados Unidos; para pedir el reconteo de los votos presidenciales de Arizona.
Estas son las manifestaciones de hombres armados que hubo el 5 de noviembre en el condado de Maricopa, en Phoenix, Estados Unidos; para pedir el reconteo de los votos presidenciales de Arizona. © Jim Urquhart / Reuters

La fuerza electoral de los latinos se sintió particularmente en el condado de Maricopa, donde representan un tercio de toda la población, según los censos oficiales. Aunque la puja electoral estuvo pareja en el condado y particularmente en la ciudad de Phoenix, Biden lleva la delantera allí con más de 45.000 votos por encima de Trump, y esos sufragios pueden ser la clave para que el demócrata se lleve el triunfo definitivo en Arizona. Pero por otro lado, desde el 3 de noviembre, Phoenix ha sido el escenario de protestas en las que algunos votantes de Trump protestan con armas frente a los lugares donde se cuentan los votos. 

Georgia, la fuerza evangélica que Biden venció

Que Biden ganara en Georgia era difícil. Este estado es el corazón del llamado ‘cinturón bíblico’, como se le conoce a la región de Estados Unidos donde los cristianos evangélicos se sienten con fuerza. Y en este caso, la conexión entre la religión y la política es la ficha clave para entender el poder de los republicanos en el estado por casi 50 años.

Ese respaldo se canalizó particularmente con Trump. Fue el apoyo de los evangélicos el que marcó la llegada del actual mandatario a la Casa Blanca en 2016 y esa comunidad lo apoya al punto de considerar su presencia en la política como una voluntad divina. Y en las elecciones de 2020, Trump volvió a sus bases de electores, prometiéndoles la defensa de la libertad religiosa y el fin del aborto.

12:45

Sin embargo, Biden no tenía las elecciones perdidas en el estado. Las grandes ciudades de Georgia que concentran la mayoría de la población -Atlanta, Augusta, Columbus y Savannah- votaron mayoritariamente por el demócrata. En esos lugares, Biden le sacó una ventaja a Trump entre 19 y 46 % de todos los votos escrutados. 

Ese respaldo hace que el demócrata lleve la delantera en los conteos de todo el estado y esté momentáneamente 7.000 votos por encima de Trump. Pero la victoria todavía no está ratificada pues como le lleva menos del 0,5 % de diferencia al republicano, las autoridades electorales de Georgia ya anunciaron un reconteo de todos los votos.

Cualquiera que sea su decisión final, no le quitará al presidente electo haber liderado las votaciones en el que era un fortín infranqueable de los republicanos desde 1992 y una de las principales retaguardias de Trump. 

Siga aquí los resultados en vivo de las elecciones presidenciales en EE. UU.
Siga aquí los resultados en vivo de las elecciones presidenciales en EE. UU. © France 24

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24