Elecciones EE. UU. 2020

Para Biden es "vergonzoso" que Trump no reconozca su derrota en las presidenciales

El presidente electo de EE. UU., Joe Biden, analiza la protección de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA) y sus planes de atención médica durante una conferencia de prensa en Wilmington, Delaware, EE. UU., 10 de noviembre de 2020.
El presidente electo de EE. UU., Joe Biden, analiza la protección de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA) y sus planes de atención médica durante una conferencia de prensa en Wilmington, Delaware, EE. UU., 10 de noviembre de 2020. © Reuters

Confiado en que no sea un obstáculo para el proceso de transición, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, criticó la negación en la que entró el líder republicano luego de que perdiera las elecciones del 3 de noviembre. El demócrata dijo que esperaba "con ansias" hablar con el magnate, aunque los preparativos para la transición siguen "y nada va a detener eso". 

Anuncios

Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos, quiere dejar claro que la postura de Donald Trump sobre la no aceptación de los resultados de los comicios del 3 de noviembre no será un impedimento para seguir con sus planes de transición del poder, a pesar de la batería de demandas y querellas interpuestas por los republicanos en varios estados. 

En una rueda de prensa improvisada, desde el discurso que ofreció el 7 de noviembre, cuando los resultados favorables fueron definitivos, Joe Biden dijo que la postura de Trump de no admitir que los demócratas ganaron la elección es "vergonzosa" y "no ayudará al legado del presidente (Trump)".

Desde que se conoció el liderazgo de Biden en varios estados clave, el mandatario saliente Donald Trump acusó, sin pruebas, de "fraude" y anunció una batería de medidas legales ante las que llamó "irregularidades", poniendo en duda la solidez del sistema electoral estadounidense. Varios republicanos de alto nivel también se sumaron a las voces que intentan oscurecer los resultados de las presidenciales.  

Biden aseguró el pasado sábado los 270 votos electorales que necesitaba para ganar las presidenciales, luego de que los resultados en Pensilvania concluyeran un resultado apretado pero contundente de respaldo hacia los demócratas. 

"Vamos a seguir avanzando, avanzando, de manera consistente, armando nuestra Administración, la Casa Blanca, y revisando a quién elegiremos para los puestos del Gabinete, y nada va a detener eso", dijo desde Delaware el presidente electo.

Biden: "Señor presidente, espero hablar pronto con usted"

Al plantear las acusaciones sin fundamento de irregularidades en el proceso electoral, el magnate ha impedido que su rival demócrata reciba los informes de inteligencia que tradicionalmente se comparten con los presidentes entrantes, reveló una fuente enterada a la agencia de noticias AP. 

Pero Biden insistió en que podrá seguir con su plan de transición sin esta información clasificada, la cual indicó que es "útil" pero no imprescindible.

A pesar de restar importancia a los obstáculos que Trump está interponiendo en el camino hacia una transición tranquila del poder, Biden se dirigió directamente al republicano y le dijo que esperaba "hablar pronto" con él.

Anticipando un potencial inamovible por parte del magnate, el exvicepresidente de Barack Obama agregó que ello "no tendrá muchas consecuencias" en este proceso para que el 20 de enero de 2021 tome juramento como el presidente 46 de Estados Unidos. 

El fiscal general William Barr autoriza una investigación por presunto fraude electoral

Las declaraciones del presidente electo llegan en la misma jornada en que el fiscal general de Estados Unidos William Barr autorizó una investigación sobre supuesto fraude en los comicios presidenciales, una competencia que generalmente corresponde a los estados. 

Barr ordenó a los fiscales federales investigar presuntas irregularidades en el conteo de votos en varios estados, tras las denuncias del presidente saliente Donald Trump.

La decisión de Barr causó revuelo ya que va en contra de las normas que históricamente han regido los comicios en Estados Unidos, donde cada estado tiene potestad para regular el funcionamiento de las elecciones. Barr, sin embargo, argumentó que garantizar el desarrollo de los comicios es competencia del "Departamento de Justicia".

La directriz del fiscal general causó un inmediato rechazo por parte de Richard Pilger, jefe de la Rama de Delitos Electorales del Departamento de Justicia, quien renunció a su cargo en forma de protesta. 

Biden resalta una "obsequiosa y enérgica" respuesta de los aliados tradicionales de EE. UU. 

A pesar de la tormenta política, y judicial desatada por el fiscal Barr este martes, Biden se mostró decidido a fortalecer los lazos con aliados históricos de Washington como Canadá, así como varios países europeos. 

En su primera rueda de prensa como presidente electo, Biden describió como "obsequiosa y enérgica" la bienvenida que ha recibido de los aliados tradicionales del país. "Antes que nada, les estoy dejando saber que EE. UU. ha vuelto. Vamos a meternos de nuevo en el juego. Ya no es EE. UU. solo", aseguró, en referencia al aislacionismo del mandatario saliente.

"Estoy seguro de que vamos a poder situar a Estados Unidos de nuevo en el lugar de respeto que tenía antes", dijo el mandatario electo, quien este martes mantuvo conversaciones telefónicas con varios líderes europeos, entre los que figura la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente francés, Emmanuel Macron; el primer ministro británico, Boris Johnson, y su homólogo irlandés, Micheál Martin. Biden también habló con el primer ministro canadiense Justin Trudeau, el lunes. 

El hecho de que los primeros contactos se concentraran en Europa y Canadá es una señal de la importancia que Biden concede a la reconstrucción de la relación con esos aliados tradicionales de Estados Unidos, con los cuales los lazos se debilitaron sustancialmente bajo el mandato de Trump.

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24