Acusaciones de fraude, conspiración: la surrealista conferencia de prensa de Rudy Giuliani

El exalcalde de la ciudad de Nueva York Rudy Giuliani, abogado personal de Donald Trump, en una conferencia de prensa en Washington, el 19 de noviembre de 2020.
El exalcalde de la ciudad de Nueva York Rudy Giuliani, abogado personal de Donald Trump, en una conferencia de prensa en Washington, el 19 de noviembre de 2020. © Jonathan Ernst / Reuters

En una conferencia de prensa muy inconexa, el abogado de Donald Trump, Rudy Giuliani, elaboró varias teorías de conspiración, y en particular acusó sin pruebas concretas a Nicolás Maduro, George Soros e incluso al campo demócrata de haber participado en un gran fraude en torno al escrutinio presidencial estadounidense. 

Anuncios

Una conferencia de prensa con acentos surrealistas. Entre acusaciones directas contra Joe Biden y referencias cinematográficas, Rudy Giuliani se dedicó el jueves a una defensa inconexa de Donald Trump, quien afirma sin pruebas concretas que la presidencial estadounidense fue "robada" por el Partido Demócrata.

Durante una rueda de prensa de casi dos horas, el abogado personal del presidente habló sobre máquinas de conteo que habrían “cambiado” los votos para Trump por votos a favor del antiguo vicepresidente de Barack Obama. También denunció la presencia en el escrutinio de votos múltiples o de personas fallecidas.

Aún más curioso, hizo referencia a la película de 1992 'Mi primo Vinny', que narra el juicio de dos hombres acusados falsamente de homicidio, mientras intentaba imitar el acento neoyorquino de su actor principal Joe Pesci. 

Rudy Giuliani, cuya campaña ante los tribunales para invalidar algunos sufragios ha sido un fracaso hasta el momento, leyó algunas de las 220 declaraciones juradas relacionadas con fraudes en el conteo de votos por correspondencia, en particular en Pensilvania y en Michigan, Estados clave ganados por Joe Biden. 

“El fraude se repite en varios estados”

“Lo que fue evidente muy rápido es que no hubo fraude electoral en un solo estado, la tendencia se repite en varios estados”, afirmó, sugiriendo “un plan centralizado” por parte del Partido Demócrata para centrarse en “las grandes ciudades controladas por los demócratas y en las que tienen un amplio pasado de corrupción”. 

El nativo de Nueva York atacó la ciudad rival de Filadelfia, en Pensilvania, al afirmar que los electores de Nueva Jersey habían podido votar sin ser controlados. Sin embargo, estas acusaciones de fraudes masivos fueron desmentidas por la agencia estadounidense de ciberseguridad y de seguridad, según la cual la presidencial del 3 de noviembre fue “la más segura en la historia de Estados Unidos”. 

Esta conferencia de prensa fue “la más peligrosa” y “seguramente la más loca” en la historia estadounidense, reaccionó por Twitter el antiguo director de la agencia Chris Krebs, destituido el martes por Donald Trump, quien se niega a reconocer su derrota. 

Rudy Giuliani fue aún más lejos, al acusar directamente a Joe Biden de estar detrás de esos fraudes. Es “una artimaña organizada que viene directamente del partido demócrata y viene del candidato”, afirmó Giuliani. 

“Tal vez por eso no tuvo la necesidad de salir y hacer campaña”, explicó, pues Joe Biden realizó una amplia campaña virtual a causa de la pandemia por Covid-19. “Debía estar al tanto de lo que hacían”, agregó. 

“Una escandalosa cortina de hierro de censura”

El antiguo alcalde de Nueva York también cargó contra la empresa canadiense Dominion, cuyo software electoral utilizado en Michigan habría, según él, borrado o reasignado a su rival millones de votos destinados al presidente.

En particular, acusó a Dominion de ser controlada por otra empresa informática, Smartmatic, que tendría vínculos con el régimen socialista venezolano y con el millonario George Soros, objetivo frecuente de los adeptos de las teorías de conspiración. Ambas empresas negaron sus alegaciones. 

Giuliani también atacó a la prensa nacional, que habría alzado “una escandalosa cortina de hierro de censura” al ignorar o al desacreditar las acusaciones de fraude. “Ustedes le mienten al pueblo estadounidense cuando dicen que no hay pruebas”, le contestó Giuliani a un periodista que resaltaba que varias de las quejas ya habían sido rechazadas por los tribunales. 

“Por Dios, ¿qué tenemos que hacer para que le digan la verdad al pueblo?”, lanzó mientras, bajo el calor de los proyectores, el tinte oscuro de su pelo le resbalaba por la cien.

Con AFP

 

Este artículo fue adaptado de su original en francés 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24