Trump volvió a criticar las presidenciales en un mitin de apoyo a los republicanos en Georgia

El presidente de EE. UU., Donald Trump, acudió a un evento de campaña con los senadores republicanos David Perdue y Kelly Loeffler en Valdosta, Georgia, Estados Unidos, el 5 de diciembre de 2020.
El presidente de EE. UU., Donald Trump, acudió a un evento de campaña con los senadores republicanos David Perdue y Kelly Loeffler en Valdosta, Georgia, Estados Unidos, el 5 de diciembre de 2020. © Dustin Chambers / Reuters

Aunque el objetivo central del viaje de Donald Trump al estado sureño de Estados Unidos era promover las candidaturas al Senado de Kelly Loeffler y David Perdue, el mandatario se concentró en reiterar sin fundamento que ganó los comicios de noviembre, aún cuando el recuento ratificó la victoria del ya presidente electo Joe Biden. "Estamos ganando las elecciones", expresó el líder de la Casa Blanca.

Anuncios

Las presidenciales en Estados Unidos ocurrieron hace más de un mes, pero la puja electoral sigue viva por cuenta de la segunda vuelta al Senado en Georgia. Por eso, el mandatario Donald Trump viajó a la ciudad de Valdosta el sábado 5 de diciembre para respaldar a los candidatos republicanos. Esta fue su primera aparición ante el público estadounidense desde los comicios presidenciales.

A pesar de que el propósito era que el líder republicano impulsara las candidaturas de sus copartidarios Kelly Loeffler y David Perdue, el mandatario volvió a hablar de las votaciones generales que le dieron la victoria al demócrata Joe Biden. "Hicieron trampa y manipularon nuestras presidenciales, pero aún así las ganaremos", dijo sin fundamentos, reiterando un mensaje en el que ha insistido en las últimas semanas.

Con ello, desvió la atención de los comicios que son fundamentales para definir el peso de los poderes en Estados Unidos. En la segunda vuelta en Georgia de las elecciones al Senado hay dos escaños en juego y cuatro candidatos: los demócratas Raphael Warnock y Jon Ossoff, y los republicanos Loeffler y Perdue.

Si los copartidarios de Joe Biden ganan, el partido azul logrará igualar los 50  asientos que ya ganaron los conservadores en el Senado, y esto le dará la potestad a la vicepresidenta electa Kamala Harris de definir el desempate.

Así quedaría el Senado de Estados Unidos si los candidatos demócratas Jon Ossoff y Raphael Warnock ganan en la segunda vuelta en Georgia.
Así quedaría el Senado de Estados Unidos si los candidatos demócratas Jon Ossoff y Raphael Warnock ganan en la segunda vuelta en Georgia. © France 24

Pero si los republicanos obtienen un solo escaño más en Georgia, se quedarían con la mayoría legislativa, con lo que podrían hacerle un fuerte contrapeso a los programas del Gobierno del presidente electo Joe Biden.

Si los republicanos Kelly Loeffler y David Perdue ganan las elecciones en Georgia al Senado, el partido oficialista mantendría la mayoría en la cámara alta.
Si los republicanos Kelly Loeffler y David Perdue ganan las elecciones en Georgia al Senado, el partido oficialista mantendría la mayoría en la cámara alta. © France 24

Es por eso que cada partido está llevando sus cartas más fuertes al Estado y el turno ahora fue para el presidente Trump. "(La siguiente gran) victoria para nuestro movimiento comienza aquí, el 5 de enero. Y luego vamos a recuperar la Casa Blanca", expresó el mandatario desde Georgia, refiriéndose a la fecha en la que se realizarán los comicios.

Como el resto de su discurso, hiló las votaciones legislativas con las presidenciales que perdió a comienzos de noviembre y a las que todavía cataloga de fraudulentas sin presentar pruebas. "Volveremos a recuperar la Casa Blanca. Un amigo mío dijo: 'Oh, no se preocupe, señor. Está muy arriba en las encuestas. Ganará en 2024'. No quiero esperar hasta 2024. Quiero retroceder tres semanas", afirmó.

La presión recae sobre el gobernador republicano de Georgia

Las acusaciones infundadas de que el sistema de votación está manipulado prende las alarmas de algunos republicanos del estado, preocupados por que el discurso del presidente incentive a sus electores a no ir a las urnas, con lo que perderían los asientos disputados.

Incluso el vicepresidente Mike Pence habló al respecto en su gira por la ciudad de Savannah, en Georgia, el viernes 4 de diciembre. "Sé que todos tenemos nuestras dudas sobre las últimas elecciones, y escuché a algunos de ustedes decir: 'Simplemente no voten' (...) Si no votan, ellos ganan", advirtió el vicepresidente mientras hacía campaña con el candidato Perdue.

A pesar de esto Trump enfatizó que los votos fueron fraudulentos y, aunque sí invitó a sus electores a acudir a las urnas, lo hizo con una referencia a las supuestas irregularidades. "Tienen que salir y votar. Dejen que vuelvan a robar Georgia y nunca podrán mirarse al espejo. Tenemos que aguantar", señaló.

El llamado del presidente no solo recae en los electores, sino que también estaría presionando a sus copartidarios para que cambien los resultados. Un alto funcionario del gobierno de Georgia le dijo a la agencia estadounidense AP que, horas antes del mitin, Trump llamó al gobernador republicano Brian Kemp para pedirle que ordenara una sesión legislativa, con el fin de que los parlamentarios anularan el resultado de las presidenciales. El mandatario local se negó, según el funcionario que habló con AP.

A esto se suma que públicamente Trump dijo en su cuenta de Twitter que él ganaría "fácil y rápidamente" las elecciones en Georgia, si el gobernador Kemp permitiera una "simple verificación de firma". El mandatario local le respondió por la misma vía que ya pidió la auditoría en tres ocasiones "para restaurar la confianza" en el proceso electoral y "asegurar que solo se cuenten los votos legales en Georgia".

Sin embargo, el gobernador no tiene la autoridad constitucional para interferir en el proceso electoral. El recuento le compete al secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, quien desde noviembre ordenó auditar cada una de las papeletas emitidas y el resultado final solo ratificó la victoria de Joe Biden, con más de 12.000 votos por encima de Trump. A pesar de esto, el presidente insiste sin fundamento que él es el ganador.

Las acciones de los demócratas por ganar el pulso en el estado

Georgia es tan importante para definir la puja política entre los demócratas y los republicanos que no solo el partido oficialista está apostando sus mayores cartas con Trump y Pence.

Del lado de los azules, el expresidente Barack Obama volvió otra vez a la arena política en un mitin virtual el viernes para movilizar los votos hacia los candidatos demócratas en Georgia, tal como lo hizo para impulsar la campaña presidencial de Biden.

Y, contrario a la estrategia de Trump, Obama enfatizó en la importancia de acudir a las urnas. "La promesa de la Presidencia de Biden y la Vicepresidencia de Harris se basa en su capacidad para tener una postura cooperativa con el Congreso. Y para hacer eso, tenemos que tener a los dos caballeros que se postulan para el Senado en Georgia, Raphael Warnock y John Ossoff allí, para ayudar a hacer avanzar esa agenda", arengó el expresidente.

Los demócratas reforzarían el impulso a sus candidatos en el estado con la eventual visita de Joe Biden. El mismo día en el que Obama participaba en la gira virtual, el presidente electo le respondió a los periodistas que sí iría a Georgia durante la segunda vuelta al Senado, pero no precisó cuándo ni dónde sería el mitin.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24