‘Long Covid’, pacientes que sufren los síntomas del virus tras meses del contagio

Daniel Kim, de 48 años, saluda al personal médico cuando sale del St. Jude Medical Center después de cinco meses de lucha contra la enfermedad del coronavirus, en Fullerton, California, EE. UU., el 16 de diciembre de 2020.
Daniel Kim, de 48 años, saluda al personal médico cuando sale del St. Jude Medical Center después de cinco meses de lucha contra la enfermedad del coronavirus, en Fullerton, California, EE. UU., el 16 de diciembre de 2020. © Lucy Nicholson / Reuters

El Síndrome post Covid, 'Long Covid' o Covid persistente, ya tiene un código en la Clasificación Internacional de Enfermedades. Los síntomas más frecuentes son fatiga, dolor en las articulaciones, tos y dificultad para respirar. Los expertos insisten en que lo más seguro para no padecer este tipo de problemas a largo plazo es evitar a toda costa el contagio.

Anuncios

Consuelo Villada es colombiana, tiene 53 años, vive desde hace tres años en Nueva York y su historia con el Covid-19 comenzó el 3 de abril, con dolores de cabeza, garganta y diarrea. Después de que la prueba saliera positiva y cumpliera más de 14 días de cuarentena, le han realizado exámenes mensuales en sus pulmones y la neumonía no se va. Está incapacitada y no soporta usar mascarilla porque le dificulta aún más respirar. 

Sus médicos le han dicho que otros de sus síntomas también son consecuencia de la enfermedad. Cuando está parada mucho tiempo se le inflaman los pies, hace un mes sufre mareos y se le inflaman partes de su cuerpo.

Sufría de dolores de cabeza desde antes del contagio y ahora se le han incrementado, le duele la espalda y está desesperada con el insomnio. “Es un dolor crónico, yo no me puedo tocar, no puedo dormir boca arriba”, explica. 

Los médicos continúan tratando sus dolencias, pero aún tienen vacíos por llenar para terminar de comprender estos síntomas persistentes, pero lo que sí tienen claro es que en su caso se ha complicado porque sufre de hipotiroidismo.

María Van Kerkhove, epidemióloga líder de la OMS, destacó a comienzos de diciembre que el mundo cada vez aprende más sobre este síndrome, que parece afectar diferentes órganos.

“No es solo una enfermedad respiratoria de dos semanas, parece persistir durante meses. Estamos trabajando con muchos grupos de pacientes y con muchos investigadores diferentes para comprender realmente mejor lo que está sucediendo. Nos hemos reunido con estos grupos de pacientes y nos han dicho que lo que necesitan es el reconocimiento de que esto es algo real”, dijo la experta.

Pero no todos los casos de pacientes que presentan síntomas después de varios meses de haber contraído el virus tienen enfermedades de base. Mauricio Silva es uno de ellos, un hombre mayor de 50 años, sano, que se contagió en junio, estuvo hospitalizado y sus síntomas fueron gastrointestinales.

Cinco meses después todavía su estómago sigue delicado, ciertas comidas le producen malestar y “dolor de panza”, dice Silva. Y hace unos pocos días empezó a sentir molestias en las articulaciones. 

Sus médicos dicen que son síntomas post Covid y que todavía no saben cómo tratarlos porque todo esto es nuevo para ellos ya que no todos los pacientes conservan las dolencias después del contagio. Pero ahora que la enfermedad está clasificada mundialmente, los estudios a estos grupos de pacientes avanzan puesto que ya es una realidad inocultable.

Con el paso del tiempo, ya ha sido posible realizar algunas conclusiones para conocer las complicaciones que trae la enfermedad a mediano y largo plazo en la vida de los pacientes y estos muestran que síntomas como la fatiga y el cansancio son frecuentes meses después de haber superado el contagio.

Por ejemplo, un estudio realizado en Italia y publicado en julio por el 'Journal of the American Medical Association' (JAMA, por sus siglas en inglés), encontró que entre los pacientes que se habían recuperado del Covid-19, el 87,4% reportaba la persistencia de por lo menos un síntoma dos meses después del contagio.

Al momento de la evaluación, sólo el 12,6% estaba libre de cualquier síntoma de la enfermedad, mientras que el 32% presentaba un síntoma o dos, el 55% tres o más.  Adicionalmente, un 53,1% sentía fatiga, el 43.4% disnea, el 27,3%, dolor en las articulaciones y dolor de pecho un 21,7%.

Otro estudio alemán publicado en 'JAMA: Cardiology, realizado en 100 pacientes con Covid-19 que se habían recuperado recientemente y fueron examinados mediante imágenes por resonancia magnética (IRM), reveló compromiso cardíaco en el 78% de ellos e inflamación del miocardio en el 60%. La mayoría de estos pacientes no tenían antecedentes cardiacos y no habían estado hospitalizados por el contagio.

Según los autores, todavía es necesario realizar más investigaciones sobre los efectos a largo plazo del Covid-19. 

Las dolencias del 'Long Covid' podrían afectar corazón, pulmones y hasta el cerebro 

De acuerdo con información de la Clínica Mayo, los síntomas más comunes que persisten con el tiempo son fatiga, falta de aire, tos, dolor en las articulaciones y dolor en el pecho. 

Otros síntomas menos frecuentes son dolores en los músculos y en la cabeza, latidos rápidos o fuertes del corazón, pérdida del olfato o del gusto, problema de memoria, de concentración o dificultades para dormir, erupciones y pérdida del cabello.

Según esta fuente, “los síntomas de Covid-19 a veces pueden persistir durante meses. El virus puede dañar los pulmones, el corazón y el cerebro, lo que aumenta el riesgo de problemas de salud a largo plazo”.

En el corazón, “las pruebas por imágenes tomadas meses después de la recuperación del Covid-19 han mostrado daño duradero al músculo cardíaco, aún en el caso de las personas que presentaron solamente síntomas leves de la Covid-19”. 

En los pulmones, la neumonía asociada al virus puede causar daño duradero en los alvéolos y esto puede generar problemas respiratorios a largo plazo.

Y en el cerebro, incluso en las personas jóvenes, el coronavirus puede causar convulsiones y el síndrome de Guillain-Barré, una enfermedad que genera una parálisis temporal. 

Carlos Eduardo Pérez, consejero científico de France 24, resaltó en octubre que el grupo de personas que manifiestan estos síntomas de larga duración es reducido: "Hay algunas personas, no son todas, que tienen unos síntomas que se prolongan en el tiempo ya sea por secuelas por su atención, por la enfermedad de base o porque tienen algunas complicaciones derivadas del Covid-19 (…) aún se está evaluando la información", dijo el médico infectólogo de la Universidad Nacional de Colombia.

La edad y la complejidad del contagio parecen no incidir en los síntomas post Covid 

Hasta el momento no se ha identificado que los síntomas post Covid incidan dependiendo de la edad o de qué tan comprometida estuvo la persona durante el contagio, como ha sucedido en la familia de Tatiana Quinchanegua. Ella, sus padres y su pareja se contagiaron en junio. La única que tenía una enfermedad de base era la madre, que sufre de obesidad y artrosis degenerativa. 

El novio tiene 38 años y seis meses después del contagio todavía siente fatiga. Los médicos le han dicho que es por el Covid-19. Tatiana, de 35 años, siente un zumbido que va y viene en uno de sus oídos desde que se contagió; su madre estuvo hospitalizada una semana por Covid-19 y ahora tiene un dolor en la espalda continuo; el padre tiene 61 años, estuvo hospitalizado un mes debido al contagio y desde entonces no oye muy bien. La familia está en consultas médicas.

Otra es la historia de Rosita Polanía, que se contagió en octubre y a los 16 días de tener los primeros síntomas tuvo un infarto leve. Dos meses después se siente fatigada, ordena su casa por etapas porque la energía no le alcanza, tiene un dolor de espalda que califica de “brutal”. La médica que la trata le ha explicado que el virus le inflamó el corazón y que los otros síntomas son producto del contagio. Era una persona sana de 58 años, delgada y que hacía ejercicio.

Como ellos, otras personas que hablaron con France 24 reportaron síntomas de fatiga y dolores musculares, en la espalda y en las articulaciones. Esto dos, tres y hasta cinco meses después de haberse contagiado y sus historias son similares: los médicos apuntan a las secuelas del coronavirus.

Mientras los expertos recaban información para tratar a estos pacientes, la OMS es clara en su mantra: la mejor forma de esquivar problemas de salud futuros por el virus es evitar a toda costa el contagio.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24