Equipo de Joe Biden considera sanciones contra Rusia por caso de ciberataque masivo

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, durante una intervención, en Wilmington, Delaware, EE. UU., el 19 de diciembre de 2020.
El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, durante una intervención, en Wilmington, Delaware, EE. UU., el 19 de diciembre de 2020. © Joshua Roberts/Getty Images/AFP

Ron Klain, jefe de gabinete del nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó que el mandatario electo impondrá sanciones contra Rusia, país que presuntamente está detrás del más grande ciberataque contra el Gobierno de Estados Unidos, revelado por primera vez el pasado 13 de diciembre. El anuncio llega después de que el presidente Donald Trump fuera fuertemente criticado por guardar silencio frente al tema y posteriormente contradijera a su propia Administración al acusar a China como supuesta responsable.

Anuncios

La respuesta de Estados Unidos por el ciberataque masivo a las principales agencias de su Gobierno irá más allá de “sanciones justas”. Así lo aseguró Ron Klain, jefe de gabinete del presidente electo Joe Biden, sobre quien recaerá la responsabilidad de actuar luego del silencio y posterior desestimación del papel de Rusia que protagonizó el actual presidente, Donald Trump.

Klain afirmó que una vez Biden se posesione en el cargo el próximo 20 de enero, su Gobierno entablará sanciones económicas contra el Kremlin y medidas para obstaculizar la capacidad de Moscú de lanzar futuros hackeos. La respuesta incluirá ataques de represalia a la infraestructura rusa, de acuerdo con fuentes familiarizadas con el asunto, citadas por Reuters.

“Aquellos que son responsables van a enfrentar las consecuencias (…) No se trata sólo de sanciones. Son pasos y cosas que podríamos hacer para degradar la capacidad de los actores extranjeros de participar en este tipo de ataque", dijo Klain el domingo durante una entrevista con la televisión estadounidense.

El abogado de 59 años aseguró que Biden se encuentra trazando formas de hacer frente al espionaje de sistemas en más de 40 agencias federales de Estados Unidos como los departamentos de Estado, Tesoro, Comercio, Seguridad Nacional y la Agencia Nuclear, entre otros. Además, el ataque dejó expuestas a miles de empresas estadounidenses.

"Creo que todavía hay muchas preguntas sin respuesta sobre el propósito, la naturaleza y el alcance de estos ataques específicos", dijo Klain.

Todos los dedos en Washington apuntaron al Kremlin luego de que la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad (CISA) atribuyera el hackeo a presuntos piratas informáticos rusos e indicó que es un "riesgo grave" para el Gobierno federal, que comprometió "infraestructuras cruciales" en el país.

Sin embargo, el Gobierno de Vladimir Putin rechazó cualquier participación en el espionaje cibernético, considerado el más grande hasta ahora contra las altas esferas de poder en Estados Unidos.

"Estos ataques seguirán aumentando y empeorarán si no hacemos nada"

De acuerdo con las investigaciones, el ataque virtual habría comenzado desde el pasado marzo a través de un programa de software de terceros vendido por la empresa estadounidense SolarWinds, con más de 300.000 clientes en el mundo, incluido el Ejército de EE. UU. y el Pentágono, entre otros.

El director ejecutivo de la firma de ciberseguridad FireEye, Kevin Mandia, quien reveló que había sido blanco del intento de espionaje, dijo que estaba claro que las intrusiones extranjeras no era solo una y sugirió que pasará poco tiempo antes de un nuevo ataque virtual.

"Estos ataques seguirán aumentando y empeorarán si no hacemos nada", afirmó Mandia.

Archivo- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, camina con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, antes de la toma de una foto grupal en la Cumbre del G20 ,en Osaka, Japón, el 28 de junio de 2019.
Archivo- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, camina con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, antes de la toma de una foto grupal en la Cumbre del G20 ,en Osaka, Japón, el 28 de junio de 2019. © AFP/Brendan Smialowski

Expertos en ciberseguridad y funcionarios de la Administración Trump, como el secretario de Estado Mike Pompeo, aseguraron que no hay duda de que Moscú está detrás de esa agresión.

Pero, Trump quien por varios días guardó silencio al respecto, finalmente se pronunció el domingo para minimizar el ataque y contradecir a los miembros de su propio Gobierno, ya que apuntó a China como el supuesto responsable.

“El ciberataque es mucho mayor en los medios de noticias falsos que en la realidad. Me han informado completamente y todo está bien, bajo control”, escribió Trump a través de su cuenta de Twitter.

Su acción le costó el rechazo tanto de congresistas demócratas como republicanos. El senador de la bancada oficialista, Mitt Romney, reprochó al mandatario por considerar que pone a su país en un riesgo constante.

"Creo que hemos llegado a reconocer que el presidente tiene un punto ciego cuando se trata de Rusia (…) Rusia actuó con impunidad. No temían lo que podríamos hacer desde una cibercapacidad. No creían que nuestros sistemas de defensa fueran particularmente adecuados. Y aparentemente no pensaron que responderíamos de una manera muy agresiva”, afirmó Romney.

Ante un presidente desde hace mucho tiempo cauteloso de culpar al Gobierno ruso, especialmente después de que las agencias de inteligencia de EE. UU. señalaran a Moscú de intervenir en las elecciones presidenciales de 2016 a favor de Trump, toda la represalia por el ataque cibernético más grande contra Washington recaerá en Joe Biden, como había adelantado la prensa estadounidense en los últimos días.

 Con AP y Reuters

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24