EE. UU.: los demócratas introducen una resolución para iniciar un ‘impeachment’ contra Trump

La máxima representante de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi y el vicepresidente Mike Pence de Estados Unidos ofician como una sesión conjunta de la Cámara y el Senado el miércoles 6 de enero de 2021.
La máxima representante de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi y el vicepresidente Mike Pence de Estados Unidos ofician como una sesión conjunta de la Cámara y el Senado el miércoles 6 de enero de 2021. © Erin Schaff / The New York Times vía AP

Los demócratas de la Cámara de Representantes presentaron una resolución con un único artículo para iniciar un nuevo juicio político contra el presidente saliente Donald Trump por "incitación a la insurrección". Además, la presidenta de la cámara baja, Nancy Pelosi, anunció este lunes que los legisladores debatirán una resolución para instar al vicepresidente Mike Pence a que invoque la enmienda 25, una maniobra que podría sacar a Donald Trump de su cargo antes de que se acabe su mandato, el 20 de enero.

Anuncios

Los demócratas en la Cámara de Representantes de Estados Unidos intensifican la presión para sacar de su cargo al presidente saliente Donald Trump. Los legisladores opositores presentaron una resolución para iniciar un nuevo juicio político contra el mandatario republicano por "incitación a la insurrección", debido a su rol en el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero.

El texto contiene un único artículo y podría ser tratado el próximo miércoles 13 de enero. Con la mayoría en la cámara baja, los demócratas podrían aprobar el inicio del segundo 'impeachment' contra Trump, que se convertiría en el primer presidente en enfrentar dos juicios políticos.

La enmienda 25, la otra opción que buscan los demócratas

Por otro lado, los demócratas también impulsan la invocación de la enmienda 25 por parte del vicepresidente Mike Pence, que permitiría apartar a Trump de su cargo por considerar que no está apto para ejercerlo. Esa enmienda está originalmente pensada para remover a un presidente que sea incapaz de cumplir sus funciones.

Este lunes, los congresistas republicanos bloquearon una propuesta del demócrata Jamie Raskin para que la Cámara, en forma unánime, instara al vicepresidente a movilizar al gabinete hacia la destitución de Trump, acción para la que se requiere el apoyo de más de la mitad de los principales funcionarios del Ejecutivo.

"La Cámara de Estados Unidos nunca debe adoptar una resolución que exija la destitución de un presidente debidamente electo, sin audiencias, debate o votos registrados", dijo el representante republicano Alex Mooney, quien planteó la objeción a la propuesta demócrata.

En cambio Pelosi señaló que con esa posición, los representantes republicanos "están permitiendo que continúen los desquiciados, inestables y trastornados actos de sedición del presidente". "Su complicidad pone en peligro a Estados Unidos, erosiona nuestra democracia y debe terminar", agregó la líder de la Cámara. 

Por eso, los demócratas insisten en una ley que lleve al vicepresidente a utilizar una enmienda que nunca antes se ha usado en el país. En ese sentido, el también demócrata Steny Hoyer propuso otra legislación para que la Cámara de Representantes vote sobre la iniciativa de Raskin. Si la norma pasa la votación en la Cámara este martes 12 de enero, el vicepresidente Mike Pence tendrá 24 horas para responder y activar la enmienda, según explicó la líder Nancy Pelosi.

En su declaración, Pelosi agregó que Trump es una “amenaza inminente” para la Constitución y para Estados Unidos tras incitar la toma del Congreso el 6 de enero.

El ataque al Capitolio que llevó a las presiones contra Trump

Las propuestas de un 'impeachment' y de utilizar la enmienda 25 surgieron luego de que decenas de simpatizantes de Donald Trump, entre ellos supremacistas blancos y seguidores de las conspiraciones de QAnon, atacaran el Capitolio. 

Ellos irrumpieron en el Congreso cuando los legisladores iban a oficializar los resultados electorales, que certificaban a Joe Biden como el próximo presidente del país. 

Además de quebrar ventanas y robar varios computadores, algunos de los manifestantes atacaron a agentes de policía. Los enfrentamientos dejaron cinco muertos, incluyendo un uniformado; más de 80 personas detenidas y 25 investigaciones judiciales por terrorismo doméstico. 

Adicionalmente, un segundo uniformado que respondió al ataque murió más tarde mientras estaba fuera de servicio. Aunque todavía se desconoce la causa oficial del deceso, se ha hablado de un posible suicidio. 

Pero más allá de los disturbios, lo que encendió el debate en el Congreso fue la posición de Donald Trump sobre la insurrección. Antes de que las protestas se realizaran, el presidente promovió que sus seguidores acudieran a la manifestación que, según él, sería "salvaje". Además, le pidió a quienes acudieran que fueran firmes y mostraran su fortaleza. 

Una vez la protesta se salió de control, Trump insistió en un supuesto fraude que no ha probado desde las elecciones y que fue la chispa de la toma del Congreso.

Ante la presión de republicanos y demócratas para que condenara la violencia, Trump finalmente rechazó los excesos cometidos. Sin embargo, sus acciones ya habían cruzado los límites para muchos de sus copartidarios como los senadores Lisa Murkowski, Ben Sasse y Patrick Toomey, este último considerado un republicano de alto rango. Todos ellos están de acuerdo con los demócratas en que el presidente debe abandonar su cargo antes del 20 de enero. 

La posición de Trump fue tal que incluso Twitter, Facebook e Instagram decidieron cerrar las cuentas oficiales del mandatario al considerar que sus palabras podrían incitar a la violencia. 

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24