Con Biden, Reino Unido y Estados Unidos quieren mantener su "relación especial"

Boris Johnson fue uno de los primeros líderes mundiales en reconocer la victoria de Joe Biden y hablar con el demócrata para "afianzar sus intereses comunes y tener la certeza de que el acuerdo de paz seguirá protegido".
Boris Johnson fue uno de los primeros líderes mundiales en reconocer la victoria de Joe Biden y hablar con el demócrata para "afianzar sus intereses comunes y tener la certeza de que el acuerdo de paz seguirá protegido". © AFP

Con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, se prevé que la relación con el Reino Unido seguirá siendo "especial", y el Presidente seguirá siendo un garante del Acuerdo de Paz entre las Irlandas. Sin embargo, el acuerdo comercial con Estados Unidos, por el que Gran Bretaña ha estado esperando desde que firmó el Brexit, no sería una realidad en el futuro cercano. 

Anuncios

Con Joe Biden en la Casa Blanca y Boris Johnson en Downing Street, el Reino Unido es y seguirá siendo el aliado más poderoso e importante de Estados Unidos en Europa. No solo comparten intereses estratégicos, geopolíticos, económicos, historia e idioma.

Atender la tragedia que ha causado la pandemia del Covid-19 será la prioridad en ambos lados del Atlántico. Las alianzas de los países más poderosos del mundo serán más que necesarias para encontrar una nueva normalidad y un mejoramiento en la economía global. Y esa es una de las premisas de Reino Unido como presidente en 2021 del G7. 

“Cooperando ya sea para compartir conocimientos sobre la diseminación de vacunas o trabajar juntos en el G7 puede ayudar con la reducción de deuda en el sur global”, así lo aseguró la directora del programa de Estados Unidos y América del Chatham House, Leslie Vinjamuri, en entrevista con France 24. 

Otros temas prioritarios, además de seguridad, están el fortalecimiento de la OTAN, derechos humanos y la lucha contra el cambio climático, una realidad negada por Donald Trump.  

Reino Unido - EE. UU., aliados naturales

Trump no ahorró elogios para Boris Johnson. Comentaristas políticos se han dedicado a encontrar similitudes entre los dos por sus intereses, personalidades y comentarios fuera de tono.

Sin embargo, a la hora de gobernar, Johnson sabe que una cercana y amistosa relación con el presidente de Estados Unidos es más que fundamental para los intereses británicos, independientemente de la persona. 

Tanto así que, el británico fue uno de los primeros líderes en conversar con Biden para “afianzar sus intereses comunes y tener la certeza de que el acuerdo de paz seguirá protegido”.   

Johnson también tomó distancia de Trump, luego de que este incitara la toma del Congreso. A través de Twitter, el Premier pidió un “traspaso de poder pacífico”. 

¿Un acuerdo comercial a la vista? 

Ahora que Reino Unido está fuera de la Unión Europea empieza a buscar socios comerciales. Y el primer ministro ha mencionado como prioritario un acuerdo comercial con Estados Unidos. 

De acuerdo con cifras de la Oficina de Comercio de Estados Unidos, en 2019 Reino Unido fue el quinto mercado de exportaciones de bienes de ese país con $69.1 billones de dólares. 

En el caso de importaciones de bienes británicos fueron por $63.2 billones de dólares. 

El propósito de Johnson es aumentar ese comercio y tener acceso más directo a la economía más grande del mundo. 

Sin embargo, medios especializados como Politico aseguran, luego de entrevistar a funcionarios en Londres y Washington, que este acuerdo no será una prioridad para Biden. Se prevé que los 100 primeros días estén concentrados en la lucha contra la pandemia.

De otro lado, el Brexit hace que la relación con Estados Unidos sea diferente, explica Vinjamuri. 

“Definitivamente lo complica más. Gran Bretaña ya no podría jugar ese papel de intermediación en la relación entre EE. UU. Y Europa, pero sigue siendo muy importante en algunos aspectos”, sostiene Vinjamuri. 

Biden, garante de paz entre las Irlandas

Mientras Donald Trump fue un defensor del Brexit por la economía, Biden no solo se ha opuesto a este, sino que ha dicho que el proceso de paz “no puede ser una víctima del Brexit".

Y resaltó que “no queremos una frontera vigilada" entre Irlanda del Norte que, hace parte del Reino Unido, y la República de Irlanda, miembro de la Unión Europea. 

Y es que el Acuerdo de Paz del Viernes Santo de 1998, que puso fin a más de 30 sangrientos años de violencia en la isla de Irlanda, entre Unionistas y Republicanos, y en el que murieron más de 3.000 personas, es fundamental para Biden por sus orígenes irlandeses y porque Estados Unidos sirvió como un garante neutral. 

El presidente electo Joe Biden visto en un monitor durante un discurso en la sala de reuniones de la Casa Blanca, el 6 de enero de 2021, en Washington, DC.
El presidente electo Joe Biden visto en un monitor durante un discurso en la sala de reuniones de la Casa Blanca, el 6 de enero de 2021, en Washington, DC. JOSHUA ROBERTS GETTY IMAGES NORTH AMERICA/AFP

El profesor y especialista en este Acuerdo de la Queen's University Belfast, Peter McLoughlin, aseguró que “no es sorprendente” que Biden ahora lo defienda, dado que ha así “lo ha hecho por décadas”. 

“El importante papel de la administración Clinton en ayudar a crear el Acuerdo permitió a los republicanos sentirse más seguros de que el Gobierno británico también estaría obligado a cumplir con sus compromisos, dado el fuerte apoyo de Estados Unidos”, explica McLoughlin.  

El experto agrega que “para ser justos, eso es exactamente lo que Biden parece estar haciendo ahora, y la mayoría de los irlandeses-estadounidenses lo apoyarían, sintiéndose orgullosos del papel que ellos y su gobierno desempeñaron para ayudar en el camino hacia este acuerdo”. 

Es posible que con Joe Biden como presidente de Estados Unidos la unificación de la isla de Irlanda, dividida en 1921, vuelva a tener relevancia internacional. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24