Investidura de Joe Biden: instructivo de una ceremonia anclada en la tradición

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, inspecciona la plataforma donde tomará posesión el presidente electo, Joe Biden. En Washington, EE.UU., el 19 de enero de 2021.
La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, inspecciona la plataforma donde tomará posesión el presidente electo, Joe Biden. En Washington, EE.UU., el 19 de enero de 2021. © Reuters/Jonathan Ernst
Texto por: Stéphanie Trouillard
8 min

El demócrata Joe Biden llegará el miércoles a la Casa Blanca tras la ceremonia de investidura. Desde el primer “Inauguration Day” en 1789 con la prestación de juramento de George Washington hasta la de Donald Trump en 2017, la toma de posesión no ha dejado de evolucionar, siempre conforme a tradiciones muy establecidas. 

Anuncios

La ceremonia de investidura del 46º presidente estadounidense, el demócrata Joe Biden, se llevará a cabo el miércoles 20 de enero en Washington. Será en una capital desierta, controlada por el Ejército, donde prestará juramento junto a la vicepresidenta Kamala Harris. Esta jornada particular responde a múltiples códigos y tradiciones. 

La fecha del 20 de enero

La primera toma de posesión en la historia estadounidense, la de George Washington, tuvo lugar el 30 de abril de 1789 por razones climáticas. Fue necesario esperar el deshielo del invierno para poderse desplazar. Enseguida se fijó la fecha para el 4 de marzo, es decir unos cuatro meses después del Election Day, el día de la elección del Colegio Electoral, que elige al presidente y al vicepresidente. Pero en 1983, después de la elección de Franklin Roosevelt y mientras el presidente electo Herbert Hoover era muy impopular, este periodo de transición parecía demasiado largo. Un mes antes de la toma de posesión de Roosevelt, la ratificación de la vigésima enmienda de la Constitución estadounidense cambió el inicio de los mandatos del presidente y del vicepresidente, adelantándolo al 20 de enero.

George Washington en la primera ceremonia de investidura en Nueva York, el 30 de abril de 1789.
George Washington en la primera ceremonia de investidura en Nueva York, el 30 de abril de 1789. © Library of Congress

Sin embargo, hubo tres excepciones: la de Dwight D. Eisenhower en 1957, la de Ronald Reagan en 1985 y la de Barack Obama en 2013. Estas investiduras fueron desplazadas al 21 de enero porque el 20 de enero era un domingo. 

El lugar

La ceremonia que marca la inauguración del mandato presidencial se realiza delante del Capitolio, el edificio que alberga el Congreso, en Washington, y esto se lleva a cabo desde 1801, cuando Thomas Jefferson, el tercer presidente de Estados Unidos, prestó juramento.La primera investidura, la de George Washington, se realizó en el Federal Hall de Nueva York, en Wall Street. Por su parte, otras dos investiduras, la de William Howard Taft en 1909 y la de Ronald Reagan en 1985, se llevaron a cabo al interior del Capitolio, a causa de las condiciones climáticas. Mientras el termostato indicaba -13ºC, Ronald Reagan dejó que la multitud y sus 140.000 invitados esperaran afuera. 

William Howard Taft asistiendo a la ceremonia de investidura en medio de una tormenta de nieve, 4 de marzo de 1909.
William Howard Taft asistiendo a la ceremonia de investidura en medio de una tormenta de nieve, 4 de marzo de 1909. © Library of Congress

Los participantes

Donald Trump no asistirá a la investidura de su sucesor Joe Biden. La tradición dicta que el presidente saliente y la primera dama reciban a la nueva pareja presidencial la mañana de la posesión, y que enseguida todos se dirijan hacia el Capitolio.

En 1801, el segundo presidente estadounidense John Adams, también pasó por alto la investidura de su sucesor Thomas Jefferson. Derrotado, socavó la reputación de su antiguo vicepresidente y abandonó la Casa Blanca al amanecer del 4 de marzo, día de la investidura. Su propio hijo, John Quincy Adams, obtuvo bajo condiciones cuestionadas la elección en 1824, ante Andrew Jackson. Cuatro años después y tras una violenta campaña, Jackson se vengó. Los dos hombres no se volverían a encontrar y Adams se escabulló la víspera de la ceremonia.

En 1841, por razones que se desconocen, el demócrata Martin Van Buren también faltó a la ceremonia de William Henry Harris. El 4 de marzo de 1869, Andrew Johnson se quedó en la Casa Blanca durante la investidura de su sucesor, Ulysses Grant, quien se negó a compartir su carruaje con él para dirigirse al Capitolio. Un siglo después, en 1974, Richard Nixon también faltó a la ceremonia de Gerald Ford. Simplemente se fue de la Casa Blanca después de haber dimitido y antes de que su sucesor prestara juramento.

En cambio, los antiguos presidentes Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton asistirán al evento, al igual que el vicepresidente Mike Pence, quien aceptó la invitación. 

El juramento

El único evento del cual hay constancia en la Constitución estadounidense es la prestación del juramento del nuevo presidente a mediodía, tradicionalmente delante del presidente de la Corte Suprema. Unos 15 minutos antes, el nuevo vicepresidente presta juramento. En el caso de que el nuevo presidente fallezca en el intervalo, el vicepresidente podría entonces sucederlo.

Las palabras exactas pronunciadas por el presidente electo son: “Juro (o afirmo) solemnemente que ejecutaré fielmente el cargo de presidente de Estados Unidos, y que hasta el límite de mis capacidades preservaré, protegeré y defenderé la Constitución de Estados Unidos”.

El presidente Herbert Hoover es juramentado, en Washington, el 4 de marzo de 1929.
El presidente Herbert Hoover es juramentado, en Washington, el 4 de marzo de 1929. © Library of Congress

En 2009, Barack Obama se equivocó con el texto. La responsabilidad recayó sobre el presidente de la Corte Suprema que pronunció en desorden las palabras del juramento constitucional. Por precaución, el 44º presidente de nuevo volvió a prestar juramento al día siguiente, en la Casa Blanca. La misma desventura le ocurrió a Herbert Hoover en 1929. El presidente de la Corte Suprema prácticamente reinventó el texto constitucional. 

La Biblia

A mediodía, hora de Washington, Joe Biden prestará entonces juramento, con la mano derecha levantada y la mano izquierda sobre la Biblia. Decidió utilizar una biblia familiar de 1893, tal como se lo anunció en una entrevista a Stephen Colbert. Ya la había utilizado para sus ceremonias de juramentación como senador estadounidense y como vicepresidente.

En cambio, varios presidentes utilizaron biblias que le pertenecieron a personajes históricos célebres. Warren G. Harding en 1921, Eisenhower en 1953, Jimmy Carter en 1977 y George H. W. Bush prestaron juramento sobre la Biblia utilizada por George Washington. También es posible utilizar dos. Barack Obama prestó juramento sobre las biblias de Abraham Lincoln y Martin Luther King, mientras que Donald Trump lo hizo sobre la de Abraham Lincoln, como su predecesor, y sobre la que su madre le regaló cuando era un niño. 

A bordo del Air Force One, Jackie Kennedy observa a Lyndon Johnson tomar posesión el 22 de noviembre de 1963, después del asesinato de su esposo.
A bordo del Air Force One, Jackie Kennedy observa a Lyndon Johnson tomar posesión el 22 de noviembre de 1963, después del asesinato de su esposo. © AFP

La Constitución no exige de manera explícita el uso de la Biblia. Algunos presidentes utilizaron otros libros, como John Quincy Adams (que lo hizo sobre un volumen que contenía el texto de la Constitución), Theodore Roosevelt (que no tenía ninguna a su disposición) o Lyndon Johnson (que utilizó un misal).

El desfile

Una vez terminada la ceremonia, el tradicional desfile a lo largo de Pennsylvania Avenue no se llevará a cabo a causa de la pandemia de Covid-19. Será reemplazada por una “Parade Across America” virtual que será retransmitida por los canales de televisión. Joe Biden tiene previsto cruzar la ribera del Potomac para llegar hasta el cementerio de Arlington a depositar un ramo sobre la tumba del soldado desconocido, en compañía de tres antiguos presidentes: Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama.

El presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama en el desfile posterior a la ceremonia de inauguración, el 20 de enero de 2009.
El presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama en el desfile posterior a la ceremonia de inauguración, el 20 de enero de 2009. AFP - DOUG MILLS

La cena con los parlamentarios al interior del Capitolio también se anuló a causa de la crisis sanitaria, al igual que los bailes que habitualmente marcan el ritmo de esta velada en Washington. Para reemplazarlos, Tom Hanks animará una emisión especial por televisión. 

 

Este artículo fue adaptado de su original en francés 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24