Defensa de Trump sostiene que el 'impeachment' es un caso de "venganza política"

Michael Van Der Veen, abogado del equipo de defensa del expresidente de Estados Unidos Donald Trump, abre su intervención ante el Senado durante el segundo juicio político contra el exmandatario, en Washington, EE. UU., el 12 de febrero de 2021.
Michael Van Der Veen, abogado del equipo de defensa del expresidente de Estados Unidos Donald Trump, abre su intervención ante el Senado durante el segundo juicio político contra el exmandatario, en Washington, EE. UU., el 12 de febrero de 2021. © U.S. Senate TV/ Vía Reuters

Este 12 de febrero fue el turno para la defensa, en el juicio político contra el expresidente Donald Trump, acusado de “incitación a la insurrección” tras el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero. Los abogados del exmandatario señalaron que este es un caso de “venganza política” y aseguraron que el ataque fue premeditado e inició antes de que el magnate emitiera el discurso frente a sus partidarios, por el que es acusado.

Anuncios

Con una defensa diferente a la del pasado martes 9 de febrero, que despertó la furia de Donald Trump según reportes de la prensa estadounidense, el abogado Michael van der Veen abrió la exposición de su caso argumentando que el juicio político se reduce a un acto de “odio” y retaliación de los demócratas contra el exmandatario.

"El artículo de juicio político ante el Senado es un acto de venganza política injusto y descaradamente inconstitucional", dijo Van der Veen en su apertura y agregó que es parte de la “cacería de brujas de años” del Partido Demócrata.

Asimismo, los abogados defendieron la retórica utilizada por el expresidente el pasado 6 de enero, que según los fiscales de la Cámara de Representantes incitó a la violencia contra el Capitolio mientras los legisladores certificaban la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales del 3 de enero.

Los apoderados de Trump argumentaron que el discurso del exjefe de Estado está protegido por la garantía de libertad de expresión, incluida en la primera enmienda de la Constitución estadounidense.

“Los fiscales no pueden probar explícita ni implícitamente que las palabras de Trump instaron a la violencia", dijo Michael van der Veen, quien encabezó el equipo en esta jornada.

Van der Veen justificó que cuando Donald Trump utilizó la palabra "luchar" no se refería a un enfrentamiento físico ni violento sino a que los legisladores "lucharan por los principios" de la democracia.

Pero sus palabras contrastan con las que esgrimieron los fiscales demócratas, quienes concluyeron su caso el jueves, argumentando que Trump sabía lo que sucedería cuando exhortó a sus partidarios a marchar hacia el Capitolio y les pidió "luchar como el infierno", por lo que aseguran que el exgobernante republicano debe rendir cuentas.

"Esto habría sucedido sin la intervención de Trump"

Durante su intervención, el equipo del expresidente no rechazó que hubo un asalto violento e insurrección contra la sede del Legislativo estadounidense. Sin embargo, orientó su estrategia en que su cliente no influyó para que ocurriera. La defensa aseguró que el ataque fue premeditado e inició antes de que el entonces mandatario emitiera el discurso frente a sus seguidores, por el que es acusado.

El abogado Van Der Veen aseveró que las cámaras de seguridad mostraron que a las 11:15 de la mañana del 6 de enero se registraban personas entrando al Capitolio, “45 minutos antes de que el presidente Trump se parara en el escenario”.

Unas afirmaciones que chocan con lo que sucedió minutos después de que Trump alentara a sus seguidores a ir al Capitolio, como lo demuestran las crudas imágenes que los demócratas revelaron el pasado 10 de febrero. 

“Esto habría sucedido sin la intervención del presidente Trump, el discurso del 6 de enero no causó esta revuelta. Él no lo hizo ni lo pidió de forma explícita”, afirmó Van der Veen.

Asimismo, el abogado expuso videos de la televisión estadounidense en los que el FBI habría reportado que las bombas halladas en las inmediaciones del Congreso fueron puestas una noche antes.

El apoderado del republicano continuó exponiendo que el objetivo de este 'impeachment' es evitar que el exmandatario pueda volver a postularse a un cargo de elección popular, en una defensa similar a la forma en que se ha expresado el exmandatario.

“El objetivo era eliminar a un oponente político. Nuestro país tiene que volver a trabajar, pero en vez de eso estamos aquí (…) el partido en mayoría prometió unificar al pueblo, al país, y dar más ayuda para luchar contra el Covid, pero en vez de eso esto es lo que hace”, reprochó el jurista justo antes de indicar que terminaba la exposición de su caso.

¿Juzgar una presunta incitación a la insurrección o eliminar a un rival político?

Tras la intervención de la defensa, el Senado procedió a la ronda de preguntas de los legisladores dirigidas tanto a los fiscales de la Cámara de Representantes como a los apoderados del exmandatario.

Los cuestionamientos mostraron una división: senadores que apuntaron a dejar claro que el asalto al Capitolio no hubiera sido posible sin la conducta instigadora del entonces presidente; y congresistas que señalaron que el juicio político intenta desprestigiar el voto de 64 millones de personas que votaron por Donald Trump en las elecciones del pasado 3 de noviembre.

La senadora demócrata Stacey Plaskett recalcó que, aunque el juicio político está enfocado en los actos del mandatario el 6 de enero que habrían conducido al ataque, prueba de su presunta responsabilidad es que el asalto fue consecuencia de meses de instigación y discurso de odio del entonces mandatario que cultivaron y alentaron a grupos extremistas del país que finalmente violentaron el Congreso. Entre ellos los denominados “Proud Boys” y el grupo MAGA, acrónimo de “Make America Great Again” o “hacer a Estados Unidos grande de nuevo”, lema proclamado por Trump.

“No solo es un funcionario luchando por una causa, son meses y meses de cultivar personas que ya eran violentas, no potencialmente violentas, y les ayudo a que nos atacaran (…) Trump ha pasado meses llamando a sus simpatizantes para que marcharan en un día específico, a una hora específica y con un propósito específico. Él sabía que estaban armados y les dijo luchen hasta el final para parar el robo (electoral), por eso debe ser declarado culpable”, dijo la legisladora por el estado de Nueva York.

Por su parte, el abogado de la defensa, Michael Van Der Veen aseguró que teniendo en cuenta que el juicio político se adelanta contra un hombre que ya dejó el Ejecutivo, el impeachment pretende “avergonzar” a los millones de personas que votaron por él.

“El único motivo de este procedimiento es avergonzar al presidente y crear una oportunidad de que no vuelva a ostentar un cargo en el futuro o al menos dejar saber al país que no podría volver a tener un cargo político y decir a los 64 millones que votaron por él que se equivocaron”, dijo el apoderado del exgobernante que ya ha manifestado su intención de volver a buscar la Presidencia en las elecciones de 2024.

En la ronda de preguntas también se discutió la presunta inacción de Trump para proteger a los congresistas y a su propio vicepresidente, a quien atacó y llamó “traidor” en redes sociales horas antes del asalto por no respaldar su petición de revertir el resultado electoral.

Algunos legisladores destacaron que hasta dos horas después de conocerse el ataque el líder político emitió el primer mensaje en el que hizo un llamado a la calma. Declaraciones que fueron refutadas por los abogados de la defensa, quienes indicaron que por el contrario el video emitido por Trump demostró que él no respaldaba la insurrección.

No obstante, estos últimos comentarios también contrastan con las palabras que emitió el entonces gobernante quien, aunque le pidió a sus simpatizantes retirarse del lugar, justificó sus acciones e insistió en que las elecciones le habían sido “robadas”.

En este juicio no está previsto el llamado a testigos ni el testimonio de Donald Trump, quien rechazó la solicitud.

Por ahora, la votación final para condenarlo o absolverlo está programa para este sábado 13 de febrero, a las 3 de la tarde, hora de Washington. Para que el exmandatario sea declarado culpable es necesario el voto en su contra de dos tercios del Senado: 67 legisladores.

Con la Cámara Alta en un empate de 50 demócratas y 50 republicanos, se requerirá que al menos 17 conservadores se unan a los progresistas, un margen difícil de alcanzar para la parte acusadora, por lo que los expertos indican que Trump quedará absuelto.

Pero en el eventual caso de que el expresidente fuera hallado culpable de “incitación a la insurrección”, podría proceder una siguiente votación para inhabilitarlo de la escena política.

Con Reuters 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24