¿Qué tan útil fue la defensa de Donald Trump en el ‘impeachment’?

Bruce Castor y Michael van der Veen, abogados del expresidente Donald Trump, regresan a su sala de reuniones durante un receso en el Senado en Washington, Estados Unidos, el 12 de febrero de 2021.
Bruce Castor y Michael van der Veen, abogados del expresidente Donald Trump, regresan a su sala de reuniones durante un receso en el Senado en Washington, Estados Unidos, el 12 de febrero de 2021. © Jabin Botsford / The Washington Post vía AP, Pool

A pesar de los duros cuestionamientos a la defensa y del supuesto interés del propio Trump de despedir a uno de sus abogados durante el juicio, el resultado ya estaba prácticamente definido desde que empezó el juicio político. Más allá de lo que hicieran o dejaran de hacer los abogados, los republicanos no iban a votar en contra del expresidente porque el costo político era muy alto, pues con ello ponían en riesgo sus intereses de reelección y el futuro del propio Partido Republicano.  

Anuncios

“El presidente Trump no estuvo muy contento con el desempeño de su equipo legal”, dijeron fuentes citadas por el medio digital Politico. El New York Times citó a alguien cercano al expresidente diciendo que en una escala de 1 a 10, Trump alcanzó un nivel 8 de enojo contra sus defensores. De hecho, según CNN, Trump se ha quejado de su abogado Bruce Castor toda la semana y consideró sacarlo del equipo de defensa, pero al final solo nombró otro abogado para dirigir el equipo y la respuesta frente a los demócratas.

Bruce Castor es uno de los cuatro abogados del equipo de defensa de Trump que erradamente se presentó como el fiscal encargado (el que acusa), cuando en realidad era el abogado defensor del expresidente en la argumentación sobre la inconstitucionalidad del segundo juicio político contra Trump. 

Otro de los que criticó fuertemente la defensa de Trump fue el exabogado en el primer juicio político, Alan Dershowitz, quien dijo que Castor “no tenía ni idea lo que estaba haciendo”. El exdefensor de Trump agregó que el pueblo estadounidense merecía un buen argumento, pero que la defensa no parecía efectiva ante las ideas que planteaban los demócratas que eran los fiscales del caso.

Los errores de la defensa de Trump

Republicanos y críticos se quejaron sobre la falta de claridad en el argumento de inconstitucionalidad en el juicio político y de cómo el abogado Bruce Castor hizo comparaciones y analogías enredadas. “La única entidad que se interpone entre las amargas luchas internas que llevaron a la caída de la República Griega y la República Romana y la República Americana es el Senado de los Estados Unidos”, dijo Castor.

Otra de sus frases cuestionadas fue cuando pareció darle crédito a los demócratas por su presentación: "Seré bastante franco con ustedes (...) cambiamos lo que íbamos a hacer porque pensamos que la presentación de los gerentes (demócratas) de la Cámara estaba bien hecha", dijo Castor en el Senado.

Por su parte, David Schoen no se quedó atrás con frases que tampoco sirvieron mucho para defender al expresidente, como: "sé que esto es mucho para escuchar a la vez, muchas palabras. Pero las palabras son las que forman nuestra Constitución, francamente".

A pesar de las fuertes críticas que recibió, Bruce Castor dijo el 9 de febrero, al final del primer día de proceso, que él creía que había sido un buen día. “Llevo 35 años leyendo las expresiones de los rostros de las personas como miembros del jurado, y pude ver que había pegado un hit con el que logré una carrera”, agregó Castor.

¿Quiénes son los abogados de Trump?

Bruce Castor fue fiscal en el condado de Montgomery en Pensilvania y es conocido en Filadelfia. Mientras que David Schoen es un abogado basado en Alabama que previamente representó a Roger Stone, amigo y asesor de Donald Trump. Ellos son muy conocidos por llevar casos criminales, pero no tienen gran experiencia en derecho constitucional. La falta de recorrido en este tema se hizo notar, según senadores republicanos.

Hay que mencionar que este nuevo equipo legal de Trump -conformado por David Schoen, Bruce Castor, Michael van der Veen y William Brennan- se formó hace apenas un par de semanas después de que los abogados que inicialmente iban a representarlo se retiraran del caso por desacuerdos en costos de representación y otros problemas.

Según el asesor del presidente, Jasón Miller, para la presentación del jueves 12 de febrero los abogados se prepararon mucho más e incluso se reunieron por teléfono con Trump con el fin de preparar los argumentos contra los demócratas. Medios nacionales estadounidenses también reportaron que el equipo legal se reunió con los senadores republicanos Lindsey Graham, Ted Cruz y Mike Lee para preparar su presentación, que apenas duró tres de las 16 horas que podían usar.

Durante su presentación, David Schoen, Bruce Castor y Michael van der Veen mostraron un video en el que hicieron un montaje de líderes demócratas pronunciando las palabras “pelear y pelear como en el infierno”. Esas mismas palabras las pronunció Donald Trump en su discurso el 6 de enero antes de la toma del Capitolio. El video ha sido muy cuestionado porque sacaron de contexto las frases de los demócratas para tratar de minimizar o normalizar la postura de Trump. Los demócratas insisten en que el entonces presidente sí incitó a la violencia con sus declaraciones. 

El viernes 12 de febrero, los abogados de Trump volvieron a cometer errores. Michael Van der Veen, por ejemplo, confundió ‘resurrección’ con ‘insurrección’ y pronunció mal el nombre de la vicepresidenta, Kamala Harris. También hizo una acusación sobre un tweet de un congresista demócrata, pero después dijo que no se acordaba de la publicación. Por su parte, Bruce Castor volvió a mostrar su falta de preparación al decir que no sabía si lo que estaba diciendo era bajo juramento, aunque sentía que sí.

A pesar de esto, el expresidente Trump se mostró mucho más satisfecho con el trabajo que hizo su defensa ese viernes, como lo reportó CNN.

Más allá de las discusiones internas, la votación final terminó por favorecer a Trump. A pesar de que hubo 57 votos a favor del juicio político y 43 en contra de condenarlo, el Senado no declaró culpable al expresidente porque no se superaron los dos tercios necesarios. Esto demostró lo que desde el principio parecía improbable: que 17 republicanos votaran en contra de Trump para alcanzar los 67 votos que se necesitaban para su condena. 

Y es que a pesar de los errores que cometió la defensa, la mayoría de los senadores republicanos respaldaron al mandatario, con excepción de siete legisladores de ese partido. Una de las mayores razones es que los republicanos son conscientes de que si quieren un nuevo periodo en el Congreso, lo más probable es que tengan que asegurar los votos de los simpatizantes de Trump.

Además, el exmandatario ha insinuado que creará un nuevo partido llamado el ‘Patriot Party’, así que su plan se podría acelerar mucho más rápido si el Partido Republicano le daba la espalda en el 'impeachment'. En otras palabras, por más que la defensa de Trump no respondiera a los cuestionamientos de los demócratas, al final los errores tuvieron poco efecto en el resultado.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24