El Senado de EE. UU. llega a un acuerdo para no incluir testigos en el ‘impeachment’ contra Trump

En esta captura de video, Michael van der Veen, abogado del expresidente Donald Trump, habla sobre la moción para llamar a testigos durante el segundo juicio político del exmandatario en el Senado de los Estados Unidos en Washington, el sábado 13 de febrero 2021.
En esta captura de video, Michael van der Veen, abogado del expresidente Donald Trump, habla sobre la moción para llamar a testigos durante el segundo juicio político del exmandatario en el Senado de los Estados Unidos en Washington, el sábado 13 de febrero 2021. © Televisión del Senado de EE. UU. vía AP

Aunque inicialmente los senadores aprobaron por mayoría la inclusión de nuevos testimonios que podrían prolongar el juicio político contra el expresidente, luego los legisladores cambiaron de postura y decidieron continuar con los comentarios finales. Eso implica que el veredicto final sea este sábado, como se esperaba desde un inicio.

Anuncios

La discusión de este sábado en el Capitolio estadounidense ha cambiado varias veces de rumbo. En un principio, se esperaba que los senadores dieran sus argumentos finales sin llamar a testigos este mismo sábado 13 de febrero. Luego, tras una votación de 55 senadores a favor y 45 en contra, optaron por permitir los testimonios en el juicio. La decisión hizo que fuera poco probable que hubiera un veredicto final hoy. Pero posteriormente, los congresistas llegaron a un nuevo acuerdo para no llamar testigos. 

Esto hace que el ‘impeachment’ contra Donald Trump se vote este sábado y que el veredicto pueda conocerse alrededor de las 18:00 (hora local). Antes de ello, cada parte tendrá dos horas para hacer los comentarios finales. Las estimaciones apuntan a que Trump sería absuelto, pues no están garantizados los 67 votos necesarios de 100 posibles para condenarlo. Una de las mayores dificultades está en que para alcanzar los dos tercios necesarios, se requieren 17 votos republicanos. Trump enfrenta el cargo de “incitación a la insurrección” tras sus declaraciones sobre la toma del Capitolio.

Todo el debate sobre si abrirle las puertas o no a los testigos surgió luego de que el viernes en la noche el Senado conoció detalles de una llamada telefónica entre el líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, y Donald Trump el mismo día de la toma del Capitolio.

El legislador le pidió al entonces presidente que le ordenara a sus simpatizantes que frenara el asalto al Congreso. Sin embargo, Trump se negó, según los congresistas republicanos que estaban presentes durante la conversación. Ellos aseguran que hubo gritos e improperios, y que además Trump le dijo a McCarthy: “bueno, Kevin, creo que esta gente está más molesta que tú por las elecciones”. 

En captura de video se ve a la representante Jaime Herrera Beutler, republicana por Washington, en el Capitolio de Estados Unidos, el jueves 7 de enero de 2021.
En captura de video se ve a la representante Jaime Herrera Beutler, republicana por Washington, en el Capitolio de Estados Unidos, el jueves 7 de enero de 2021. © Televisión de la Cámara de Representantes vía AP

Dichos detalles de la llamada fueron publicados en un comunicado que emitió la representante republicana Jaime Herrera Beutler, del estado de Washington. La congresista es una de los 10 miembros de su partido que votaron el mes pasado en la Cámara para acusar a Trump. La representante agregó que Trump inicialmente negó que sus partidarios estuvieran involucrados en el ataque, alegando que la mafia eran miembros del movimiento de izquierda Antifa, una afirmación falsa que McCarthy rechazó.

Por su parte, los demócratas consideran que todo lo anterior es una evidencia corroborativa clave que confirma el “abandono deliberado del deber y el abandono del deber como comandante en jefe” del entonces presidente de Estados Unidos. Para ellos, es necesario profundizar el debate sobre si Trump fue indiferente ante la violencia, además de discutir si la incitó o no. 

Por ello, el fiscal líder demócrata Jamie Raskin de Maryland explicó que quería que la congresista republicana Herrera Beutler ampliara su versión como testigo. En efecto, el Senado admitió su testimonio como evidencia y los abogados de Trump estuvieron de acuerdo con ello. Pero todo esto ocurrió antes de que los legisladores tomaran la nueva decisión de no incluir testigos. 

La defensa de Trump se opuso a la inclusión de testigos 

Durante la discusión de si incluir o no nuevos testimonios en el ‘impeachment’, el representante del expresidente, Michael van der Veen, explicó que esto le permitiría llamar hasta 100 personas. “Si votan para permitir testigos, luego no me esposen limitando el número de testigos que puedo tener”, aseguró el abogado. Incluso, dijo que las declaraciones podrían hacerse en su bufete en Filadelfia, lo que provocó la risa de los senadores.

El problema de incluir nuevos testimonios es que esto prolongaría el juicio político contra Trump, a pesar de que los congresistas estimaron que tomarían una decisión en cuestión de semanas. Actualmente, el juicio va en su quinto día consecutivo. 

Finalmente, los demócratas que actúan como fiscales en el juicio político, llegaron a un acuerdo con la defensa del exmandatario para no citar a ningún testigo.

Algunos republicanos creen que esto dividirá aún más al país

En medio del desorden que hubo antes y después de la votación sobre los testigos, varios senadores se reunieron para discutir lo que estaba ocurriendo. En medio de ello, los republicanos Ron Johnson y Mitt Romney entablaron una acalorada conversación. 

“Esto es más que lamentable”, aclaró Johnson. “Simplemente, (la inclusión de testimonios) va a inflamar la situación”, agregó. La postura generalizada de los congresistas del partido político de Trump es que si los demócratas querían llamar a republicanos como testigos, concretamente a Herrera Beutler; entonces ellos pedirían el testimonio de la demócrata y presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi. 

Senadores como Johnson y Ted Cruz se preguntan qué tanto sabía la demócrata sobre la preparación de la seguridad del Capitolio el 6 de enero. El esquema ha sido criticado por no haber activado la protección de la Guardia Nacional a pesar de que las marchas de los seguidores de Trump ya estaban programadas.

Con AP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24