Avanza el gélido temporal en Estados Unidos, dejando fuertes estragos a su paso

Un hombre camina por las calles nevadas de Pflugerville, en Texas.
Un hombre camina por las calles nevadas de Pflugerville, en Texas. © Bronte Wittpenn / Reuters

Millones de personas se han visto afectadas por los cortes en la red eléctrica y están superando el temporal invernal sin agua potable ni calefacción en el estado de Texas, Estados Unidos. Mientras la tormenta avanza, que deja al menos 30 muertos, avanza al noreste del país. 

Anuncios

Con temperaturas bajo cero y en medio de una mortífera ola de frío, pero sin electricidad ni gas y con cortes de agua. Al menos dos millones de personas se enfrentan al temporal que azota varias regiones del sureste de Estados Unidos en precarias condiciones. "Se acabó el agua a las 8:30, se cortó la luz, obviamente somos uno de los millones, en Houston estamos todos en el mismo barco que todos en Houston”, dice un residente que ha perdido la energía y el agua.

Durante los últimos tres días, las históricas nevadas en el estado de Texas, Estados Unidos, han dejado un paisaje blanco a su paso, con gélidas temperaturas y frío extremo, que deja más de 30 fallecidos, muchas por accidentes de tráfico debido a las heladas. Las autoridades médicas de emergencia de todo el estado dijeron que docenas de otras personas han sido tratadas por sospecha de envenenamiento por monóxido de carbono e hipotermia en el norte de Texas.

Una situación que preocupa a los sanitarios, debido a que los casos derivados por el temporal podrían hacer colapsar los hospitales en un momento en el que el personal sanitario continúa luchando contra la pandemia de coronavirus, que deja más de 490.000 fallecidos en Estados Unidos.

Cortes en la red de electricidad y agua

Además, miles de estadounidenses están sufriendo cortes tanto en la red de electricidad como de agua. "La presión del agua es muy baja", tuiteó el alcalde de Houston, Sylvester Turner. "Por favor, no dejen correr el agua para evitar que las tuberías revienten", pidió a sus ciudadanos. Las autoridades también han recomendado a los ciudadanos de más de 100 condados hervir agua potable antes de consumirla, mientras las plantas de tratamiento son verificadas.

Cientos han huido de sus casas y se han albergado en centros comunitarios e iglesias. "Mi coche se quedó tirado y yo intentaba dormir en el coche, pero hacía demasiado frío", dijo David Hernández, quien pasó la noche en una iglesia de Houston. "Los líquidos de mi coche se estaban convirtiendo en hielo, así que era como dormir en una caja de hielo”, recalcó.

Los apagones generalizados que han dejado a millones de tejanos temblando en la oscuridad han provocado una creciente indignación y la ira de muchos de sus ciudadanos, furiosos por la falta de preparación de la región para este tipo de adversidades climáticas.

Varios ciudadanos comprando provisiones para el gélido temporal en el estado de Texas, EE. UU.
Varios ciudadanos comprando provisiones para el gélido temporal en el estado de Texas, EE. UU. © Ricardo B. Brazziell / Reuters

Con la red eléctrica de Texas bloqueada durante más de 36 horas, los ciudadanos piden responsabilidades a las empresas encargadas, que están llevando a cabo apagones para evitar una sobrecarga de energía. Algunos políticos culpan al gobernador del estado, Greg Abbott, como responsable: “Él es el hombre en la cima", dijo Sid Miller, comisionado de Agricultura.

Las tormentas causaron fuertes daños a la red eléctrica y los servicios públicos del estado, que no están acostumbrados a temperaturas tan extremas. Los estragos en el sistema eléctrico son los peores en cuarenta años, dijo la directora general de Portland General Electric, sin anunciar cuándo solventarían las fallas. Según PowerOutage.US, alrededor de 1,8 millones de clientes seguían sin electricidad el miércoles por la noche en Texas, el único de los 48 estados continentales de EE.UU. que tiene su propia red eléctrica independiente.

El clima también interrumpió los sistemas de agua en varias ciudades del sur, incluyendo en Nueva Orleans y Shreveport, Luisiana, donde los camiones de bomberos de la ciudad entregaron agua a varios hospitales, y se estaba llevando agua embotellada para los pacientes y el personal de salud.

Cierre de los sitios de vacunación contra el Covid-19

El temporal invernal amenaza también a la distribución de las vacunas contra el Covid-19. "Hay ciertas partes del país, Texas es una de ellas, donde los sitios de vacunación están comprensiblemente cerrados", dijo Jeff Zients, coordinador de la Casa Blanca para la respuesta al Covid-19. El principal aeropuerto de Texas estuvo cerrado hasta este miércoles y las heladas han hecho los desplazamientos por carretera muy peligrosos. "Lo que estamos animando a los gobernadores y a otros socios a hacer es ampliar los horarios una vez que puedan reabrir", señaló Zients, mientras los adultos mayores y personas vulnerables que esperaban recibir la inyección esta semana están en el limbo.

Texas, ola de frío
01:49

El presidente Joe Biden se vio obligado a posponer hasta el viernes una visita a la planta de fabricación de la vacuna Covid-19 de Pfizer en Kalamazoo (Michigan), mientras que las oficinas del gobierno federal en Washington debían permanecer cerradas este jueves por el movimiento del temporal.

Con temperaturas bajo cero durante el fin de semana, volver restablecer la electricidad será un proceso lento. Texas ha perdido el 40 % de su capacidad de generación, con turbinas, pozos y tuberías de gas natural congelados. “Las temperaturas bajo cero se mantendrán durante varios días más”, pronosticó Dan Petersen, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en College Park, Maryland, pese a que la tormenta ya se está alejando del estado tejano.

Por otra parte, en el norte de México también golpeado por las heladas, aumentó el número de fallecidos, más de 14. En Ciudad Juárez, fronterizo con Estados Unidos, cuatro personas fallecieron intoxicadas por calefactores.

Con Reuters, AFP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24