En Estados Unidos y durante la pandemia, 227 personas mueren diariamente por sobredosis

Esta imagen muestra tabletas de analgésico opioide Oxycodon entregadas con receta médica tomadas el 18 de septiembre de 2019 en Washington, DC.
Esta imagen muestra tabletas de analgésico opioide Oxycodon entregadas con receta médica tomadas el 18 de septiembre de 2019 en Washington, DC. AFP - ERIC BARADAT

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos informan de un aumento considerable en el número de muertes por sobredosis en el país durante la pandemia de coronavirus y el FBI indica que los cárteles de la droga han vencido las restricciones de la crisis sanitaria para seguir distribuyendo estupefacientes y drogas para el dolor altamente adictivas en el mercado negro.

Anuncios

Más de 83.000 personas murieron de sobredosis de consumo de drogas en un periodo de 12 meses que terminó en julio del 2020. El número de muertes por sobredosis más grande registrado en la historia de Estados Unidos, según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC). Esto representa 227 muertes diarias y un aumento del 19% frente al mismo periodo de 12 meses terminado en julio de 2019.

El fentanilo es la droga que más está generando muertes por sobredosis en Estados Unidos. Según el CDC, el consumo de este opioide sintético creció más de un 38% en el periodo de 12 meses terminado en mayo del 2020 comparado con el mismo periodo del año anterior. 

“Mientras que el Covid -19 permea esta nación, también lo están haciendo las organizaciones de crimen internacional y las pandillas violentas, que se ajustan a las restricciones de la pandemia para inundar las comunidades de drogas”, dijo Christopher Evans, administrador en funciones de la Administración de Control de Drogas (DEA) en el reporte anual del 2020. "El reporte de este año muestra la dura realidad que enfrentan nuestras comunidades frente a la amenaza de consumo de drogas", agregó.

Material para fumar e inyectarse drogas encontrado durante una búsqueda policial el 19 de abril de 2017, en Huntington, West Virginia.
Material para fumar e inyectarse drogas encontrado durante una búsqueda policial el 19 de abril de 2017, en Huntington, West Virginia. AFP - BRENDAN SMIALOWSKI

"No tenemos donde ir, no tenemos apoyo porque todo está cerrado y uno está sufriendo de ansiedad, de depresión y de tener adicciones a la droga, obvio que uno va a usar más en este tiempo", le dijo a France 24 José Ramírez, que reside en Washington DC.

Aumento de muertes por tráfico ilegal de fentanilo

El fentanilo es una droga legal en EE. UU. que es recetada para tratar dolores severos normalmente asociados a cánceres terminales y es hasta 100 veces más potente que la morfina generando un efecto parecido al de la heroína. Según la DEA, al ser una droga que en pequeñas cantidades genera fuertes efectos en el consumidor es mucho más fácil de traficar.

Sin embargo, es el uso y el comercio ilegal de este opiáceo sintético el que está generando el aumento récord de muertes por sobredosis. La "epidemia de abuso a los opioides", como la llama el CDC, empezó con lo que algunos miembros de la comunidad médica llaman la guerra contra el dolor que llevó a muchas farmacéuticas como Purdue Pharma, Johnson & Johnson, McKesson, Cardinal Health y AmerisourceBergen, entre otras, a crear y distribuir opioides que eran comercializados legalmente. El mercado se inundó con 'painkillers' o pastillas contra el dolor que contenían oxycodone, un opiáceo que además de calmar el dolor genera gran adicción y dependencia.

Muchos médicos influenciados o en alianza con las farmacéuticas recetaron estas pastillas en grandes cantidades en Estados Unidos y contribuyeron a generar la llamada crisis de adicción. Los Gobiernos locales de las regiones de los Grandes Lagos y el Noreste del país trataron de poner freno limitando las prescripciones, pero las medidas generaron un mercado negro de drogas prescritas como el oxicontin, Xtampza ER, Oxaydo y Roxicodone y de drogas sustitutas para el dolor como la heroína y el fentanilo que se consiguen en el mercado ilegal.

La venta de droga de los cárteles mexicanos no ha sido detenida por la pandemia

En respuesta a la creciente demanda y acomodándose a las nuevas condiciones de la pandemia, la DEA revela que los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación (CJNG) son los principales productores y traficantes del fentanilo y de la heroína que llega a Estados Unidos. China, que hace unos años fue un actor importante en el tráfico por correo de fentanilo a Estados Unidos, ahora parece enfocarse en la venta de precursores químicos a México para la producción de estos opioides sintéticos, como lo resalta la organización de control de drogas.

“Las organizaciones de crimen transnacional mexicanas son la amenaza más grande de tráfico de drogas a Estados Unidos. Estas controlan la mayor parte del mercado de drogas en EE.UU. y han establecido rutas variadas de transporte, capacidad de comunicación y alianzas con grupos criminales en EE. UU.”, dice el reporte, que agrega que, de la mano con el narcotráfico, estas organizaciones también están involucradas en el negocio del tráfico de armas y de personas y en la violencia y la corrupción local en los dos países.

Según el reporte, el método predominante para traficar el fentanilo y otros opioides sintéticos es por la frontera terrestre con Estados Unidos usando carros privados. También trafican la droga, que viene en polvo y en pequeñas pastillas a través de personas que cruzan diariamente la frontera entre los dos países. Según la DEA, los cárteles también se han aprovechado recientemente para traficar el fentanilo falsificando pastillas de oxycodone que se venden legalmente en EE. UU. 

Precisamente, la mezcla del fentanilo con otras drogas como la cocaína, la heroína y las metanfetaminas es otra de las grandes amenazas que resalta la organización de control de drogas. "Uno ya no sabe qué está comprando en el mercado y tengo muchos amigos que se han muerto porque compran drogas que venían con fentanilo", dijo a France 24 José Ramírez, un salvadoreño-estadounidense adicto a la metanfetamina de cristal.

Según la DEA, los cárteles se están mezclando el fentanilo sobretodo con la heroína. “Combinar solo una pequeña cantidad de fentanilo en la heroína permite a los traficantes maximizar sus ganancias y extender la oferta de la heroína”.

Lo preocupante es que según la DEA “el mercado del fentanilo y la heroína, que están tan interconectados, va a seguir creciendo… El fentanilo y otros opioides sintéticos van a seguir contribuyendo muy probablemente al alto número de muertes por sobredosis en Estados Unidos y su oferta persistirá”.

Mientras tanto, un grupo bipartidista de congresistas le está pidiendo al presidente Biden que permita que más doctores receten tratamientos contra los opiáceos. Tratamiento con pastillas que también produce Perdue Pharma. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24