El Senado de Estados Unidos desbloquea dos puntos centrales del plan de rescate

Foto de archivo del jefe del Comité Senatorial de Energía y Recursos Naturales, Joe Manchin, durante una audiencia en Washington, Estados Unidos, el 4 de marzo de 2021.
Foto de archivo del jefe del Comité Senatorial de Energía y Recursos Naturales, Joe Manchin, durante una audiencia en Washington, Estados Unidos, el 4 de marzo de 2021. © Joshua Roberts / Reuters

Entre el viernes y el sábado, los senadores estuvieron votando una serie de modificaciones al plan de ayudas de Joe Biden para acelerar el proceso en el Congreso. Luego de varias horas de discusiones, los demócratas lograron acuerdos dentro del partido para desbloquear las posturas sobre el salario mínimo y los beneficios a los desempleados. 

Anuncios

La puja por el paquete de ayudas económicas de Joe Biden continúa en el Senado de Estados Unidos. Durante horas de negociaciones a puerta cerrada, los legisladores le hicieron varias modificaciones al plan de rescate de 1,9 billones de dólares para enfrentar la pandemia y que sería el paquete de estímulo más grande de la historia del país, según la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Al amanecer del sábado 6 de marzo (hora local), los senadores habían trabajado en más de una docena de enmiendas sin cambiar sustancialmente el paquete general. Sin embargo, los demócratas tuvieron que ceder en su postura sobre el aumento del salario mínimo y las ayudas a los estadounidenses desempleados para lograr mantener la cohesión dentro del partido y evitar que uno de los proyectos centrales de Biden se hundiera.

El partido tuvo que convencer a varios de sus miembros para votar en bloque, como ocurrió con el senador demócrata Joe Manchin, uno de los más conservadores dentro de la colectividad y quien se inclinaba por otras premisas. De lo contrario, los 50 senadores republicanos podrían tumbar el plan de estímulos con la sólida oposición que han mostrado hasta ahora. 

El fallido aumento del salario mínimo y la reducción del beneficio de desempleo

Uno de los primeros temas que discutió el Senado fue el aumento gradual del salario mínimo. Los demócratas más progresistas proponían que en los próximos cinco años se pasara de pagar 7,25 dólares la hora a 15 dólares. Pero, al final, la cámara alta hundió la idea con 58 votos en contra y 42 a favor. Incluso, ocho demócratas votaron en contra de la propuesta.

Sin embargo, la decisión se demoró casi 12 horas, lo que estableció un récord para el voto único más largo en la era moderna del Senado estadounidense. Esto debido a que paralelamente estaban discutiendo los beneficios a los desempleados. El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, reprochó la demora excesiva.

El debate más álgido fue el de pago a los desempleados. La Cámara ya había aprobado un proyecto de ley el fin de semana pasado que incluía un beneficio de 400 dólares semanales a quienes hubiesen perdido el trabajo en Estados Unidos. Sin embargo, los senadores no estuvieron del todo de acuerdo con esta propuesta. 

Por un lado, los progresistas buscan ayudar a los desempleados a hacer frente a la crisis económica; y por el otro, Manchin y otros moderados quieren reducir el beneficio al considerar que eso incita a que las personas no vuelvan a trabajar. Además, los republicanos critican el proyecto al creer que es una fiesta de gasto liberal que ignora que las crisis sanitarias y económicas ya están pasando, como lo demuestra el creciente número de vacunas y las señales de una economía en movimiento.

Inicialmente, los demócratas anunciaron que, pese a las diferencias dentro del propio partido, habían llegado a un acuerdo para extender el pago de emergencia hasta principios de octubre y dejarlo en 300 dólares semanales. El plan también incluía reducciones de impuestos sobre algunos de los beneficios.

Pero al mediodía del viernes, los legisladores dijeron que el demócrata Manchin estaba listo para apoyar una versión republicana menos generosa. Eso llevó a horas de conversaciones entre asistentes de la Casa Blanca, los principales demócratas del Senado y Manchin. Por su parte, el partido intentaba encontrar una manera de salvar su paquete de ayuda por desempleo.

Finalmente, los legisladores anunciaron un compromiso por 300 dólares semanales hasta el 6 de septiembre, incluida la exención de impuestos sobre los beneficios.

A pesar de las diferencias, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, quiso enfatizar en que su partido está unido y en que se seguirán esforzando “hasta que terminemos el trabajo”, aseguró en su cuenta de Twitter. 

McConnell, en cambio, consideró que el esfuerzo de los demócratas para resolver la enmienda sobre el desempleo era un “espectáculo”. “Lo que esto demuestra es que el bipartidismo tiene beneficios cuando se trata de un problema de esta magnitud”, dijo el líder republicano.

Con estos dos temas resueltos, los senadores continuaron su debate sobre cientos de propuestas para modificar el proyecto de ley bandera de la Administración de Joe Biden. Los republicanos presentaron cambios sobre cómo distribuir el dinero en las escuelas, los gobiernos estatales, los sistemas de tránsito y los agricultores; pero los demócratas terminaron por hundir las propuestas. 

Una idea que sí fue respaldada fue la de la senadora demócrata Maggie Hassan, quien propuso que dentro de los 30 días posteriores a la recepción del dinero del proyecto de ley, las escuelas deban desarrollar planes para volver a la presencialidad y que esos programas deben estar disponibles al público. Los republicanos apoyaron la modificación, pues una de sus críticas a Biden es que no hace lo suficiente para reabrir rápidamente las escuelas.

El Senado continuará debatiendo el proyecto que incluye fondos para vacunas y suministros clínicos, extiende la asistencia por desempleo y proporciona una nueva ronda de ayuda financiera de emergencia a hogares, pequeñas empresas y gobiernos estatales y locales.

Una vez los senadores voten, el proyecto regresaría a la Cámara, que se espera que le dé la aprobación final del Congreso. Los demócratas aspiran a que la legislación esté lista antes del 14 de marzo, cuando expiran algunos de los beneficios que están vigentes en este momento. 

Con AP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24