Congreso aprueba plan de estímulo económico de Biden por 1,9 billones de dólares

El Congreso estadounidense aprobó este 10 de marzo de 2021 el plan de estímulo financiero impulsado por el presidente Joe Biden.
El Congreso estadounidense aprobó este 10 de marzo de 2021 el plan de estímulo financiero impulsado por el presidente Joe Biden. © Joshua Roberts / Reuters

Pese al rechazo frontal de los republicanos, la Cámara de Representantes aprobó este 10 de marzo el paquete de alivio financiero valorado en 1,9 billones de dólares. El robusto plan impulsado por el presidente Joe Biden está destinado a hacer frente a las devastadoras secuelas de la pandemia en la economía estadounidense. 

Anuncios

Un plan de “rescate de la nación” para aliviar la crisis económica por la pandemia de coronavirus, así lo denominó la bancada demócrata. El millonario estímulo financiero ya es una realidad y una primera gran victoria legislativa para el presidente Joe Biden.

Luego de semanas de debates y disputas, este miércoles 10 de marzo, la Cámara de Representantes dio luz verde al paquete de recuperación económica de 1,9 billones de dólares, después de que el pasado sábado el Senado hiciera lo propio. El resultado de la votación en la Cámara Baja fue: 220 votos a favor frente a 211 en contra.

Una vez admitido y revisado, el texto solo necesita la firma de Biden para que se convierta en ley. El líder demócrata tiene previsto plantar su sello este viernes: “Esperamos que esa entrega se produzca en algún momento de mañana y que el presidente lo firme el viernes”, adelantó la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Durante la votación, que se preveía favorable puesto que los progresistas cuentan con la mayoría en la Cámara Baja, la líder Nancy Pelosi señaló que el “American Rescue Plan” marcará la diferencia para millones de estadounidenses, “salvando vidas y medios de vida” y denominó al proyecto como una de las normas “más transformadores e históricas", elogiando a Joe Biden por cumplir con su promesa de campaña.

Por su parte, la minoría republicana trató sin éxito de derribar el proyecto: “¿Por qué los demócratas impulsan un proyecto de ley tan partidista, divisivo y francamente inútil? La respuesta se encuentra en K Street, señor presidente, donde los grupos de presión cercanos a Pelosi, Schumer y Biden ya están enfriando la burbuja”, criticó la representante conservadora Lauren Boebert.

Los republicanos rechazan el proyecto: "No es más que un despilfarro"

Los republicanos alegaron que la medida era demasiado costosa, partidista y destinada al derroche. “No es más que un despilfarro”, concluyó Boebert. Unas declaraciones que fueron replicadas por los demócratas: “Pido a mis colegas republicanos que dejen su locura de marzo y muestren algo de compasión por sus electores que no son tan ricos”, pidió James Clyburn, representante demócrata de Carolina del Sur, añadiendo que se trata de un proyecto de ley destinado a afrontar los retos de salud pública y bienestar económico de la nación.

Finalmente, pese a que ningún republicano votó a favor, el proyecto de ley superó todos los obstáculos y será enviado al despacho oval para que el viernes Biden plasme su firma, antes de que expiren las actuales ayudas de desempleo, el 14 marzo. Se tratará de la primera norma de este tipo que firma el mandatario desde que juró su cargo el pasado 20 de enero.

“Hay luz al final de este oscuro túnel”, celebró Biden. La vicepresidenta, Kamala Harris, también elogió a su compañero: “El presidente prometió que la ayuda está en camino y ha estado decidido a cumplir esa promesa. Ha desafiado a todos los miembros de nuestra Administración y a todos los miembros del Congreso a ayudar a los más afectados”.

Según anunció la secretaria de prensa de la Casa Blanca, “el presidente va a viajar para promoverlo”, junto con Harris y la primera dama. Para la Administración es uno de los planes “más progresistas” que se han impulsado en la historia moderna de Estados Unidos y llega en un momento de inmensas crisis derivadas del Covid-19 y su misión ahora es hacerlo llegar al pueblo estadounidense de manera efectiva.

¿En qué consiste el plan de estímulo económico?

El objetivo del ambicioso rescate financiero es sanar la depresión económica provocada después de un año de pandemia, que en Estados Unidos deja más de 29 millones de contagios y casi 529.000 fallecidos. La medida es la continuación de cinco proyectos de ley, por un total de 4 billones de dólares, que la Cámara Baja ha estado impulsando desde la pasada primavera, cuando todavía Donald Trump era presidente.

 

El nuevo impulso económico incluye cheques directos por 1.400 dólares –que podrían comenzar a entregarse a finales de este mes– para aquellos contribuyentes que cuenten con ingresos inferiores a 80.000 dólares anuales y de 2.800 para una pareja casada que declare su renta conjuntamente. Una ayuda que recibirán la mayoría de estadounidenses puesto que, durante el 2019, el ingreso medio por hogar era de 68.703 dólares.  

El plan de rescate estadounidense amplía también las ayudas de desempleo hasta el próximo 6 de septiembre con bonificaciones semanales de hasta 300 dólares, sumados al programa estatal de seguro de desempleo.

Entre otros, este impulso aborda la creciente crisis de vivienda en Estados Unidos; ofrecerá subvenciones para ayudar a las pequeñas empresas golpeadas por la pandemia; proporcionará asistencia de alquiler a millones de familias e inquilinos afectados, así como asistencia sanitaria y ofrecerá créditos fiscales para menores de edad y estudiantes.

Ayudas a los gobiernos locales y estatales

Los gobiernos locales y estatales también se van a beneficiar de este fondo, con 350.000 millones de dólares destinados a sus necesidades, que ayudarán a sufragar los gastos de las instituciones relacionadas con la emergencia sanitaria.

El Plan de Rescate Estadounidense ayudará a la campaña de vacunación.
El Plan de Rescate Estadounidense ayudará a la campaña de vacunación. REUTERS - SHANNON STAPLETON

 

Solventar las carencias sanitarias y ayudar al control de la pandemia, así como al plan de vacunación estadounidense, es otro de los desafíos del proyecto, que prevé invertir unos 50.000 millones de dólares en pruebas de coronavirus, mejorar los sistemas de rastreo y ampliar las capacidades de los laboratorios. Además, 15.000 millones de dólares irán destinados a la distribución y administración de las vacunas contra el patógeno.

Este miércoles también se dio a conocer la nueva compra de 100 millones de vacunas de la farmacéutica Johnson & Johnson para continuar con la inmunización del pueblo estadounidense, que ya está siendo inoculado con las vacunas de Pfizer y Moderna.

El presidente demócrata pronunciará un discurso durante la noche del jueves ante la nación: “Voy a hablar de lo que se viene después”, adelantó Biden, quien destacó que el Plan de Rescate Estadounidense es “una verdadera razón para la esperanza”.

Con AP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24