Biden mandó acelerar la vacunación y marcó el 4 de julio para “iniciar la normalidad”

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, pronuncia su primer discurso en horario estelar como presidente, marcando el primer aniversario de cierres generalizados para combatir la pandemia de la enfermedad del coronavirus y hablando sobre el impacto de la pandemia desde el Salón Este de la Casa Blanca en Washington, EE. UU., 11 de marzo de 2021.
El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, pronuncia su primer discurso en horario estelar como presidente, marcando el primer aniversario de cierres generalizados para combatir la pandemia de la enfermedad del coronavirus y hablando sobre el impacto de la pandemia desde el Salón Este de la Casa Blanca en Washington, EE. UU., 11 de marzo de 2021. © Tom Brenner / Reuters

El mandatario estadounidense se dirigió a la nación en su primer gran discurso televisado con motivo del primer aniversario de la declaración de la pandemia. En su aparición mantuvo un tono muy patriótico para animar a los ciudadanos a vacunarse masivamente a partir del primero de mayo con el objetivo de recuperar la cotidianidad para verano.

Anuncios

El presidente estadounidense, Joe Biden, quiere dar un acelerón al proceso de vacunación de Estados Unidos para que, a partir del 1 de mayo, todos los ciudadanos del país, independientemente de su edad o condición sanitaria, puedan tener libre acceso a las vacunas y llegar lo antes posible a la inmunización colectiva. El objetivo planteado por el demócrata para recuperar una cierta normalidad es el 4 de julio, Día de la Independencia.

En un discurso televisado en horario de máxima audiencia, el mandatario se dirigió a la nación con motivo del primer aniversario de la declaración de la pandemia con el objetivo de concienciar de la importancia de la vacunación frente al virus. Hasta el momento, esta enfermedad ha hecho que más de 530.000 estadounidenses hayan fallecido y más de 29,2 millones se hayan contagiado.

“Estamos unidos por la pérdida y el dolor de los días que han pasado”, aseguró Joe Biden. "También estamos unidos por la esperanza y las posibilidades en los días que tenemos por delante", replicó.

La elección del 4 de julio como fecha para el regreso de una posible normalidad tiene un marcado carácter patriótico para los estadounidenses y apela a la unidad que el presidente lleva buscado desde su entrada a la Casa Blanca el pasado 20 de enero. Esta festividad es clave en el calendario local y un supuesto levantamiento de restricciones podría permitir que millones de personas se reúnan a celebrar en familia, como tradicionalmente ocurre.

“Eso hará de este Día de la Independencia algo verdaderamente especial, donde no solo conmemoraremos nuestra independencia como nación, sino que comenzaremos a marcar nuestra independencia de este virus”, añadió.

Hasta la fecha, Estados Unidos es el segundo país que más ha avanzado en la vacunación de sus ciudadanos en América, al haber inoculado al menos una dosis al 28,62% de la población. Datos destacables que, sin embargo, el presidente quiere acelerar a partir de mayo.

Por ahora, los únicos que han tenido acceso a las vacunas han sido el personal sanitario, de emergencia, funcionarios o ciudadanos con comorbilidades específicas o una edad avanzada. A partir del primero de mayo, todos los estadounidenses podrán pedir cita para inmunizarse.

Aún así, el mandatario se mostró prudente y aunque afirma que a finales de ese mes Estados Unidos podría tener las dosis suficientes para inmunizar a toda su población, el proceso de vacunación “llevará un tiempo”. "Déjenme ser claro, eso no significa que todos vayan a tener esa oportunidad de inmediato, pero significa que podrán hacer fila a partir del 1 de mayo", subrayó el demócrata.

 

El presidente Joe Biden sostiene su mascarilla mientras habla sobre la pandemia de COVID-19 durante un discurso en horario estelar de la Casa Blanca, el jueves 11 de marzo de 2021 en Washington.
El presidente Joe Biden sostiene su mascarilla mientras habla sobre la pandemia de COVID-19 durante un discurso en horario estelar de la Casa Blanca, el jueves 11 de marzo de 2021 en Washington. © Andrew Harnik / AP

 

Para lograrlo, Biden anunció el despliegue de 4.000 soldados más en todo el territorio para acelerar la vacunación y la distribución de dosis a centros de salud locales y a farmacias de barrio. A esto añadió que planean lanzar un sitio web para indicar a los ciudadanos donde pueden encontrar las dosis de forma cercana.

Pero Biden advirtió que hasta que ese día llegue, se tienen que seguir respetando las normas de forma estricta. El mandatario advirtió que el uso de mascarilla y el distanciamiento social deben de seguir adelante hasta que mejore la situación. “Este no es el momento de no ceñirse a las reglas", constató el presidente demócrata.

 

 

La ayuda económica será importante en la recuperación

Joe Biden impartió su discurso unas horas después de haber firmado el plan de rescate económico que el Senado y la Cámara de Representantes aprobaron, enfocado en no dejar caer la economía nacional en un momento crítico debido a los confinamientos y los cierres parciales a causa de la pandemia.

El histórico paquete de estímulo, de 1,9 billones de dólares, beneficiará a unos 16 millones de estadounidenses con problemas económicos con una paga de emergencia de 1.400 dólares. Estos pagos directos tienen previsto llegar a las cuentas bancarias de las personas desde este mismo fin de semana.

Además, se extendieron los beneficios por desempleo a 300 dólares semanales hasta el mes de septiembre, se incluyen créditos para las familias con niños y ayudas para el arriendo y programas de alimentos.

El mandatario adelantó la firma de este plan, que esta prevista para este viernes, para acelerar su llegada a la ciudadanía. 

 

 

Lucha contra el escepticismo a vacunarse

Desde su campaña electoral, Joe Biden ha promulgado un discurso de advertencia frente a la gravedad del virus y de defensa de las vacunas para terminar con él. Algo que ha contrastado fuertemente con lo promulgado por su antecesor, el republicano Donald Trump, que se mostró crítico con algunas medidas de contención del virus y ambiguo respecto a su gravedad.

Según una encuesta de medios de comunicación locales lanzada este jueves, el 30 % de los estadounidenses no planean vacunarse, un grupo que incluye al 47 % de quienes votaron por Trump en las elecciones de noviembre.

Joe Biden volvió a asegurar en su discurso que las vacunas son seguras y muestra de ello es que él mismo se inoculó las dosis en público y que los datos que arrojan las personas ya inmunizadas son “extraordinariamente buenos”. "Necesito su ayuda. Necesito que se vacunen cuando sea su turno", subrayó.

Joe Biden se mostró muy critico con la gestión que realizó la administración Trump de la pandemia y a su llegada prometió inocular 100 millones de dosis en los primeros 100 días de Gobierno, un reto importante para comenzar un mandato marcado por la pandemia. Hasta el momento, han recibido al menos una dosis 62 millones de personas y están totalmente inmunizadas con doble dosis 32 millones. Datos muy esperanzadores que esperan materializarse lo antes posible en una inmunidad rebaño.

Con AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24