Estados Unidos y China en su primer encuentro durante la era Biden

Sesión de apertura de las conversaciones entre Estados Unidos y China en el Hotel Captain Cook en Anchorage, Alaska, Estados Unidos. 18 de marzo de 2021.
Sesión de apertura de las conversaciones entre Estados Unidos y China en el Hotel Captain Cook en Anchorage, Alaska, Estados Unidos. 18 de marzo de 2021. © Frederic J. Brown / Pool vía Reuters

En un intento por enderezar las amargas relaciones entre Estados Unidos y China, funcionarios de ambos países se dieron cita en la ciudad de Anchorage, Alaska, con el fin de hablar sobre temas que preocupan a ambas partes. Sin embargo, la tensión aumentó a medida que se prolongaba la reunión.

Anuncios

El encuentro en la fría Anchorage entre los funcionarios chinos y estadounidenses no logró romper el hielo como se esperaba. De la reunión de este jueves en territorio de Alaska, Estados Unidos, solo quedó una serie de acusaciones de ambas partes y, como resultado, no se llegó a nada concreto.

Las conversaciones de este 18 de marzo son las primeras de alto nivel de la Administración de Joe Biden. Pero, desde el inicio, la reunión no empezó bien. Estados Unidos y China criticaron duramente las políticas de cada uno, lo que deja en evidencia cómo están actualmente las relaciones entre ambos rivales globales.

Del lado estadounidense, acudió el secretario de Estado, Antony Blinken, y el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan; y por el lado chino, el responsable del Partido Comunista de China para Asuntos Exteriores, Yang Jiechi, y el jefe de la diplomacia, Wang Yi.

Estados Unidos lanza la pelota y China se la devuelve

Antony Blinken tomó la palabra al inicio del encuentro, y empezó con una frase que ya enervaba a los asiáticos: “vamos a discutir nuestras profundas preocupaciones con las acciones de China, incluso en Xinjiang, Hong Kong, Taiwán, los ataques cibernéticos contra Estados Unidos, la coerción económica de nuestros aliados”.

Blinken siguió diciendo que Washington trata de repeler las prácticas chinas, porque “tener fuerza no es lo mismo que tener razón” y criticó al Gobierno de Beijing por adoptar acciones que “amenazan el orden mundial basado en normas que mantiene la estabilidad global”.

El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan (derecha), junto al Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken (izquierda), durante la sesión inaugural de las conversaciones entre EE. UU. y China en el Hotel Captain Cook en Anchorage, Alaska, Estados Unidos. 18 de marzo de 2021.
El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan (derecha), junto al Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken (izquierda), durante la sesión inaugural de las conversaciones entre EE. UU. y China en el Hotel Captain Cook en Anchorage, Alaska, Estados Unidos. 18 de marzo de 2021. © Frederic J. Brown / Pool vía Reuters

Del otro lado de la mesa, inexpresivos estaban los chinos tomando nota y otros escuchando sin gesto alguno detrás de sus tapabocas. Hasta que le tocó el turno a Yang Jiechi: "sobre los ataques cibernéticos, permítanme decir que, ya sea la capacidad de lanzar ataques cibernéticos o las tecnologías que podrían implementarse, Estados Unidos es el campeón en este sentido”.

Violando el protocolo de declaraciones de dos minutos por persona, Yang continuó diciendo que “el mundo occidental no representa la opinión pública global” y agregó que “cuando se hable de valores universales o de la opinión pública internacional por parte de Estados Unidos, esperamos que la parte estadounidense piense si se siente tranquila al decir esas cosas, porque Estados Unidos no representa al mundo, solo representa al Gobierno de Estados Unidos”.

Con un tono mediador, Jake Sullivan dijo que Estados Unidos no busca un conflicto con China, pero que defenderá sus principios y amigos. El asesor de Seguridad Nacional estadounidense se fue por la tangente para hablar del aterrizaje del rover de la NASA en Marte y dijo que el éxito del país ha sido su capacidad para reinventarse constantemente.

Antes de la cita en Alaska, Blinken estuvo en Japón y Corea del Sur, aliados de Estados Unidos en Asia. Durante su paso por Tokio, los representantes de ambos Gobiernos emitieron un comunicado conjunto criticando el trato por parte de China de la minoría uigur en la provincia noroccidental de Xinjiang y su “comportamiento desestabilizador” hacia los países vecinos.

Las relaciones entre Estados Unidos y China se deterioraron durante la presidencia de Donald Trump, y aunque Biden ha prometido mejorarlas, su Gobierno no parece tener prisa por poner fin del todo a sus conflictos con Beijing.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24