Repuntan los tiroteos masivos en Estados Unidos, con ocho muertos en un almacén de FedEx

Gente se abraza después de saber que su ser querido salió a salvo de un tiroteo masivo en las instalaciones de FedEx en Indianápolis, Indiana, EE. UU., 16 de abril de 2021.
Gente se abraza después de saber que su ser querido salió a salvo de un tiroteo masivo en las instalaciones de FedEx en Indianápolis, Indiana, EE. UU., 16 de abril de 2021. © Mykal McEldowney / IndyStar / USA Today / Reuters

El más reciente tuvo lugar este jueves en Indianápolis, cuando un hombre armado abrió fuego en una instalación de la compañía postal cercana al aeropuerto, matando a tiros a ocho personas e hiriendo a varias más. El atacante se suicidó tras la llegada de la policía que presenció al "tirador en activo". El presidente Joe Biden aseguró que el aumento de tiroteos es una "vergüenza nacional". 

Anuncios

Este jueves 15 de abril, durante la noche estadounidense, un hombre armado mató a ocho personas e hirió a otras tantas más en Indianápolis (estado de Indiana) mientras se hallaban en un instalación de la compañía de logística y de servicios postales FedEx, cercana al aeropuerto internacional.

El atacante era un extrabajador de la empresa de 19 años, según aseguró el FBI horas después del tiroteo. Es el octavo atentado de este tipo sucedido durante el último mes en Estados Unidos: el presidente Joe Biden presionó al Senado para aprobar leyes a favor del control de armas y tachó la problemática de "vergüenza nacional".

Los hechos ocurrieron pasadas las 23:00 hora local y concluyeron con el suicidio del atacante que, antes de quitarse la vida y de ser encontrado por la policía, habría abierto fuego alrededor y dentro de la empresa.

Así lo narró un trabajador de FedEx a los medios locales 'WISH-TV' y 'WRTV' que durante su comida avistó a un pistolero y escuchó lo que sonaron como "dos fuertes golpes metálicos", seguidos de otros más.

"Alguien fue detrás de su auto hasta el maletero y luego tomó otra pistola (...) fue entonces que vi un cuerpo en el piso", añadió el empleado Jeremiah Miller, relatando que vio "a un hombre con una metralleta de algún tipo, un rifle automático, y estaba disparando al aire. Inmediatamente me agaché y me asusté".

Otro compañero, Levi Miller, contó también a 'NBC' que observó una "figura encapuchada" sosteniendo lo que parecía ser un rifle semiautomático estilo AR: "Pensé que me había visto, así que me agaché para cubrirme".

Se ve a la policía en una calle luego de un tiroteo en una instalación de FedEx en Indianápolis, Indiana, EE. UU., el 16 de abril de 2021.
Se ve a la policía en una calle luego de un tiroteo en una instalación de FedEx en Indianápolis, Indiana, EE. UU., el 16 de abril de 2021. © Kevin Powell / Indy First Alert / Reuters

Fue entonces cuando llegó la policía. La portavoz del cuerpo de agentes de Indianápolis, Genae Cook, declaró este viernes a los periodistas que tuvieron que intervenir a un "incidente de tirador activo". "La información preliminar es que el presunto tirador se suicidó aquí en el lugar", agregó Cook, quien además comunicó que las autoridades juzgaron que no existe una amenaza inmediata para la seguridad pública.

Luego de poner fin al ataque sin disparar ningún tiro –en palabras del subjefe Craig McCartt–, los agentes encontraron numerosas víctimas, tanto en el interior como en el exterior del almacén en el que trabajan 4.500 personas.

Cinco de ellas tuvieron que ser trasladadas a hospitales por heridas de bala, mientras que otras "varias" lo hicieron en centros cercanos. Según la policía, dos fueron atendidas en el sitio de trabajo y una, en cambio, estaba en estado crítico.

Los tiroteos, el problema de todos los presidentes (y ahora el de Biden)

Lo confirmado es que al menos 30 personas han muerto en tiroteos masivos en el país durante el último mes. En este tiempo, hace apenas cuatro días, la policía reportó uno en una escuela de Tennessee en la que falleció un estudiante. A finales de marzo, cuatro personas, incluido un menor, fueron asesinadas en un edificio de oficinas en el sur de California. Mientras que el más mortal de este periodo fue el del día 22 de marzo, en un supermercado en Boulder, Colorado. Diez víctimas perdieron la vida en este tiroteo.

Y esto sin contar toda la seguidilla de ataques ocurridos desde el año 2009. Entonces, un mayor del Ejército y un psiquiatra abrieron fuego en la base Fort Hood (Texas) matando a 13 personas. En 2012, los escenarios fueron un cine y una escuela primaria en Aurora (Illinois) y Newtown (Connecticut) con un balance de 12 y 26 víctimas. Y en 2016, en Orlando (Florida), otro hombre armado asesinó a 49 personas más, pero esta vez en un club nocturno gay.

Este sería el perfil general de los atacantes desde 2009. En su mayoría hombres, algunos estudiantes, otros desempleados recientes y ciudadanos, pero muchos exsoldados, antiguos reservistas e incluso exveteranos de la Marina. Entre ellos también se encuentran supremacistas.

Ya que entre las razones hay ideología, odio religioso –como el de la sinagoga de 2018 cerca de Pittsburgh (Pensilvania)–, racismo –el ocurrido en centros de spa en Atlanta (Georgia) fue contra asiáticas– y despecho ante la pérdida del empleo –otros tantos han tenido lugar en fábricas y servicios públicos–.

Varias personas recibieron disparos en un ataque en Indianápolis, de acuerdo a la policía.
Varias personas recibieron disparos en un ataque en Indianápolis, de acuerdo a la policía. © Spencer Platt / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP

Es por ello que el actual presidente Joe Biden, en la misma tesitura que sus antecesores, tuvo que abordar en marzo el problema de la violencia armada en Estados Unidos, sin saber cómo aplicar medidas concretas, aunque proponiendo seis acciones ejecutivas con la voluntad de no esperar "ni un minuto más" para prohibir las armas de asalto.

Sobre este último tiroteo espetó: "Parece haber una falta de habilidades para la resolución de conflictos y la gente es demasiado rápida para tomar un arma y resolver sus problemas así hoy. Pero todos deberían estar preocupados por la frecuencia con la que suceden".

Mensajes de condolencia de parte FedEx y de la Alcaldía de Indianápolis

Al conocer lo ocurrido, un portavoz de FedEx afirmó que la compañía de mensajería estaba "profundamente conmocionada y entristecida" por la muerte de parte de su equipo: "Nuestro más sentido pésame está con todos los afectados por este acto de violencia sin sentido. La seguridad de nuestros miembros es la máxima prioridad y estamos cooperando plenamente con las autoridades".

No se ha precisado si todas las víctimas del tiroteo trabajaban en FedEx, pero sus familiares, compañeros de trabajo y amigos han podido acudir a un "centro de unificación familiar" establecido por las autoridades en un hotel próximo al almacén.

Por su parte, el alcalde de Indianápolis, Joe Hogsett, escribió en Twitter que "esta mañana (en referencia al viernes), los residentes se enfrentaron a la terrible noticia de otro tiroteo masivo, en un acto de violencia sin sentido se cobró la vida de ocho de nuestros vecinos".

"Estoy desconsolado por el tiroteo en las instalaciones de FedEx y rezo por todos los afectados por esta tragedia", sentenció el congresista y representante por Indiana, André Carson. Una nueva "tragedia" sin explicación aparente, que engrosa la lista de una nación en la que cada año 40.000 ciudadanos fallecen por armas de fuego, siendo la mayoría suicidios. A ojos del presidente Biden, "una vergüenza internacional".

Con Reuters, AFP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24