Grupos humanitarios se encargarán de elegir a los solicitantes de asilo en EE. UU.

Las familias migrantes que buscan asilo esperan ser procesadas por las Patrullas Fronterizas de los Estados Unidos después de cruzar el río Grande hacia los Estados Unidos desde México en Roma, Texas, Estados Unidos, el 28 de mayo de 2021.
Las familias migrantes que buscan asilo esperan ser procesadas por las Patrullas Fronterizas de los Estados Unidos después de cruzar el río Grande hacia los Estados Unidos desde México en Roma, Texas, Estados Unidos, el 28 de mayo de 2021. © Go Nakamura / Reuters

Son seis los grupos humanitarios a los que acudió el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para elegir cuáles son los migrantes que pueden entrar al país. El anuncio se dio de manera extraoficial y ha despertado muchas críticas. La gran pregunta es: ¿cuáles serán los criterios de selección? 

Anuncios

En el marco del distanciamiento en temas migratorios de Joe Biden con su antecesor, Donald Trump, surge la propuesta del presidente de trabajar conjuntamente con organizaciones humanitarias. Estas serán las encargadas de determinar quiénes son los migrantes más vulnerables en la frontera sur estadounidense para permitirles el paso al país norteamericano.

Si bien el anuncio no se ha hecho de manera oficial y se ha manejado con la mayor discreción por parte del Gobierno de los Estados Unidos, varios de los grupos encargados de la selección de los migrantes demandantes de asilo se comunicaron con AP y dieron a conocer más detalles del plan. 

Así pues, se prevé admitir diariamente hasta 250 solicitantes de asilo que serán referidos por los grupos humanitarios al Departamento de Seguridad Nacional quien dará la última palabra sobre el ingreso de estas personas al país. El sistema, según comunicaron varios de los grupos, estará vigente hasta el 31 de julio. 

El anuncio se hace en medio de una creciente presión por parte de organizaciones internacionales al Gobierno de Biden quien durante su campaña electoral propuso abiertamente acabar con las medidas excesivas a la restricción de la migración del gobierno de Donald Trump. 

De hecho, hace unas semanas, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) había hecho un llamado contundente al presidente en el que lo motivaba a levantar “rápidamente las restricciones de asilo relacionadas con la salud pública que siguen vigentes en la frontera y restablezca el acceso al asilo para las personas cuyas vidas dependen de él”

Días después y tras conocerse la determinación del Gobierno, Sibylla Brodzinsky, portavoz de la oficina de la ONU y quien había publicado el comunicado en su cuenta de Twitter, aplaudió la decisión y refiriéndose a los grupos encargados de la gestión dijo: “hemos tenido una larga relación con ellos y son socios de confianza".

Sin embargo, quedan muchas dudas sobre la efectividad de la medida. Primero, los críticos se preguntan por el anonimato de los grupos elegidos por el presidente. Decisión que ha sido justificada por el temor de que las oficinas con sede en México puedan ser afectadas por los solicitantes de asilo.

Aunque los grupos no han sido identificados públicamente, a excepción del Comité Internacional de Rescate, AP afirma que hablaron con dos personas que anónimamente aseguraron que “Save the Children, con sede en Londres, dos organizaciones con sede en EE. UU., HIAS y Kids in Need of Defense; y dos organizaciones con sede en México, Asylum Access y el Instituto de Mujeres en Migración”, harán parte de los grupos seleccionados.

Segundo, la gran polémica está en saber cuáles son los criterios de selección de los migrantes que serán admitidos al país. Estos tampoco han sido clarificados, pero según prevé Raymundo Tamayo, director del Comité Internacional de Rescate en México, se dará una consideración especial a las personas que llevan varados en México por mucho tiempo, que tengan problemas de salud o discapacidades, que no hablan español o personas de la comunidad LGTBIQ+.

Sobre esto último, Lee Gelernt, abogado de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, afirmó a la agencia de noticias AP que los grupos se encuentran en "una posición muy difícil porque esencialmente necesitan clasificar la desesperación". La incertidumbre es compartida por miles de migrantes que esperan en México para ser aceptados en EE. UU. Cabe recordar que, según las autoridades de dicho país, en abril del 2021 se registró el mayor número de migrantes a la espera de ser admitidos en más de 20 años. 

En medio de las críticas, personas como Susan Coreas, una mujer transgénero que salió de El Salvador, se benefician del sistema de selección al poder entrar a Estados Unidos luego de ser escogida por los grupos humanitarios como una de las personas vulnerables. El anuncio le llegó después de haber esperado por más de un año en Ciudad Juárez (México) su solicitud de asilo que le fue negada por la orden de salud pública instaurada por el Gobierno de Trump y que, como a ella, obligó a miles de migrantes de diversas nacionalidades a quedarse varados en graves condiciones en el territorio mexicano. 

Esta foto proporcionada por el Comité Internacional de Rescate muestra a Susana Coreas, una mujer trans que huyó de El Salvador, en Ciudad Juárez, México, el 24 de marzo de 2021.
Esta foto proporcionada por el Comité Internacional de Rescate muestra a Susana Coreas, una mujer trans que huyó de El Salvador, en Ciudad Juárez, México, el 24 de marzo de 2021. © International Rescue Committee vía AP

¿De qué se trataba la polémica ley?

Conocida como Título 42, fue una ley instaurada por el Gobierno de Donald Trump el 20 de marzo de 2020 a comienzos de la pandemia. En esta se preveía que, al haber una crisis sanitaria, el Gobierno de EE. UU. podía expulsar indiscriminadamente a los inmigrantes indocumentados. 

Según el American Immigration Council, esta ley “permite al director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) prohibir el ingreso en los Estados Unidos de personas cuando existiera un peligro de ingresar alguna enfermedad contagiosa a los Estados Unidos”. 

La ley autorizaba a cualquier funcionario de aduanas impedir la entrada a los migrantes bajo dicha justificación. Esto conllevó, junto con programas instaurados por Trump como “Quédate en México”, a que 68.000 personas fueran regresadas al país latinoamericano. 

En México el control migratorio se volvió inmanejable y se busca que con Biden en el poder, cambie radicalmente la manera en que se ha manejado la migración a los Estados Unidos en tiempos de pandemia. 

¿Qué se espera? 

Con la creciente vacunación en Estados Unidos y la baja en los casos de contagios y muertes por Covid-19, se espera que Biden elimine las políticas migratorias impuestas por Trump y justificadas bajo la pandemia. 

Sin embargo, aún quedan muchas dudas sobre la efectividad de la colaboración del Gobierno de los Estados Unidos con los grupos humanitarios que hoy en día ya se ven superados por la cantidad de demandas de asilo. 

Además, el proceso ha sido catalogado como “turbio” por expertos en temas migratorios como Jessica Blotter, analista del Instituto de Política Migratoria. Blotter además afirma que “presentar información clara y precisa sobre cómo y quiénes podrían ingresar podría llevar a que menos migrantes hagan el viaje, por lo que no existe este juego de azar que parece estar vigente en este momento”.

Existen pocas claridades y muchas dudas sobre esta cooperación, a los que muchos siguen viendo como una iniciativa más propuesta por Biden en miras de desligarse de la política migratoria de su antecesor.

Con AP, Reuters y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Lleve las noticias internacionales a todas partes con usted. Descargue la app de France 24